Había “producto químico mortal” en frasco de condenado suicida
30 noviembre, 2017
Se estrenará provocadora versión espacial de ‘La Bohème’
30 noviembre, 2017

“Medidas eficaces” en la crisis de los rohinyás: papa Francisco

El papa Francisco hace un llamado internacional frente al éxodo de los rohinyás. Foto Ap / Archivo

Afp

Daca. El papa Francisco llamó el jueves en Bangladés a la comunidad internacional a tomar “medidas eficaces” frente al éxodo de los rohinyás, en particular una “ayuda inmediata” para enfrentar la crisis humanitaria que sufre este país de Asia del sur.

En Daca, capital de Bangladés, adonde llegó este jueves tras una visita de cuatro días en Birmania, el papa salió de su silencio diplomático sobre la cuestión.

Sin embargo, al igual que en Birmania, el papa se abstuvo de emplear la palabra rohinyá, prefiriendo hablar de los “refugiados llegados en masa del estado de Rakáin”, la región birmana poblada por la minoría musulmana.

En Birmania, la iglesia local había fuertemente incitado al papa a no utilizar la expresión rohinyhá, termino tabú en ese país budista, aconsejándole que hablara de musulmanes “del estado de Rakáin”, fórmula neutra, finalmente empleada.

“Es necesario que la comunidad internacional tome medidas eficaces frente a esta grave crisis, no sólo trabajando para resolver los problemas políticos que han llevado al desplazamiento masivo de personas, sino también proporcionando asistencia inmediata”, dijo el papa Francisco.

El papa elogió a Bangladés por la acogida de unos 900 mil rohinyás provenientes de Birmania, de los cuales 620 mil en los últimos tres meses, huyendo de la represión de las Fuerzas Armadas, que la ONU calificó de “limpieza étnica”.

“En los últimos meses, el espíritu de generosidad y solidaridad que caracteriza a la sociedad de Bangladés se ha manifestado claramente en su impulso humanitario a favor de los refugiados llegados masa del estado de Rakáin, proporcionándoles refugio temporal y las necesidades básicas para vivir”, agregó.

“Ese resultado se obtuvo con muchos sacrificios. Se hizo a la vista de todo el mundo”, agregó el papa Francisco.

“Ninguno de nosotros puede pasar por alto la gravedad de la situación, el inmenso costo del sufrimiento humano y las condiciones de vida precarias de tantos de nuestros hermanos y hermanas, la mayoría de los cuales son mujeres y niños hacinados en campos de refugiados”, señaló.