Maratonista keniana en Río da positivo en control de dopaje
7 abril, 2017
Se vende dólar en promedio de $18.85 en el AICM
7 abril, 2017

Merkel y Hollande responsabilizan a Al-Assad de bombardeo

El presidente sirio, Bashar al-Assad, en imagen del 21 de septiembre de 2016, calificó el ataque a una base militar de su país como irresponsable. Foto Ap

Notimex, Afp y Ap

Berlín / Bruselas / Beirut. La canciller federal de Alemania, Angela Merkel, se puso hoy en contacto con gobiernos de la Unión Europea (UE) para que apoyen una transición política en Siria y un final democrático del régimen del presidente Bashar al-Assad.

Merkel habló por teléfono con el presidente de Francia, Francois Hollande, así como con el primer ministro de Italia, Paolo Gentiloni.

En un comunicado conjunto tras su llamada telefónica, Merkel y Hollande señalaron a Al-Assad como el único responsable del bombardeo que lanzó Estados Unidos la noche del jueves contra la base aérea militar siria de Shairat.

Estados Unidos lanzó el jueves entre 50 y 60 misiles desde el Mar Mediterráneo contra una base aérea del régimen sirio, en respuesta al ataque con armas químicas contra la población en la región de Idlib, ocurrido días antes, que causó cerca de 80 muertos, incluidos varios niños.

Merkel y Hollande destacaron que “el uso repetido (de al-Assad) de armas químicas y sus crímenes contra su propio pueblo demandan sanciones, tal y como Alemania y Francia las exigieron en el verano de 2013 después de la masacre de Ghuta”, también perpetrada por el régimen sirio.

Los bombardeos estadunidenses en Siria “ilustran una determinación necesaria contra los bárbaros ataques químicos” afirmó el viernes el presidente del Consejo europeo Donald Tusk.

“La UE trabajará con Estados Unidos para poner fin a la brutalidad en Siria” añadió Tusk, que preside la instancia que agrupa a los 28 países miembros de la Unión Europea, en una corta declaración en Twitter.

Por su parte, el presidente del ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, comprende “los esfuerzos para disuadir de nuevos ataques” y estima que hay que “aportar una respuesta” al “reiterado uso de este tipo de armas”.

Mandatarios de distintos países apoyaron este viernes a Estados Unidos después de que Washington lanzara el ataque de misiles contra una base aérea siria.

Rusia, sin embargo, condenó la “agresión” estadunidense y suspendió un importante programa de cooperación con Washington para evitar colisiones en el transitado espacio aéreo sirio.

El ataque de misiles, la primera ofensiva directa de Estados Unidos contra fuerzas del presidente de Siria, Bashar Assad, fue condenado por los aliados de Damasco, Rusia e Irán, pero bien recibido por la oposición siria y sus defensores, que expresaron su esperanza de que indicara un punto de inflexión tras seis años de devastadora guerra civil.

El ataque supone la orden militar más relevante de Donald Trump desde que asumió la presidencia de Estados Unidos y aumenta la implicación de Washington en el complejo conflicto sirio.

La oficina de Assad calificó los ataques de “temerarios” e “irresponsables”. Las fuerzas armadas sirias dijeron que los ataques dejaron al menos siete muertos y nueve heridos. El Observatorio Sirio por los Derechos Humanos con sede en Gran Bretaña dijo que entre los siete muertos había un general y tres soldados.

Arabia Saudita y Turquía, que respaldan a la oposición siria, celebraron el ataque, que Riad describió como una “decisión valiente” de Trump. Irán condenó la “peligrosa” operación, que calificó de “acción unilateral” y aseguró que complicará más la situación en Siria.

El ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohamed Javad Zarif, acusó a Estados Unidos de utilizar “falsas alegaciones” para bombardear bases militares sirias.

“Estados Unidos ayudó (al fallecido presidente iraquí) Sadam Husein a utilizar armas químicas contra Irán en los años 1980. Luego, recurrió a falsas alegaciones respecto a las armás químicas para, primero, (atacar a Irak) en 2003, y ahora a Siria”, tuiteó Zarif, cuyo país es uno de los mayores aliados del régimen de Bashar al Assad.