Los latinoamericanos no sabemos devolverle nada a nuestros países
22 octubre, 2017
Asume ‘Marigol’ el reto de dirigir a la selección femenil de playa
22 octubre, 2017

Nos defenderemos del “golpe de Estado”: Cataluña

Más de 450 mil personas se manifestaron ayer en Barcelona contra lo que llamaron golpe de Estado perpetrado por el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, y por la libertad de los presos políticos. Foto Ap

Armando G. Tejeda, corresponsal

Madrid.

Frente a lo que calificaron de “golpe de Estado de facto” y un ataque gravísimo a la democracia, las principales instituciones catalanes anunciaron que se van a conjurarpara defender la legalidad y la independencia, y que no daremos ni un paso atrás en nuestra defensa del proyecto común.

La indignación también se hizo patente en las calles, ayer, en Barcelona: unas horas después del anuncio del presidente español, Mariano Rajoy, de que destituiría al pleno del gobierno catalán, alrededor de 450 mil personas se manifestaron para exigir la libertad de los presos políticos y para denunciar el golpe de Estado que se está perpetrando en un país de la Unión Europea y en pleno siglo XXI.

La ofensiva de Madrid para neutralizar el movimiento independentista y asumir el control de la Generalitat de Cataluña, del Parlamento regional, de la policía autonómica y de la radio y televisión públicas, tendrá una respuesta contundente de los principales impulsores de la secesión.

Las primeras maniobras ya se llevaron acabo y si se cumplen los pronósticos se harán realidad el lunes, cuando se celebre la sesión parlamentaria que reclamó en una declaración solemne el todavía presidente catalán, Carles Puigdemont, para debatir sobre el futuro.

Para llevar a cabo el plan que llevan orquestando desde hace tiempo los tres ejes del movimiento separatista: Partido Demócrata de Catalunya, Esquerra Republicana de Catalunya y Candidatura de Unidad Popular, que es la declaración unilateral de independencia en sesión plenaria, la cual tienen garantizada, al contar con 72 de los 135 escaños.

Después del anuncio de Rajoy, y tras participar en la multitudinaria manifestación de Barcelona donde le gritaron de forma reiterada que no diera ni un paso atrás, Puigdemont compareció desde el Palau de la Generalitat. Ahí anunció: Nos vamos a conjurar para defender nuestras instituciones, que son previas a la Carta Magna y son fruto de nuestra historia.

Advirtió que no es la primera vez que, con ayuda del rey se intenta cercenar el autogobierno catalán, por lo que hizo un llamado a la ciudadanía a defender pacíficamente este autogobierno ahora que se encuentra en el “peor momento desde que Franco promulgó el decreto de abolición de la Generalitat.

Las instituciones catalanas y el pueblo de Cataluña no pueden admitir este ataque, que es incompatible con una actuación democrática y con el estado de derecho. Es como meter en la cárcel a ciudadanos anónimos o perseguir ideas y medios de comunicación. Esos irresponsables que han hecho eso son los que hoy nos quieren gobernar, añadió

Minutos antes, la presidenta del Parlamento, Carme Forcadell, en su calidad de máxima autoridad de la soberanía popular catalana, lamentó en una declaración institucional que Rajoy se negara a aceptar la propuesta de diálogo que se le presentó el pasado 10 de octubre.

La primera respuesta a la oferta de diálogo fue encarcelar a dos personas por sus ideas. Presos políticos en lugar de diálogo, dijo Forcadell. Añadió que “Rajoy pretende que el Parlamento de Cataluña deje de ser democrático, pero no lo permitiremos. Por eso nos dirigimos a los ciudadanos para transmitirles un mensaje de esperanza y para decirles que nos comprometemos a defender la soberanía de Cataluña hasta el final. Y no daremos ni un paso atrás en este golpe de Estado de facto que intentan perpetrar contra nuestras instituciones.”

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, advirtió: Frente al totalitarismo, hoy más que nunca, defendamos la democracia y los derechos civiles y políticos pacíficamente.

Protestas

El mismo clamor de ni un paso atrás e independencia se escuchó contundente en la multitudinaria manifestación de Barcelona, donde más de 450 mil personas, según la Guardia Urbana, gritaron consignas contra el golpe de Estado.

La protesta fue convocada para denunciar el encarcelamiento de los dos líderes independentistas Jordi Sánchez y Jordi Cruixart, acusados de sedición por su participación en unas protestas ciudadanas el 20 de septiembre.

Ambos están presos en la cárcel de alta seguridad de Soto del Real, desde donde lanzaron un mensaje a sus seguidores. Estamos bien, estamos fuertes. Gracias por vuestro apoyo; no aflojéis en favor del diálogo y de la independencia.

La marcha hizo sentir la indignación popular ante la medida adoptada por el gobierno español, que se asumió como un gesto de ruptura total con la región.

Marcel Mauri, portavoz de Òmnium Cultural, dijo que esto no va de independentistas y no independentistas, sino que va de libertad, así como de la dignidad y firmeza de toda aquella gente que ha empujado hacia adelante. Las instituciones somos nosotros, y no nos las podrán quitar jamás; ningún gobierno puede suspender la soberanía popular.

La actriz Lloll Bertran pidió al final de la marcha la liberación inmediata de Sánchez y Cuixart, que les retiren los cargos por sedición, así como poner fin a la orden de prisión preventiva. Sobre la decisión de aplicar el artículo 155 de la Constitución española, advirtió: Queremos dejar claro que no aceptamos esta decisión.