Anaya
Denuncian falta de pago a trabajadores y afecctación a negocios por modernización de boulevard en la B. Anaya
8 julio, 2015
Localizan droga sintética en paquetería del Aeropuerto “Ponciano Arriaga”
8 julio, 2015

Papa pide a sacerdotes recordar orígenes humildes de la Iglesia

Papa pide a sacerdotes recordar orígenes humildes de la Iglesia

El papa Francisco se despide de los ecuatorianos desde su ‘Papamóvil’, en la comunidad de El Quinché. Foto Reuters

Por Dpa y Afp

Quito. Miles de ecuatorianos despidieron hoy al papa Francisco en Quito en medio de muestras de emoción y tristeza por su partida. El pontífice pidió a sacerdotes y obispos volcarse al servicio de los fieles y cuidarse del “Alzhéimer espiritual” que hace olvidar los orígenes humildes, en un acto en El Quinche con el que cerró en Ecuador la primera escala de su gira por Sudamérica.

Ante miles de fieles y religiosos reunidos en el santuario indígena de la Virgen de El Quinche, a 30 km al este de Quito, Francisco dejó de lado un discurso que tenía preparado y dedicó un mensaje a la Iglesia para que salga de la comodidad y “se atreva” a llegar hasta las periferias.

Previamente, el papa correspondió la multitudinaria despedida en la capital ecuatoriana cuando al salir de la Nunciatura Apostólica, que ha sido su residencia temporal en Ecuador, saludó a los miles de fieles e impartió bendiciones.

“Francisco te queremos”, le gritaban los presentes en medio de un ensordecedor aplauso, que el pontífice recibió visiblemente emocionado.

Dos niños vestidos como guardias suizos pudieron ingresar al interior de la Nunciatura para saludar a Francisco, mientras otro grupo de pequeños le hicieron una calle de honor para despedirlo.

Tras la salida del papa de la Nunciatura, las personas comenzaron lentamente a abandonar el lugar, que en los pasados tres días fue el epicentro de concentraciones de quiteños y viajeros que se acercaron a ver a Francisco.

En las tres noches que pernoctó allí el papa, salió a rezar el Ave María con los fieles y a pedirles que vayan a descansar o “a soñar con los angelitos”, como les dijo anoche.