Atlético San Luis cae 1-0 en tormentosa noche frente a Juárez
13 septiembre, 2015
Jonathan dos Santos se queda en la banca; Villarreal vence 3-1 al Granada
13 septiembre, 2015

Policía israelí se enfrenta con palestinos en la Explanada de las Mezquitas

policía

Los choques continuaron fuera, en las estrechas calles de la Ciudad Vieja de Jerusalén, con la policía lanzando gas lacrimógeno y granadas aturdidoras. Foto Reuters

policía


Los choques continuaron fuera, en las estrechas calles de la Ciudad Vieja de Jerusalén, con la policía lanzando gas lacrimógeno y granadas aturdidoras. Foto Reuters

Por Afp

Jerusalén. La policía israelí se enfrentó este domingo con palestinos en la mezquita Al Aqsa, en la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén Este, horas antes del inicio del Año Nuevo judío, en el último episodio de violencia por el acceso a este lugar sagrado para ambas religiones.

Los choques se produjeron después de que la semana pasada el ministro de Defensa israelí, Moshe Yaalon, ilegalizara la actividad de dos grupos musulmanes que abordaban a los visitantes de la Explanada de las Mezquitas, un lugar sagrado para ambos cultos, lo que generó fuertes tensiones.

El presidente palestino Mahmud Abas condenó “firmemente” el “ataque” al sitio, mientras que el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo que las autoridades debían evitar disturbios en el complejo.

Testigos palestinos afirmaron que la policía israelí entró en la mezquita Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado del islam, y causó daños. En cambio, la policía asegura que se limitaron a cerrar las puertas del templo para evitar que unos alborotadores lanzaran piedras, petardos y otros objetos.

Según la policía, jóvenes manifestantes se atrincheraron en la mezquita Al Aqsa durante la noche del sábado con el objetivo de perturbar las visitas de los judíos al sitio con motivo del inicio de las celebraciones del Año Nuevo, el domingo por la noche.

“Manifestantes enmascarados que se encontraban en la mezquita lanzaron piedras y petardos a la policía”, informaba un comunicado de la policía. “También se encontraron en la entrada de la mezquita tubos que podían llevar explosivos caseros”.

Un testigo musulmán acusó a la policía de entrar en el templo de forma agresiva y de causar daños, asegurando que quemaron parcialmente alfombras de oración.

Visita de un ministro de extrema derecha

Las autoridades echaron a la gente del lugar, incluyendo a miembros del Waqf islámico (legado religioso), la organización jordana que administra la Explanada, según informó un portavoz de la organización.

El ministro israelí de Agricultura, Uri Ariel, de extrema derecha, se encontraba entre la gente que visitó la Explanda más tarde, informaron medios locales.

“Es la primera vez que evacúan a todos los guardias”, declaró a AFP el portavoz del Waqf, Firas al Dibs, agregando que dos guardias habían resultado heridos por pelotas de goma. “El director de la mezquita de Al Aqsa, Omar Kaswani, fue herido y arrestado”.

Los choques continuaron fuera, en las estrechas calles de la Ciudad Vieja de Jerusalén, con la policía lanzando gas lacrimógeno y granadas aturdidoras.

La Media Luna Roja palestina dijo que 20 personas habían necesitado atención hospitalaria. Un periodista de AFP fue testigo del arresto de varias personas y de fuertes despliegues de la policía en la ciudad vieja.

Abas dijo que lugares como Al Aqsa constituían una de las “líneas rojas” y que “no pasaremos por alto ataques contra nuestros lugares sagrados”.

Por su parte, Netanyahu afirmó en un comunicado que Israel actuaría “para mantener el status quo y el orden” en la Explanada, venerada por los judíos como Monte del Templo. “Es nuestra responsabilidad y nuestro derecho actuar contra los alborotadores para permitir la libertad de los creyentes en este lugar sagrado”, dijo.

Jordania condenó lo que describió como un asalto del ejército de Israel. Egipto, el otro país árabe que ha firmado un tratado de paz con el Estado judío, también condenó la actuación de Israel en la Explanada.

Lugar de enfrentamientos habituales

El ministro de Defensa decidió prohibir los grupos Murabitat y Murabitun -que afirman defender a la Explanada de las Mezquitas- para “defender la seguridad del Estado, el bienestar y el orden público”.

Se permite a los no musulmanes visitar el lugar, aunque se prohíbe a los judíos que recen o que desplieguen símbolos nacionales por miedo a incrementar las tensiones con los fieles musulmanes.

Los musulmanes temen que Israel pretenda cambiar las normas que gobiernan el enclave, pues grupos de extrema derecha judíos reclaman un mayor acceso y organizaciones fanáticas piden la construcción de un nuevo templo.

Israel conquistó Jerusalén Este, donde se encuentra la mezquita Al Aqsa, durante la guerra de los Seis Días de 1967, y más tarde lo anexionó a su territorio, una medida jamás reconocida por la comunidad internacional.

A finales de julio, la policía israelí entró por primera vez desde noviembre de 2014 en Al Aqsa al combatir con palestinos, enfadados por la entrada de judíos a la explanada en el día anual de luto judío.