pobladores
Pobladores liberan a cinco policías retenidos en Guerrero
29 octubre, 2015
Radwanska
Sharapova y Radwanska se clasifican a semifinales del Masters WTA
29 octubre, 2015

Rechaza tribunal detener espionaje de NSA durante “transición”

espionaje

El director de la NSA, Michael Rogers, gesticula mientras escucha al director de la CIA, John Brennan en una conferencia sobre seguridad nacional el martes pasado. Foto Reuters

espionaje


El director de la NSA, Michael Rogers, gesticula mientras escucha al director de la CIA, John Brennan en una conferencia sobre seguridad nacional el martes pasado. Foto Reuters

Por Afp

Nueva York. Un tribunal de apelaciones de Estados Unidos rechazó el jueves detener el programa de vigilancia de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) durante el periodo de “transición” dispuesto por el Congreso para poner fin al mismo, tal como pedía una organización de defensa de los derechos civiles.

“El Congreso ha puesto en equilibrio privacidad y seguridad nacional otorgando un periodo de transición de 180 días (…). Esa decisión del Congreso debe ser respetada”, indicó la Corte de apelaciones federal de Nueva York, en un documento de 25 páginas.

La American Civil Liberties Union había presentado una moción pidiendo a la justicia detener de inmediato el programa de grabaciones masivas de estadunidenses, declarado ilegal en su momento, sin tener en cuenta el compromiso alcanzado en el Congreso.

Pero el tribunal de apelaciones resolvió que no tiene derecho a intervenir en el plazo de transición, tras el cual se pasará a un nuevo sistema de vigilancia electrónica.

“Aún está por ver si surgen desafíos legales con el nuevo sistema”, agregó.

La reforma aprobada por el Congreso, bautizada USA Freedom Act (Ley de Libertades), tiene por objetivo limitar el programa de la NSA de recolección de metadatos de las llamadas telefónicas (hora, duración, número al que se llamó), la más criticada de las medidas de espionaje puestas en vigor en el marco de la Patriot Act (Ley patriótica) tras los atentados del 11 de setiembre de 2001.

La nueva ley cede la responsabilidad del almacenamiento de datos a las compañías de teléfono y solo permite a las autoridades acceder a la información si cuentan con una orden de un tribunal secreto antiterrorista que identifique a una persona o grupo concreto de personas como sospechosos de tener vínculos con el terrorismo.

El poder de la NSA se puso en entredicho en 2013, cuando el ex contratista del organismo Edward Snowden hizo públicos programas de largo alcance que recogían información de compañías telefónicas y de internet.