Anaya
Anaya respalda a Preciado por el caso Teletón
19 diciembre, 2015
García
Presentan obras de Antonio García Cubas en el Colegio Nacional
19 diciembre, 2015

Sanders acusa “sabotaje” del comité demócrata para beneficiar a Clinton

Sanders

Bernie Sanders, aspirante a la candidatura del Partido Demócrata a la presidencia estadunidense, durante un encuentro con trabajadores de la comunicación en Washington, el jueves pasado. A la derecha, Jeb Weaver, jefe de la campaña del también senador, en una rueda de prensaFoto Reuters y Ap

Sanders

Bernie Sanders, aspirante a la candidatura del Partido Demócrata a la presidencia estadunidense, durante un encuentro con trabajadores de la comunicación en Washington, el jueves pasado. A la derecha, Jeb Weaver, jefe de la campaña del también senador, en una rueda de prensaFoto Reuters y Ap

Por David Brooks, corresponsal

Nueva York.

La campaña del precandidato presidencial demócrata Bernie Sanders acusó a la cúpula de ese partido de minar y sabotear su esfuerzo electoral en beneficio de la aspirante Hillary Clinton, al suspenderle el acceso a un banco de datos esencial sobre votantes de ese grupo político y presentó una demanda judicial argumentando que la acción pone en tela de juicio la imparcialidad de la dirigencia partidista.

El Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés) tomó la decisión de suspender el acceso a la información vital sobre las propias bases de votantes de Sanders después de que se descubrió que operativos de su campaña habían tenido acceso inapropiado durante un breve lapso, a mediados de esta semana, a información sobre votantes de uso exclusivo de la campaña de la precandidata Hillary Clinton.

El jefe de campaña de Sanders, Jeff Weaver, reconoció ayer que eso había sucedido y que el colega responsable –el director de datos Josh Uretsky– fue cesado de inmediato y que se está revisando la conducta de otros, pero acusó que la reacción del DNC fue exagerada y sospechosa. Por su acción, el liderazgo del Comité Nacional Demócrata ahora está activamente intentando minar nuestra campaña, afirmó en una conferencia de prensa en la sede de la campaña de Sanders en Washington.

Agregó: Creo que si observan el patrón de conducta del DNC, parece que en este caso están intentando ayudar a la campaña de Clinton. Enfatizó que la acción del DNC, en los hechos, mantiene como rehén nuestros datos, lo cual es un ataque frontal contra la esencia de la campaña de bases que realiza.

Aliados claves de Sanders fueron más severos. RoseAnn DeMoro, directora ejecutiva del sindicato de enfermeras National Nurses United (gremio de 185 mil trabajadores que ha endosado a Sanders), afirmó al Washington Post que han estado saboteando la campaña de Bernie desde siempre, y acusó que ello es con el fin de ayudar a su candidata coronada justo antes de las elecciones, o sea, a Clinton.

La suspensión de acceso al banco de datos esencialmente anula la capacidad de la campaña de Sanders de utilizar información que ellos mismos recopilaron sobre sus bases de apoyo, la cual se emplea no sólo para promover sufragios, sino recaudación de fondos. Al suspender el acceso a éstos, afirman expertos, la campaña de Sanders de repente está ciega.

El sistema, administrado por un contratista privado, da acceso a cada una de las campañas demócratas a información detallada sobre votantes. La empresa reconoció que por un error de sus computadoras cada campaña podía tener acceso a dichos datos otras durante un breve lapso el miércoles pasado.

La presidenta del DNC, Debbie Wasserman-Schultz, emitió un comunicado afirmando que el acceso permanecerá cerrado, hasta que la campaña de Sanders ofrezca una explicación plena sobre si esa información fue o no utilizada y la manera en qué fue empleada. Agregó que la campaña de Sanders, de manera inapropiada y sistemáticamente, tuvo acceso a los datos de la campaña de Clinton.

Más tarde, Wasserman-Schultz defendió su acción en entrevistas con medios, preguntó si todo esto hubiera sucedido al revés y la campaña de Clinton hubiera violado la información de Sanders, si sus simpatizantes no hubieran exigido esta misma acción contra Clinton.

La demanda interpuesta esta tarde por la campaña de Sanders ante un tribunal federal en Washington argumenta que al DNC no se le debería permitir afectar la dinámica del ciclo de elecciones primarias, que se iniciarán a principios de año, sin una clara justificación y causa contractual. La imparcialidad de esta elección nacional determinante no debería ser puesta en duda por fallas de seguridad introducidas por el DNC y su contratista.

La campaña de Clinton se limitó a comentar que habían sido informados de que algunos de sus datos fueron tomados y solicitan que Sanders y el DNC aseguren lo más rápidamente posible que la información de Clinton no se encuentra en la cuenta de Sanders.

Esta inesperada disputa ahora pública sucede justo antes de celebrarse el tercer debate entre los tres precandidatos presidenciales demócratas este sábado en la noche, y podría ser tema con consecuencias en el propio proceso electoral si el DNC no logra comprobar su imparcialidad al manejar el concurso de sus elecciones internas, que culminarán con la elección de su candidato presidencial.