El perfil del migrante se ha modificado con el tiempo, señala investigador
16 enero, 2016
“El cabello determina una forma de ser y de estar en el mundo”
16 enero, 2016

Sean Penn culpa al gobierno de ponerlo en la mira de los cárteles

El conductor Charlie Rose, de CBS News, entrevistó a Sean Penn para el programa 60 MinutesFoto Ap

El conductor Charlie Rose, de CBS News, entrevistó a Sean Penn para el programa 60 MinutesFoto Ap

El conductor Charlie Rose, de CBS News, entrevistó a Sean Penn para el programa 60 MinutesFoto Ap

David Brooks

Nueva York.

El actor Sean Penn lamentó que la controversia detonada por su encuentro con Joaquín El Chapo Guzmán Loera no tuviera que ver con su propósito de contribuir al debate sobre la política de la guerra contra las drogas, y acusó al gobierno mexicano de alegar que la entrevista le ayudó a lograr la captura del capo, en parte para culparlo del hecho y colocarlo en las mira de los cárteles.

En el adelanto de una entrevista más amplia con Penn realizada por Charlie Rose, de CBS News, que se trasmitirá el domingo en su programa 60 Minutes, el actor cuenta que cuando decidió entrevistar al capo mexicano lo hizo para impulsar una conversación sobre la política de la guerra contra las drogas. Esa era simplemente mi idea.

Su reportaje y entrevista fueron publicados el sábado pasado en la revistaRolling Stone, los cuales fueron objeto de denuncias de políticos, críticas por parte de analistas y periodistas, y se volvieron noticia principal tanto en Estados Unidos como en México.

Sin embargo, ahora Penn afirma que tiene un lamento terrible, de que toda la discusión sobre este artículo ignora el propósito, el cual fue intentar contribuir a esta discusión sobre la política de la guerra contra las drogas.

Explicó que lo que está ocurriendo en esa guerra no ha llevado a cumplir con sus objetivos. Argumentó que al “poner todo nuestro enfoque –ni hablar de culpa–, toda nuestra energía, todos nuestros miles de millones de dólares sobre ‘un malo’, ¿qué ocurre? Otra muerte más de la misma manera el día siguiente”.

Penn resaltó el consumo en Estados Unidos: Vamos a la imagen grande de lo que todos queremos. Todos queremos poner fin a este problema de las drogas. Todos queremos que las matanzas en Chicago se detengan. Somos el consumidor. Si estás o no de acuerdo con Sean Penn, hay una complicidad aquí. Si estás en la derecha moral o en la extrema izquierda, el mismo número de tus hijos está tomando drogas. ¿Y cuánto tiempo le han dedicado en la última semana desde que salió este artículo hablando de esto? ¿Uno por ciento? Creo que eso sería generoso.

Por tanto, afirmó, Mi artículo fracasó… Dejen que sea claro. Mi artículo ha fracasado.

El entrevistador Rose le preguntó si cree que el gobierno mexicano anunció que la reunión que sostuvo con El Chapo Guzmán ayudó en su captura pararesponsabilizarlo y ponerlo en riesgo. Penn responde que .

Agregó que “existe un mito en torno a la visita que hicimos a El Chapo, que eso fue –como se cita a la procuradora general de México– ‘esencial’ para su captura. Nos reunimos con él muchas semanas antes (de su detención), el 2 de octubre, en un lugar ni siquiera cerca de donde fue capturado”. Por tanto, Penn asegura que él no tuvo que ver con darle pistas a las autoridades, pero que el gobierno dio esa información en parte para que el cártel (de Sinaloa) lo culpara y así colocarlo en su mira.

¿Temes por tu vida?, le preguntó Rose. No, respondió Penn.

El gobierno mexicano, indicó, “claramente estaba muy humillado por la noción de que alguien lo encontró (a El Chapo) antes que él”. Explicó: pues, nadie lo encontró antes que ellos. Nosotros no lo hicimos. No somos más inteligentes que la DEA (agencia antidrogas estadunidense) o la inteligencia mexicana. Teníamos un contacto por el cual logramos facilitar una invitación.

En torno a las críticas tanto sobre la forma en que escribió su reportaje como por aceptar la condición de que El Chapo revisara la versión final antes de publicarla, Penn dijo que se considera un periodista de experiencias, o sea, alguien que escribe sobres las experiencias que personalmente vivió. Más allá, sugirió que mucha de la crítica tiene tintes de envidia: Cuando logras una historia que todo periodista en el mundo deseaba, hay muchos monstruos que van a venir a darte un beso.

También señaló que aquellos periodistas que lo acusan de no ser un comunicador, pues, quiero ver esa licencia que dice que eres un periodista. De hecho, comentó a Rose, tal vez fue justo por no ser un periodista tradicional que logró obtener acceso al líder del cártel de Sinaloa.

No es la primera vez que Penn ha intentado ser periodista en lugares controvertidos. En 2002 viajó a Irak y regresó en 2003 después de la invasión estadunidense para escribir una serie de reportajes para el San Francisco Chronicle. Fue feroz crítico de esa guerra, e hizo un llamado a la destitución del presidente George W. Bush por la sangre innecesaria en sus manos.

En 2005 viajó para reportar para ese mismo rotativo desde Irán. También logró hacer entrevistas con figuras controvertidas en Estados Unidos, incluyendo a Raúl Castro, para la revista The Nation, y estableció una relación amistosa con Hugo Chávez.

Comentó en una entrevista con The New Yorker en 2006 que su transición de actor a periodista era un continuo: te despiertas en la mañana con un interés de escuchar y expresar. Se siente igual para mí a la actuación, es hacer el hombre común y amar a todo hombre común. Al final, te estás acercando hacia el dolor de la gente.

A la vez, Penn ha sido elogiado y también criticado por su trabajo de asistencia y caridad con Haití después del terremoto, y en Nueva Orleans luego del huracán Katrina.