Encuentran dos cadáveres en Cerro de San Pedro
22 abril, 2018
Peña se dice optimista sobre renegociación del TLCAN
22 abril, 2018

Sergio Ramírez pide fin de represión en Nicaragua

“Vengo a solidarizarme con los nicaragüenses que protestan contra la represión y por el grito de libertad que ha surgido en Nicaragua”, dijo Sergio Ramírez. Foto: Ap / Archivo

Notimex

Madrid. El escritor nicaragüense Sergio Ramírez, quien mañana recibirá aquí el Premio Cervantes 2017, pidió hoy aquí el fin de la represión en las protestas en las calles de Nicaragua, y reclamó que vuelva la paz al país.

El literato participó este domingo en una concentración en la Puerta del Sol de Madrid con nicaragüenses residentes en España, quienes expresaron su preocupación por la violencia de los últimos días en su país.

En el acto también se sumó la escritora Gioconda Belli, quien está en Madrid para acompañar a Ramírez en la recepción del premio de literatura más importante en lengua española, así como más de 200 conciudadanos que acudieron a la protesta.

“Vengo a solidarizarme con los nicaragüenses que protestan contra la represión y por el grito de libertad que ha surgido en Nicaragua, y todos apoyamos a ese pueblo que está en las calles”, expresó Ramírez.

Consideró que la crisis generada por la reforma al sistema de Seguro Social y la violencia que ha dejado varios muertos y heridos “lo van a resolver los nicaragüenses sin intervención extranjera; la gente demuestra que tiene valentía e integridad para que le devuelvan la libertad”.

En un mensaje dirigido a los manifestantes, el autor de “Margarita, está linda la mar” y otras obras expuso que “ya se ha pagado una cuota de sangre” tras los sucesos ocurridos en los últimos días.

“Queremos que nos devuelvan la paz, pero no puede ser una paz con engaños, no con una negociación de un grupo económico, ni político a espaldas del pueblo de Nicaragua. Los únicos que pueden negociar la paz son los jóvenes que están luchando en las calles de Nicaragua”, dijo.

Belli declaró a los medios de comunicación que “sorprende la saña con la que atacaron a gente en protestas pacíficas”, así como la reacción de la gente “que está cansada de los abusos, de la falta de democracia y de libertad de expresión”.

“Yo estoy preocupada porque nos sabemos a dónde va a llegar esto. Queremos que la comunidad internacional nos apoye, que no permita un baño de sangre mayor, que el gobierno (nicaragüense) pare la violencia y la represión contra estudiantes”, manifestó la escritora.

Abundó que el papel que los gobiernos de otros países pueden tener es hacer que el presidente Daniel Ortega “se siente a negociar, que acabe con esta situación” porque “hay miedo que haya un derramamiento de sangre peor de la que ya hay”.

En esta concentración, los nicaragüenses residentes en España leyeron un manifiesto en que expresaron su rechazo a la violencia, pidieron justicia ante las muertes y agresiones sufridas en las calles del país.

Con banderas, pancartas y una gran parte de los manifestantes vestidos de blanco, la concentración también se vivió como una reivindicación de paz para el país centroamericano.

JSL
JSL