Una astrónoma mexicana en el otro lado del mundo
4 julio, 2015
educación
Imparables, protestas en Chile contra la reforma en educación
4 julio, 2015

Tensión en Grecia en vísperas del referendo

Grecia

Por Dpa

Atenas. Cuatro transeúntes escuchan con atención un transistor de radio en un quiosco de prensa en Atenas. En la emisora no transmiten un partido de futbol, sino las noticias.

“Queremos saber que pasará después del referéndum”, explica uno de los hombres. “Se trata de nuestro dinero, tenemos miedo por nuestros ahorros”.

Los griegos deciden mañana en las urnas si aceptan o rechazan las propuestas de reformas y recortes de los acreedores internacionales.

La histórica votación podría suponer el primer paso para el inicio de nuevas conversaciones entre Atenas y sus acreedores o hacia una salida del país de la zona euro.

Un día antes del referéndum, a los ciudadanos les preocupa las informaciones de prensa que apuntan a un posible recorte de los depósitos bancarios superiores a 8 mil euros. “Yo tengo 11 mil euros en la cuenta”, explica uno de los transeúntes. Como el resto de los griegos, tampoco él puede acceder a ese dinero. Los bancos están cerrados desde el lunes y cada cliente sólo puede retirar 60 euros al día en los cajeros automáticos.

La presidenta de la asocicación de bancos griegos, Louka Katseli, negó este sábado la existencia de esos supuestos planes, pero sus palabras no lograron tranquilizar a la población. Al contrario. “Los pagos en los cajeros automáticos están asegurados hasta la noche del lunes”, explicó, sin dejar claro qué ocurrirá después. ¿Acaso no habrá más dinero a partir de entonces en los cajeros? Eso podría depender en parte del resultado del referéndum. Si los griegos votan “sí” y aceptan las condiciones de la Unión Europea, podrían dejar el camino abierto a nuevas negociaciones, afirma la prensa. Y eso podría llevar al Banco Central Europeo (BCE) a facilitar más liquidez a los bancos helenos. El diario populistaRealNews llama a votar “Nai” (“sí”) con un dramático titular: “¡Salvar a la patria!”.

El gobierno de izquierda de Alexis Tsipras lo ve de otra manera.

El primer ministro cree que una victoria del “no” fortalecerá su posición en Bruselas y conseguirá que los acreedores propongan mejores condiciones a Atenas. Políticos e intelectuales de izquierda acusan a la Comisión Europea, el BCE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) de haber sumido a Grecia en la crisis con sus exigencias de recortes.

“Yo votaré no, para que los extranjeros no sigan interviniendo en nuestra soberanía nacional”, anunció el compositor Thanos Mikroutsikos. En algunas pancartas por el “no” (“Ochi”) puede verse a un ceñudo Wolfgang Schäuble. Bajo la imagen del ministro de Finanzas alemán se lee: “Desde hace cinco años te chupa la sangre. ¡Ahora dile no!” El problema es que, independientemente del resultado del referéndum, no se avista una solución de la dramática crisis económica. “Grecia tiene que elegir entre una solución mala y otra muy mala”, resumió el diario conservador Kathimerini.

En tanto, el gobierno aseguró que los bancos volverán a abrir próximamente. Pero para ello puso como condición un acuerdo con los acreedores y nadie sabe cuando se logrará eso.

Por el momento muchos griegos salen adelante con los 60 euros diarios que pueden sacar del banco. Los jubilados que no tenían tarjeta sólo pudieron retirar un total de 120 euros esta semana en las entidades que abrieron especialmente para ellos. “No me lo gastaré de inmediato en el supermercado”, cuenta Nikos Evangelakos, de 71 años. “Quién sabe cuándo podremos volver a sacar dinero”.