OCDE
Las computadoras no garantizan el aprendizaje: OCDE
15 septiembre, 2015
sexual
Trabajan protocolos de actuación contra hostigamiento y acoso sexual en ámbitos laboral y educativo
15 septiembre, 2015

Tercer día de choques entre policía israelí y palestinos en Jerusalén

Jerusalen

Un manifestante palestino patea una llanta en llamas, durante los enfrentamientos con la policía israelí en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén. Foto Reuters

Jerusalen


Un manifestante palestino patea una llanta en llamas, durante los enfrentamientos con la policía israelí en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén. Foto Reuters

Por Afp

Jerusalén. Palestinos y policías israelíes se enfrentaron de nuevo el martes en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, en el tercer y último día de las celebraciones del Año Nuevo judío, unos disturbios que suscitan la preocupación de la ONU y de Estados Unidos.

Desde que comenzaron los festejos del Año Nuevo judío el domingo, hombres enmascarados se atrincheraron en la mezquita de Aqsa, situada en la Explanada, en señal de protesta contra las visitas de los judíos.

Los choques estallaron cuando los policías entraron en el sitio para desalojarlos antes de que el espacio abriera sus puertas al público no musulmán a las 07 horas 30. La mezquita de Aqsa está considerada como el tercer lugar más sagrado del Islam, pero la Explanada de las Mezquitas también es venerada por los judíos, que la llaman Monte del Templo, donde se encuentra el Muro de las Lamentaciones. Judíos radicales militan por el derecho a rezar allí, que tienen vetado, y algunos quieren construir un tercer Templo.

El martes, 26 palestinos resultaron heridos y dos de ellos fueron hospitalizados, según la Media Luna Roja. Cinco policías también sufrieron heridas, según la policía, y cuatro personas fueron detenidas. “La policía tomó el asalto de la mezquita de Al Aqsa” y llegó hasta el corazón del templo antes de salir, afirmó Firas al Dibs, portavoz del Waqf, la organización dependiente de Jordania que administra el lugar santo. Sin embargo, la policía asegura que no entró en la mezquita y que solo dispersó a la gente atrincherada que impedía el cierre de las puertas.