Abarca y su esposa ordenaron atacar a los estudiantes: PGR
23 octubre, 2014
Carlos Hank González pasa a ser consejero propietario en GFNorte
23 octubre, 2014

Tiroteo en el Parlamento de Canadá; Harper se reunía con legisladores

AFP, AP, PL, DPA, NOTIMEX Y REUTERS

Legisladores canadienses se atrincheraron ayer en una sala de reuniones del Parlamento en Ottawa luego de la balacera en el recinto. La imagen fue proporcionada por la diputada conservadora Nina Grewal ■ Foto Ap

OTTAWA, 22 DE OCTUBRE. Al menos un hombre armado irrumpió este miércoles en el Parlamento de Canadá y desató un tiroteo muy cerca de la sala en la que se encontraba el primer ministro Stephen Harper reunido con legisladores. El gobernante fue sacado ileso, pero el edificio fue cerrado. El agresor, un canadiense que previamente hirió de muerte a un soldado en un lugar aledaño, fue abatido por la policía.

Testigos dijeron que al menos hubo 30 disparos durante las dramáticas escenas que se vivieron en el corazón de la capital. “El primer ministro hablaba en el caucus (reunión política) cuando se escuchó una gran explosión seguida de disparos. Todos nos dispersamos. Fue claramente tras la puerta de nuestro caucus”, narró el ministro del Tesoro, Tony Clement.

Harper calificó de “despreciable” el ataque, que elevó una  alerta de terrorismo en el país.

El suceso paralizó la mayor parte del centro de Ottawa, que quedó acordonado por las fuerzas de seguridad. Las bases militares fueron cerradas y los soldados recibieron la orden de quedar recluidos sin vestir uniforme, mientras las fuerzas aéreas de Canadá y Estados Unidos fueron puestas en alerta para “responder rápidamente” a cualquier eventualidad.

Harper, del Partido Conservador, tras ser sacado del recinto resaltó la importancia de mantener en funcionamiento tanto el gobierno como el Parlamento y advirtió: “Canadá jamás será intimidada por organizaciones terroristas”, contra las cuales “se redoblarán esfuerzos”.

Sólo se informó de dos personas con heridas leves.

Los hechos, ocurridos alrededor de las 10 de la mañana, comenzaron en las afueras del Parlamento frente al Monumento Nacional de Guerra, donde el soldado que montaba guardia fue atacado a quemarropa por un tirador solitario. El soldado, Nathan Cirillo, de 24 años, de Hamilton, Ontario, fue llevado con vida a un hospital, donde murió.

Testigos dijeron que el individuo que le disparó llevaba barba, y después secuestró un vehículo, en el que se trasladó al recinto parlamentario, en las cercanías. No estaba claro si hubo cómplices.

Las autoridades de Canadá, apoyadas por la estadunidense Oficina Federal de Investigaciones (FBI), informaron que el asaltante fue abatido en el Parlamento e identificado como Michael Zehaf-Bibeau, de 32 años y canadiense de nacimiento. Reportes de prensa dicen que el atacante tiene un historial criminal de unos 10 años relacionado con drogas y residencia en Montreal.

Este ataque ocurrió dos días después de que un presunto converso al islam de 25 años atropelló con su auto en Quebec a dos soldados canadienses, uno de los cuales murió. El atacante fue identificado como Martin Rouleau- Couture, y fue ultimado por la policía durante el incidente; los servicios secretos indicaron que el individuo era uno de 90 canadienses sospechosos de ser yihadistas, y aseguraron que pretendía viajar a Turquía.

A la hora del ataque hubo insistentes reportes de un tiroteo en un centro comercial cercano, pero la especie fue desmentida por las autoridades.

La oficina de Harper informó de la cancelación de un acto al que asistiría por la tarde en Toronto, donde iba a entregar la ciudadanía honoraria de Canadá a la joven paquistaní Malala Yousafzai, premio Nobel de la Paz este año.

Al cierre de esta edición no se habían confirmado las especulaciones de medios de que detrás de los ataques podrían encontrarse radicales islamitas. Canadá participa en los ataques aéreos de la alianza occidental encabezada por Estados Unidos contra la agrupación Estado Islámico (EI), que domina partes territoriales de Siria e Irak y pretende establecer un califato.

El presidente estadunidense, Barack Obama, se comunicó por teléfono con Harper para expresar su solidaridad y calificó de “indignante” el ataque. La Casa Blanca dijo que reafirmó la cercana amistad y alianza, y ofreció cualquier asistencia que Canadá requiera para responder a estos ataques.

La embajada canadiense en Washington fue cerrada, y la representación estadunidense en Ottawa hizo lo propio.

En tanto, el Pentágono informó que se reforzó la seguridad en la Tumba del Soldado Desconocido en el cementerio nacional de Arlington, en las afueras de Washington.

En otro incidente de seguridad, se informó que este miércoles un hombre saltó la reja de la Casa Blanca y fue atacado por perros adiestrados por el servicio secreto estadunidense.