Rompe Arabia Saudita relaciones diplomáticas con Irán
3 enero, 2016
En la misa dominical de la Catedral, oran por la visita del Papa a México
3 enero, 2016

Un “dios asesino”, en número memorial del ataque a ‘Charlie Hebdo’

La portada del número en memoria del atentado de 'Charlie Hebdo' tendrá el dibujo de un dios barbudo, armado con un fusil Kalachnikov y con el hábito ensangrentado

 La portada del número en memoria del atentado de 'Charlie Hebdo' tendrá el dibujo de un dios barbudo, armado con un fusil Kalachnikov y con el hábito ensangrentado


La portada del número en memoria del atentado de ‘Charlie Hebdo’ tendrá el dibujo de un dios barbudo, armado con un fusil Kalachnikov y con el hábito ensangrentado

Por Afp

París. En memoria del atentado del 7 de enero del año pasado, el semanario satírico francés Charlie Hebdo publicará el miércoles un número especial en cuya portada habrá el dibujo de un dios barbudo, armado con un fusil Kalachnikov y con el hábito ensangrentado, bajo el título: “1 año después, el asesino aún corre”.

Este número tendrá un tiraje de casi un millón de ejemplares, de los cuales varias decenas de miles viajarán al extranjero, a países desde los que se realizaron reservas.

El mismo contará con un cuaderno de caricaturas de los desaparecidos –Charb, Honoré, Cabu, Wolinski, Tignous, los dibujantes asesinados el 7 de enero por dos yihadistas-, así como otras de los dibujantes actuales y mensajes de apoyo de numerosas personalidades. Doce personas murieron en aquel atentado.

Entre los colaboradores externos se encuentran la ministra de Cultura francesa Fleur Pellerin, actrices como Isabelle Adjani, Charlotte Gainsbourg y Juliette Binoche, intelectuales como Élisabeth Badinter, la bangladesí Taslima Nasreen, el estadunidense Russell Banks y el músico Ibrahim Maalouf.

El dibujante Riss, actual director del semanario, gravemente herido el 7 de enero de 2015, firma un editorial con una furibunda defensa de la laicidad, así como denuncia a los “fanáticos alienados por el Corán” y “devotos de otras religiones” que querían la muerte de la publicación por “osar reírse de lo religioso”.

“Las convicciones de los ateos y de los laicos pueden mover más montañas que la fe de los creyentes”, dice.

“En 2006, cuando Charlie Hebdo publicó las caricaturas de Mahoma, nadie pensaba seriamente que algún día esto finalizaría en violencia (…) Veíamos a Francia como una isla laica, donde era posible cachondear, dibujar, burlarse, sin preocuparse por los dogmas, por los iluminados”, escribe Riss.

“Desde aquella época, muchos esperaban que alguien viniera algún día a ponernos en nuestro lugar. Sí, muchos esperaban que nos mataran. MA-TA-RAN”, continúa, recordando la fragilidad del semanario por entonces.

“Al finalizar cada año, nos maravillábamos de seguir con vida…”, recuerda Riss. Asimismo, que una semana antes del atentado le preguntó al desaparecido Charb si tenía aún sentido que mantuvieran la custodia policial…

Actualmente, el semanario tiene tiradas de unos 100 mil ejemplares en quioscos, de los cuales 10 mil se distribuyen en el ámbito internacional, a los que se añaden los que llegan a unos 183 mil abonados. Antes del atentado, Charlie Hebdo, que sufría grandes dificultades financieras para mantenerse, vendía apenas una media de 30 mil ejemplares por semana.