violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
Incumplen PGR y Sedena con la búsqueda de dos eperristas
26 mayo, 2015
Anuncian visita de AMLO para el cierre de campaña de Morena en SLP
26 mayo, 2015

A la vista, fármaco para reparar daños de infarto cardiaco

A la vista, fármaco para reparar daños de infarto cardiaco

Imagen de una presentación en el IMSS de un dispositivo de asistencia ventricular como terapia definitiva conocido como “corazón artificial”. Foto Cuartoscuro

Charlie Cooper

Un fármaco revolucionario, capaz de reparar el daño causado por un ataque al corazón y salvar potencialmente miles de vidas, es ahora una posibilidad real, afirma uno de los cardiólogos más destacados de Gran Bretaña.

En un avance inimaginable hace apenas unos años, los científicos cuentan ahora con fundamentos para comenzar a buscar un coctel de químicos capaz de despertar las células del corazón y estimularlo para que se repare a sí mismo, señaló el profesor Peter Weissberg, director de la Fundación Británica del Corazón (BHF, por sus siglas en inglés).

Millones de personas en el mundo sufren ataques cardiacos cada año. Cada vez son más las que sobreviven, gracias a mejores tratamientos de emergencia, pero el órgano queda con daño irreparable. En casos severos, esta afección conduce a una falla del órgano a largo plazo, condición debilitante y a menudo fatal.

En años recientes, científicos han comenzado a investigar la posibilidad de utilizar células troncales o células del propio corazón para regenerar el músculo dañado, es decir, literalmente arreglar un corazón destrozado.

Se ha logrado un avance crucial con la publicación de dos estudios financiados por la BHF, que apuntan a la posibilidad de un tratamiento con fármacos para estimular el propioequipo de reparación del corazón, declaró el profesor Weissberg a The Independent on Sunday.

Weissberg, uno de los cardiólogos más destacados del país, señaló que los estudios habían identificado por separado grupos de células antes desconocidas en ratones, capaces de reparar el daño que ocurre durante un ataque cardiaco, pero que por alguna razón no lo hacen. Es probable que existan mecanismos similares en el corazón humano.

Lo emocionante es que hacen surgir la posibilidad de que en algunos años se identifiquen las señales moleculares que puedan despertar a esas células, expuso.

Se administraría a alguien que ha sufrido un ataque cardiaco un fármaco inyectado, o tal vez tabletas, que contenga un coctel de los químicos que se alojan en el corazón para despertar a las células reparadoras dormidas.

Uno de los estudios, realizado en el Colegio Imperial de Londres, identificó un grupo de células troncales en corazones de ratón que prometen mucho en cuanto a reparar músculo cardiaco dañado. El segundo, en la Universidad de Oxford, reveló por primera vez que un grupo de vasos desarrollados por el corazón después de un ataque puede ayudar a reparar el músculo y es posible estimular que crezcan a un ritmo más veloz usando una proteína específica llamada PDGFRalfa.

Investigaciones previas habían sondeado los mecanismos por los cuales el corazón crece originalmente en el útero materno y descubrieron que los ratones recién nacidos retienen la capacidad de regenerar porciones de músculo cardiaco retiradas unos días después del nacimiento. Los científicos tienen la esperanza de aprovechar estos mecanismos para tratar pacientes humanos.

Tenemos la capacidad molecular en nuestro organismo; es sólo que se ha desconectado, expresó Weissberg.Si podemos encontrar qué proceso molecular la apagó, comenzaremos a entender cómo activarla de nuevo.

El trabajo en los dos laboratorios que realizaron estos estudios continuará en dos vías: primero, confirmar que los hallazgos en ratones se apliquen también al corazón humano, y segundo, buscar, mediante experimentación con ratones, la combinación adecuada de químicos para despertar a esas células.

El profesor Weissberg llamó al gobierno británico a respaldar la investigación futura con una fuerte asignación de fondos a la ciencia en las universidades en la próxima revisión del gasto, y advirtió que cualquier recorte podría descarrilar el proceso.

© The Independent

Traducción: Jorge Anaya