Astillero, Pacto por México
Astillero: Corre, Peña, corre
17 agosto, 2015
PGJDF
Protesta y performance ante la PGJDF
17 agosto, 2015

Acarreo y baja participación en la elección de AN; arrasa Anaya

PAN

Militantes panistas participan en las elecciones internas del blanquiazul en la casilla instalada en el Parque de los Venados, en la delegación Benito Juárez. Foto María Luisa Severiano

Por Georgina Saldierna, Alonso Urrutia y corresponsales

Antes de concluir la jornada electoral del PAN y al hacer un balance previo, Javier Corral, uno de los dos aspirantes a dirigir el partido, confirmaba sus vaticinos más pesimistas: la cargada oficialista en favor de su adversario, Ricardo Anaya, se estaba traduciendo en un acarreo vergonzoso y escandaloso.

En su equipo se desgranan lugares: Tantoyuca, Zapopan, Ciudad Victoria, Guanajuato, Queretaro –la tierra de su contrincante–, el Distrito Federal y hasta San Pedro Garza, en Nuevo León, donde, se dice, hay un modelo de partido.

Con el transcurrir de las horas, el equipo de Corral buscaba acopiar pruebas del desmesurado acarreo en la elección interna, para preparar las pruebas de la impugnación con independencia del resultado. Hay que preguntarle a Josefina (Vázquez Mota) y (Ernesto) Ruffo, que se envuelven en la bandera de la limpieza de la planilla del queretano, si a esto es a lo que entraron con Anaya. A este acarreo abusivo, vergonzoso.

En pleno enclave blanquiazul en la ciudad de México, al Parque de los Venados de la delegación Benito Juárez llegaron varios panistas connotados que no residen aquí pero que sufragan como votantes en tránsito. Por esta casilla desfilaron Gustavo Madero –quien aseguraba que no será el poder tras el trono–, el propio Corral, Ruffo –que sigue envuelto en la polémica de las conversaciones telefónicas– y hasta el árbitro mayor de la contienda, Héctor Larios, presidente de la comisión electoral.

Pausado y se diría que despreocupado, hacia el mediodía Larios adjudicaba los únicos incidentes de la jornada a factores ajenos: de los mil 909 centros de votación en todo el país, sólo el de Tixtla, Guerrero, no se instaló por causas extrapartidistas, y en Tuxtla Gutiérrez el enardecimiento de los militantes del PVEM y Chiapas Unidos motivó que mediante llantas quemadas impidieran inicialmente el acceso a las urnas.

Retos enormes

Son tiempos complejos en Acción Nacional y el ex presidente Felipe Calderón lo reconocía. Acompañado de su esposa y aspirante a Los Pinos, Margarita Zavala, sostuvo: la verdad es que los retos en el PAN son enormes. Quien quiera que gane tiene el reto enorme de reconstruir al partido, de terminar con temas que nos han lastimado profundamente, como la corrupción, la trampa interna o las irregularidades notables en el padrón interno, elementos esenciales de la vida democrática.

Contrastante con las denuncias y las críticas a la vida interna del partido, Anaya apeló al cliché y por la mañana, en su tierra, Querétaro, apostaba por unafiesta democrática y rubricaba: confío en que ganaremos a la buena y de manera contundente.

En la capital del país, el aspirante a la secretaría general del PAN por la planilla de Corral, José Luis Luege, se decía escandalizado por el encadenamiento de irregularidades: si las denuncias de un padrón manipulado fueron desdeñadas por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, ahora se ven sus expresiones concretas con este acarreo escandaloso, asegura, en varios puntos del país, incluida la capital.

Lamentó: ha sido precisamente en las delegaciones que gobierna el PAN –Miguel Hidalgo, Benito Juárez y Álvaro Obregón– donde militantes perredistas, doblemente empadronados, pues aparecen en el blanquiazul, han participado en la elección. Son ambulantes o participan en organizaciones. Y agregó que a escala nacional el gobernador poblano, Rafael Moreno Valle, estuvo metido de cabeza en la elección interna.