Habrá tres debates presidenciales en 2018: INE
17 noviembre, 2017
Manifestación frente a Palacio de Gobierno por desaparición de maestro
17 noviembre, 2017

Actos de tortura sexual de policías en Atenco no fueron aislados: defensa

En la segunda jornada de audiencias sobre el tema, las abogadas de las sobrevivientes de tortura sexual en Atenco señalaron que los actos de los policías no fueron excepciones ni aberraciones aisladas. La imagen, de ayer. Foto Xinhua

Fernando Camacho Servín 

Ciudad de México. Los actos de tortura sexual cometidos por policías de diversas corporaciones policíacas en contra de mujeres durante el operativo realizado el 4 de mayo de 2006 en San Salvador Atenco no fueron actos aislados, sino parte de una actuación sistemática que fue tolerada por las autoridades mexicanas, a través de la falta de investigación de las denuncias y de la descalificación de las víctimas.

Así lo afirmaron este viernes ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos las representantes legales de las 11 mujeres que iniciaron un litigio en contra del Estado mexicano por los abusos sexuales de los que fueron víctimas.

En la segunda jornada de audiencias sobre el tema, las abogadas de las sobrevivientes de tortura sexual en Atenco señalaron que los actos de los policías no fueron excepciones ni aberraciones aisladas, sino muestras de un patrón de agresiones contra mujeres que se llevaron a cabo en ese caso, pero también han ocurrido en otros.

De igual forma, recordaron que diversas instancias nacionales e internacionales dieron cuenta del carácter masivo y arbitrario de las detenciones ocurridas en San Salvador Atenco hace 11 años, como parte de una estrategia de “control social”.

Asimismo, destacaron que las autoridades del país nunca llevaron a cabo una investigación realmente exhaustiva sobre los hechos, lo cual dejó en la impunidad a los responsables y llevó el caso hasta la propia Corte Interamericana.

En su respuesta, los delegados del gobierno de México -encabezados por el subsecretario de relaciones exteriores, Miguel Ruiz Cabañas-, admitieron la comisión de tortura sexual por parte de los policías, pero enfatizaron que dichos actos no quedaron impunes ni formaron parte de una estrategia deliberada de las autoridades para violar los derechos humanos de los manifestantes.

En su derecho de réplica, las abogadas representantes de las víctimas reiteraron que los procesos judiciales iniciados contra los agentes acusados de abusos sexuales y tortura no se llevaron a cabo con eficiencia y por lo tanto los policías quedaron libres.

Los representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, por su parte, realizaron algunas preguntas a ambas partes y subrayaron que hay evidencias de la falta de diligencia en las indagatorias del Estado mexicano sobre el caso Atenco y descartaron que lo ocurrido pueda atribuírsele a actos aislados de unos cuantos policías.

JSL
JSL