Herrera está consciente de que al América le falta contundencia
21 noviembre, 2017
Desdeña la cadena Wendy’s campaña contra acoso sexual
21 noviembre, 2017

Aglomeraciones por el Buen Fin

Las principales centros comerciales de Ciudad de México tuvieron una gran afluencia de consumidores en el último día de ofertas. Foto Carlos Ramos Mamahua

Mirna Servín Vega

A diferencia del fin del semana, cuando el tránsito colapsó algunas vialidades de la ciudad por el Buen Fin, ayer lunes las calles de la capital lucieron desiertas por la suspensión de clases y actividades laborales. Sin embargo, las plazas comerciales, las tiendas de autoservicio y los grandes almacenes se vieron abarrotados por las compras de última hora de ropa, pantallas y dispositivos electrónicos, principalmente.

El viernes, las principales avenidas se saturaron alrededor de las grandes plazas comerciales, pero el sábado la congestión fue tal que los automovilistas quedaron varados sin siquiera poder atravesar un punto de venta.

Esto sucedió en Anillo Periférico e Insurgentes Sur, donde los conductores que circulaban por la lateral de la primera vialidad y querían incorporarse a la segunda para dirigirse al norte de la capital formaron inmensas filas de más de un kilómetro sin moverse.

Al frenesí de las compras se sumó la realización de actos deportivos y culturales, que convirtieron en un viacrucis el tránsito en la ciudad.

En las inmediaciones del estadio Azul, la policía capitalina desplegó más de mil uniformados para resguardar el encuentro de futbol entre los equipos Cruz Azul y Veracruz, al cual, se estimó, acudieron más de 26 mil aficionados, que con su llegada afectaron las avenidas Insurgentes Sur y Revolución, los Ejes 5 y 6 Sur y el Viaducto Miguel Alemán.

El domingo, el partido de la liga nacional de futbol americano (NFL, por sus siglas en inglés) entre los Patriotas de Nueva Inglaterra y los Raiders de Oakland también convocó a miles de aficionados, que saturaron distintos medios de transporte para llegar a ese evento deportivo.

En el parque Bicentenario, ubicado en la delegación Azcapotzalco, se realizó la Feria Infantil y Juvenil del Libro, la cual provocó inmensas filas de autos que después de las 10 de la mañana no encontraron estacionamiento y abarrotaron las calles Aquiles Serdán y 5 de Mayo.

También se pudo observar un flujo constante de compradores en tiendas de autoservicio al mayoreo en Polanco y el centro de la ciudad, donde las ofertas continuaron el lunes para aprovechar el día festivo. Sin embargo, los capitalinos disfrutaron de calles y avenidas semivacías.

Por la tarde y la noche de ayer el flujo vehicular aumentó en las entradas a la ciudad por el regreso de automovilistas. La más concurrida fue la México-Cuernavaca, con 35 autos por minuto, mientras salían 18, de acuerdo con reportes de la Policía Federal.