violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
José Luis Abarca creó grupo parapoliciaco con unos 100 elementos a su servicio
5 diciembre, 2014
Claudio Magris alerta sobre el narcisismo desenfrenado del mundo digital
5 diciembre, 2014

Buscan desaparecer hasta el recuerdo de los 43 normalistas, acusan padres

Juan Carlos G. Partida y Ernesto Martínez

En el exterior del recinto de la FIL de Guadalajara, Jalisco, se organizó una muestra con los rostros de los normalistas desaparecidos ■ Foto Carlos Cisneros

Cuadros con los rostros de los 43 normalistas desaparecidos fueron exhibidos este jueves en la explanada del recinto de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, Jalisco, no obstante que el sitio se halla bajo intensa vigilancia policial y que los organizadores de la muestra literaria se negaron a que los retratos fueran colocados dentro.
Los cuadros, llevados a la FIL por la caravana de padres, alumnos y egresados de Ayotzinapa que llegó el miércoles a Guadalajara, fueron observados por los asistentes a la feria a pesar de que hubo policías que retuvieron a ciudadanos que tomaron fotos y les exigieron borrarlas, con el pretexto de que junto con los rostros de los jóvenes aparecían los de los uniformados, que dijeron que fotografiarlos está “prohibido”.
Rafael López, padre de Julio César López, uno de los normalistas desaparecidos, se presentó a la conferencia de prensa que Estela de Carlotto, de las Abuelas de Plaza de Mayo, de Argentina, ofreció ayer en la FIL.
“La intención del gobierno es que los quiere desaparecer (a los normalistas y su recuerdo) a la fuerza, para lavarse las manos y que no caigan sus cabezas. Pero todos los padres de familia estamos unidos, los buscamos por todos lados, a veces con amenazas, como ahora que nos quieren quitar la exposición de cuadros, pero nosotros seguiremos. Queremos que en otros países sepan lo que está pasando aquí porque Televisa y Tv Azteca dicen puras mentiras”, acusó López.
Carlotto, con su propia historia de desapariciones y rencuentros, sostuvo que en un país con un presidente electo, no una tiranía emanada de un golpe militar, es obligación pedir al gobierno cuentas de lo que hace y deja de hacer.
“Yo viví en permanente dictadura. El tema es el acostumbramiento que pueda haber en el caso de México de que no hay dictadura, pero hay un gobierno donde desaparecen personas; es un gobierno elegido, recuerden qué ofreció en su campaña la persona que hoy ocupa el sillón de mando, lo que ofreció en su campaña. Seguramente ha prometido terminar con las desapariciones, con el narcotráfico; habrá que pedirle cuentas de su gestión permanentemente, pero en paz, porque si no, no se gana nada”, dijo.
En Morelia, Michoacán, unos 400 normalistas se manifestaron frente a la residencia oficial del gobernador de la entidad, Salvador Jara Guerrero, y después marcharon a la plaza Melchor Ocampo, donde celebraron un mitin en apoyo al movimiento de sus compañeros de Ayotzinapa.

JSL
JSL