Cancelar NAICM, una muy mala señal a inversionistas: Sener
18 octubre, 2018
Fernando Torre, nuevo director del Implan
18 octubre, 2018

Cae red que especulaba con despensas para Venezuela

Israel Lira Salas (centro), titular de la Subprocuraduría Especializada en Investigacaión de Delincuencia Organizada, informa del desmantelamiento de la red que especulaba con despensas para Venezuela. Foto: Roberto García

Gustavo Castillo

Ciudad de México.  La Procuraduría General de la República (PGR) desmanteló una red de empresas y personas físicas (mexicanas y extranjeras), que desviaban recursos destinados a la adquisición de despensas alimentarias a bajo costo para habitantes de Venezuela.

La investigación realizada por la Subprocuraduría Especializada en Investigacaión de Delincuencia Organizada (Seido), descrubrió que este grupo adquiría productos de baja calidad, los exportaba a Venezuela con sobre precio y se revendían a la población del país sudamericano 112 por ciento por encima de costo real.

Las autoridades mexicanas llegaron -conforme al nuevo sistema de justicia penal-, a un acuerdo reparatorio con las personas físicas y morales mexicanas involucradas, y se determinó que los imputados harán entrega al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), de tres millones de dólares, lo que equivale a 56 millones 400 mil pesos, para que sean destinados para atender el mandato de la ACNUR en América Latina y el Caribe.

El titular de la Seido, Israel Lira Salas, explicó que esta investigación inició a raíz de una denuncia presentada por la Unidad de Inteligencia Financiera, en contra de una red dedicada a la venta de alimentos básicos y servicios de logística, al advertirse operaciones inusuales en su administración.

En abril de 2016, el gobierno de Venezuela emitió el “Decreto de Estado de Excepción y de Emergencia Económica”, por la que creó los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAPS), con la finalidad de distribuir, entre la población afiliada a éstos, despensas de alimentos a precios subsidiados.

La investigación reveló que con motivo de dicho programa, la red de empresas y personas físicas, mexicanas y extranjeras obtuvieron “recursos públicos venezolanos provenientes de un programa gubernamental de ayuda humanitaria (conocido en Venezuela como “Gran Misión de Abasto Soberano” implementado por los CLAPS), que tiene como propósito adquirir despensas alimenticias en diversos países, para posteriormente, exportarlas a Venezuela y distribuirlas entre la población a un precio menor al de su costo comercial y así atenuar la grave crisis de desabasto alimenticio que sufre la población”.

Lira Salas aseguró que esta red obtuvo los recursos y los desvío “de sus fines humanitarios, para adquirir alimentos y especular comercialmente con ellos, aprovechándose de la carestía alimentaria que aqueja a Venezuela”.

La PGR identificó a cinco personas físicas como presuntos responsables de estas operaciones, a los cuales indentificó como Alex “N”, aparentemente relacionado con autoridades del gobierno de Venezuela (sin precisar su nombre ni vínculos); Álvaro “N”, Emmanuel “N”, Santiago “N” y Andrés “N”, quienes no enfrentarán juicio alguno al haber llegado a un acuerdo reparado río.

Con motivo de la investigación realizada, se localizaron mil 300 contenedores marítimos en tierra mexicana, que contienen aproximadamente 1.8 millones de despensas alimenticias, cuyo destino era Venezuela, y por ser productos perecederos, éstas serán transportadas y entregadas a sus beneficiarios.

JSL
JSL