huelga
A punto de estallar huelga en el Hospital Central
10 septiembre, 2015
OSOS NEGROS flora y fauna
Libera PROFEPA 4 osos negros en Nuevo León
10 septiembre, 2015

Consar: volátil, el rendimiento futuro en fondos de pensiones

fondos de pensiones

Por Víctor Cardoso

La volatilidad e incertidumbre en los mercados financieros internacionales genera una preocupación real sobre el rendimiento futuro de los fondos de pensiones para los trabajadores mexicanos; no es una situación menor, reconoce el presidente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), Carlos Ramírez Fuentes.

En entrevista con La Jornada sobre la situación de las pensiones ante la crisis económica, el funcionario señala que a causa del actual contexto y para mejorar las pensiones futuras de los trabajadores se requieren cambios de segunda generación, para que las administradoras de fondos para el retiro (Afores) puedan invertir los recursos de manera más diversificada y se reduzca el riesgo de minusvalías, como ya ocurrió en tres ocasiones este año.

Menciona que el difícil panorama de los rendimientos generados por los recursos pensionarios –851 mil millones de pesos en los 18 años de vida de la Consar– ya fue advertido a la Cámara de Diputados en el último informe trimestral, donde se destaca la necesidad de hacer cambios en los límites de inversión. Los recursos están seguros, garantizados, pero los rendimientos no, alertó.

Aquí la plática con Ramírez Fuentes:

–En estos momentos de incertidumbre financiera, ¿qué decir a los trabajadores sobre sus recursos para el retiro, están seguros?

–El sistema de pensiones está diseñado con varias capas de seguridad sobre los fondos, que suman 2.5 billones de pesos. Los recursos están bien administrados y seguros. Tenemos un importante grado de diversificación. De la cartera total, 50 por ciento está invertido en instrumentos gubernamentales, de múltiples plazos y características, y el resto en mercados accionarios nacionales e internacionales, en certificados de capital de desarrollo (Ckd’s), en fibras (fideicomisos de bienes raíces), bonos corporativos de empresas mexicanas muy sólidas. Es una primera capa de seguridad.

“Hay también supervisión. Las Afores están bajo el escrutinio del regulador, con información diaria, como composición de carteras, posición de sus inversiones, visitas de supervisión in situ para constatar que la información que nos entregan se corresponda con la realidad. Es una supervisión basada en riesgos y tiene toda una metodología para identificar los temas potencialmente de mayor preocupación del regulador. Esa es una segunda fuente de seguridad, de blindaje.

“El tercer elemento es sobre la forma en que están constituidas las Siefores (Sociedades de inversión especializadas en fondos para el retiro). Son cuatro fondos, próximamente un quinto, donde los trabajadores más jóvenes están en fondos con un poco de riesgo, en el entendido de que ese mayor riesgo producirá mayor rendimiento, y en el caso de una volatilidad en el mercado financiero, estas personas, que todavía van a estar 20-30 años en el sistema, podrán recuperarse si surge una eventualidad en los mercados. El sistema de multifondos busca proteger a las personas más cercanas al retiro y que las más lejanas al retiro tengan una exposición más amplia, que les permita alcanzar mayor rendimiento.

“Un cuarto tema es que legalmente tenemos una separación entre lo que son las Afores y las Siefores. La Afore es la encargada de administrar los recursos y hacer el trabajo operativo, la dispersión de los recursos a las cuentas individuales, el envío de los estados de cuenta, los procesos de traspaso de retiro, las sucursales, etcétera. La Siefore está separada, con el ánimo de que nadie tenga acceso a los recursos y estén invertidos al 100 por ciento. En dado caso de que una Afore tuviera algún problema legal o contractual, o más grave incluso, los recursos de los trabajadores quedan intocables, están en una caja fuerte.

Además, la regulación establece un campo de acción (para invertir) donde las Afores se pueden mover, pero no se pueden mover más allá. Lo que ha hecho la Consar es ir abriendo ese régimen de inversión para dar más opciones a las Afores, pero siempre bajo cierto marco de acción relativamente acotado.

–¿No es demasiado optimismo pensar que los fondos se recuperarán a lo largo del tiempo, luego de que llevamos ocho años de crisis, con altibajos, incertidumbre, volatilidad y no se ve que mejore a futuro?

–La pregunta es pertinente porque los mercados financieros están atravesando una situación no menor. No es que peque de optimista ni minimice la situación. Hay volatilidad y muy probablemente persistirá. Pero son dos cosas distintas. Una es la propia volatilidad de los mercados financieros, y otra es la segura propiedad de los recursos. La seguridad se da por los cinco pilares que mencioné. Ahora bien, en el informe trimestral a la Cámara de Diputados enfatizamos nuestra preocupación de que el futuro de los rendimientos luce complejo. Entonces tal vez la pregunta sería de dónde van a venir los rendimientos futuros. Los recursos están garantizados, pero los rendimientos no.

“Un dato: si uno toma diciembre de 2008 a junio 2015, el sistema de pensiones ha generado 851 mil millones de pesos de plusvalías. Es decir, aun en esa época de volatilidad, primero con la gran crisis, luego la incertidumbre de la Unión Europea y más tarde Grecia, y luego lo que acabamos de mencionar, aun en ese contexto el sistema ha generado 851 mil millones de plusvalía.

–¿Y de aportaciones?

–Están siendo de 100 mil millones de pesos al año, para tener una referencia, pero los números que estoy dando son rendimientos netos de comisiones. Las aportaciones siguen su curso. No es de ninguna manera un tema de complacencia ni de tranquilidad. El entorno luce volátil, particularmente por las condiciones de los mercados financieros internacionales, y esto es lo que ha acarreado que tengamos a lo largo de este año en particular algunos meses de minusvalías.

–Llamó la atención el dato de que la mayor incertidumbre es sobre los rendimientos.

–Sí, creo que es allí donde está la incertidumbre y es real, no es menor.

–¿Esto influye en la tasa de remplazo? (monto que un trabajador recibirá de pensión respecto de su salario laboral).

–Nuestro sistema tiene una serie de debilidades estructurales de origen: muy baja aportación, relativamente baja cobertura, entre otras cuestiones, y explican por qué desde ahora tenemos que anticipar que las tasas de remplazo a futuro pueden resultar insuficientes frente a las expectativas que tienen los ahorradores. El rendimiento es uno de los factores que más impactan las pensiones futuras. Si esos rendimientos, que han sido bastante buenos a lo largo de 18 años, en los próximos 18 años son menores, naturalmente el ritmo de crecimiento de las cuentas de los ahorradores va a ser menor.

“Entonces nuestra insistencia va en ese punto: como estamos viendo las cosas, si no cambiamos el régimen de inversión, si no ampliamos las posibilidades para que las Afores inviertan de manera más activa en el extranjero y también en renta variable particular (acciones), nos vamos a quedar con menores rendimientos. Lo decimos en el informe, la preocupación de la autoridad es real y tiene que ver con la crisis. Estamos saliendo de una crisis de casi siete años en términos de volatilidad en los mercados y necesitamos carteras más diversificadas para bajar el riesgo y también para aspirar a mejores rendimientos hacia adelante.

–¿Qué falta?

–Dos grandes temas: uno, permitir que las Afores puedan invertir en otros países, desarrollados, seguros, con mercados financieros profundos, con muchas alternativas. Nuestro límite de inversión de 20 por ciento es de los más bajos del mundo y restringe las posibilidades de que las Afores busquen mejores alternativas de inversión.

“Eso no quiere decir que dejen de invertir en México. Se requiere también ampliar el límite de inversión en renta variable, en acciones. Invertimos en el fondo más agresivo40 por ciento, cuando en otros países ese límite es para cuando la gente está a punto de retirarse, nosotros lo tenemos para los más jóvenes; nos hemos quedado muy cortos en ese tema. El gran reto que tenemos es hacer otros cambios, la reforma de segunda generación en materia de pensiones que el país requiere; nos vamos a quedar cortos si no actuamos”.

–¿Qué le diría el presidente de la Consar a un trabajador que se retira entre hoy y diciembre: ya se amoló?

–No, para nada. Primero, en lo que va del año traemos rendimientos, menores a los de otros años, pero son números positivos. Lo importante es que quienes se retiran actualmente es bajo las reglas del viejo sistema. No es que la volatilidad actual no les repercuta, porque sí tienen una cantidad de recursos que se llevan en efectivo, pero precisamente para ellos es que vamos a crear la sociedad de inversión básica cero, que va a entrar en vigor a mediados de octubre, donde las personas que estén casi casi en la puerta del retiro los vamos a mandar allá y su dinero lo vamos a meter en instrumentos de inversión muy líquidos para que ya no tengan ningún riesgo.