Candelaria y la marmota
3 febrero, 2018
Sin precedente, la ganancia de bancos en México en 2017
3 febrero, 2018

Crisis en la SSP por anomalías en captura del joven: Almeida

“El honor de la policía está hoy en juego y estamos perdiendo, y no lo vamos a permitir”, dijo Hiram Almeida, titular de la SSP-CDMX a mandos durante una reunión en su oficina. Foto: Alfredo Domínguez

Raúl Llanos Samaniego

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México (SSP-CDMX), Hiram Almeida, no sólo reconoció que en el caso de la detención del joven Marco Antonio Sánchez se incurrió en irregularidades que “mancharon” la imagen de la policía y le generó una “crisis” a la institución, sino que la Procuraduría de Justicia de esta capital comprobó que las videocámaras de la patrulla en la que subieron al estudiante de la Preparatoria 8 estaban averiadas desde noviembre del año pasado debido a un cortocircuito en el mecanismo del sistema eléctrico, por lo que no se tiene el video de esos hechos.

Almeida sostuvo una reunión con los 140 mandos de la SSP-CDMX para analizar ese asunto, que hoy –dijo– los tiene metidos en “un brete”, o aprieto.

“Si somos legales no nos hubieran hecho ningún, ningún señalamiento”, expresó Almeida, quien remarcó: “mucho trabajo ha costado restablecer el honor, el reconocimiento de la policía para que venga a caerse hoy por cuatro elementos que no cumplen con los protocolos”.

Por ello, les exigió sean más estrictos en la revisión del actuar de los uniformados que tienen a su cargo, que los “metan al orden” y así sean “más eficaces, pero, sobre todo, ser legales en el actuar” y así “restablecer el honor de ser policía, pues esto no puede quedar así, no podemos quedar manchados”.

La situación actual, agregó el titular de la SSP-CDMX, debe llamar a la reflexión, de ahí que pidió a los responsables de las regiones centro, sur, norte, oriente y poniente de esta capital que “revisen el correcto actuar de los elementos que prestan servicio en la calle”, que todos los policías que realicen alguna detención notifiquen a sus mandos, sigan los protocolos y los pongan a disposición de las autoridades correspondientes, y que si éstas no los reciben o se considera que no se configura alguna conducta ilegal, “que así se asiente, que así se vea en una cámara del juzgado cívico o de una agencia del Ministerio Público”, pero que no los aprehendan y luego los dejen libres por decisión propia como ocurrió con el estudiante. “No es posible que esto suceda”, insistió.

La reunión se efectuó en la oficina de Almeida, quien puso énfasis en que han tenido que estar resolviendo los problemas que ese hecho generó, de ahí que reiteró que los 89 mil policías que tiene la Ciudad de México deben actuar de manera “justa y legal. No más, no se pide más que cumplan con su deber”.

Para ello, subrayó que se debe supervisar cada acción que realicen los uniformados y de ser necesario los “metan al orden” para que no se vuelva a repetir un caso como el del joven preparatoriano, y sentenció que para ese reto de recuperar el honor y la confianza de la población “no quiero encontrar pretextos”.

Pidió rescatar el respeto y la heroicidad de la policía que recientemente estuvo en un reto ante el sismo cuando auxilió a la gente.

 

JSL
JSL