Alista Vaticano cumbre de políticos católicos en México
20 septiembre, 2018
Riesgos cada vez mayores en economía mundial, alerta OCDE
20 septiembre, 2018

Decisión sobre NAICM debe valorar impacto ecológico: experto

El estudioso en conflictos socio-ambientales, Joan Martínez Alier, estudioso de los conflictos socio-ambientales en todo el mundo, flanqueado por los académicos Raúl Delgado Wise y Rodolfo García Zamora, ambos de la Universidad Autónoma de Zacatecas. Foto: Alfredo Rodríguez

Alfredo Valadez Rodríguez

Zacatecas, Zac. La decisión sobre la ubicación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, no debe tomarse considerando únicamente valoraciones económicas y desarrollistas, sino sobre todo es importante considerar los impactos ecológicos, ambientales y, por ende, sociales del proyecto.

Así lo advirtió el investigador catalán Joan Martínez Alier, experto en conflictos ecológicos y justicia ambiental, para quien en la decisión que el gobierno federal tome sobre el aeropuerto, ineludiblemente debería considerar aspectos como la preservación de espacios naturales con una rica biodiversidad, como es el lago de Texcoco.

Por las dimensiones territoriales del proyecto del nuevo aeropuerto, así como sus impactos socio-ambientales, en la decisión final, el presidente electo Andrés Manuel López Obrador debería, sugirió Martínez Alier, “hacer valoraciones no basadas únicamente en términos de dinero”.

El académico y miembro de la Agencia Europea de Medio Ambiente —y colaborador de La Jornada—, reveló que actualmente existen más de dos mil 550 conflictos socio-ambientales en el mundo, la mayor parte de ellos en países del hemisferio sur, donde comunidades enteras se oponen cada vez más, a proyectos de expoliación de sus riquezas naturales y minerales, transporte de productos peligrosos y contra el manejo de residuos tóxicos.

Martínez Alier se presentó en el auditorio de la escuela de Estudios del Desarrollo de la Universidad Autónoma de Zacatecas —cuyo auditorio lució repleto de estudiantes, maestros e investigadores—, para dictar la conferencia La Enseñanza de las Ciencias Socio Ambientales, que él mismo impulsa desde 1992 en la Universidad Autónoma de Barcelona, en España.

La fecha, dijo, “la recuerdo bien –ironizó-, porque fue unos días antes de mi estancia de 52 horas en la Comisaría de Policía de Barcelona, por protestar contra las celebraciones oficiales del Quinto Centenario de la conquista de la Nueva España”.

El especialista planteó en su exposición que la enseñanza de las ciencias ambientales es lenta “por las absurdas divisiones disciplinarias dentro de las universidades”.

Luego explicó cómo, para combatir la contaminación de aire, tierra y mares en el mundo, algunos países e incluso investigadores han intentado impulsar la teoría de la “Economía Circular”, pero eso no es posible, pues el actual modelo económico, el capitalismo, tiene una característica de “Economía Entrópica”, esto es, desordenada.

“Un eslogan político que se oye en China y también en la Unión Europea es que la Economía debería ser circular. Los activistas que luchan contra la avalancha y el desperdicio de la basura doméstica, a veces usan el valiente eslogan de residuo cero, ‘zero waste’, que se parece un poco a la consigna oficial de ‘Economía Circular’. Es decir, disminuir los residuos y reciclar totalmente los que se producen ¿Quién podría estar en contra?”.

Y enseguida inquirió Martínez Alier: “¿Cómo funcionaría una Economía Circular? Por ejemplo el aluminio en la economía, procedente de la bauxita, el proceso consume mucha electricidad y deja un barro rojo tóxico. Ya no más: vamos a reciclar todo el aluminio que producimos y usamos ¡Se acabó la minería de bauxita! ¡Qué bien!”.

Pero esto es una ilusión, explicó el especialista, pues “parecería que el crecimiento puede continuar de manera ilimitada. Y si cada vez somos más eficientes en el uso de recursos, vamos a necesitar menos cantidad de los mismos. Pero ahí aparece la paradoja de Jevons: la mayor eficiencia abarata el costo y por tanto puede llevar a un mayor uso”.

Además, está comprobado que, dijo, “lo que se recicla actualmente en el mundo no es más del seis por ciento de los materiales extraídos y que se convierten en insumos de la economía.

JSL
JSL