Cubanos
“No crean que van a llenarnos de McDonald’s”, advierten cubanos
21 julio, 2015
Ostula
Vídeo muestra inicio de represión militar contra comuneros de Ostula
21 julio, 2015

Déficit del Issste no lo coloca en la agenda de la privatización

discapacidad pensionissste cirugías cáncer de próstata resurtible ISSSTE temporada de calor

Por Enrique Méndez

El déficit en el presupuesto del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste) no coloca a la institución en una situación de crisis o de quiebra técnica, ni está en la agenda la privatización o subrogación total de sus funciones, sostuvo el encargado de la dirección general, Luis Antonio Godina Herrera.

En entrevista con La Jornada,explicó que de manera excepcional se subrogan con empresas servicios como de medicamentos, adquisición de equipo y atención médica, pero esto no sustituye la responsabilidad social del Issste.

Godina Herrera –quien se hizo cargo del Issste tras el fallecimiento, en mayo, de Sebastián Lerdo de Tejada– dijo que la falta de recursos se puede subsanar por dos vías: con aportaciones del gobierno federal, como se ha hecho, o con la modificación de las cuotas de los trabajadores, pero esto último no está considerado.

En junio, el instituto envió a las dos cámaras del Congreso de la Unión y al Ejecutivo, el Informe Financiero y Actuarial, donde se explica que los déficit para la cobertura del seguro de salud y de riesgo de trabajo se cubrieron con transferencias autorizadas por la Secretaría de Hacienda, y que la operación de las tiendas del instituto presionan el Fondo de prestaciones sociales y culturales.

Además, reconoce que el pago de cuotas y aportaciones serán suficientes para cubrir los gastos del seguro de salud, incluyendo el uso de reservas por sólo ocho años. Esto ha llevado a los diputados a anticipar una quiebra técnica del instituto.

–Los diputados afirman que se va a un estatus como el del Seguro Popular, de subrogar todo. ¿Esto es así?

–No, el instituto tiene lo suficiente; y la participación del sector privado en los servicios de salud existe en todo el mundo. El Estado, el Issste, no produce medicamentos. ¿Qué se hace? Se compran a un laboratorio privado. El Estado no construye máquinas para hemodiálisis y se contrata un servicio de renta a una empresa, pero los servicios los dan nuestros médicos, enfermeras y paramédicos en nuestras instalaciones.

Subrogamos, pero es una práctica para subsanar de manera temporal alguna deficiencia o faltante de servicio, pero la intención no es subrogar todo, ya que implicaría desaparecer una planta laboral de más de 100 mil trabajadores. La subrogación es un instrumento para prestar un mejor servicio, facilitar la operación, no para sustituir la responsabilidad del Issste.

–El informe cita que hay reservas para ocho años. En este caso ¿continuará la dependencia de las transferencias?

–En una parte sí. La reserva se basa en una estimación actuarial de, si no recibimos ninguna transferencia, pero evidentemente eso no está a discusión.

“Una parte nos alcanza con las cuotas y aportaciones que recibimos, pero tenemos un faltante anual, que en 2014 fue de 13 mil millones de pesos que nos transfirió Hacienda.

“Si sigue el faltante, debe continuar. ¿Qué hacemos para disminuirlo? Somos más eficientes. La atención más oportuna de la salud y prevención; efectividad en adquisiciones y ahorros en el instituto. En dos años ahorramos mil 700 millones de pesos en compras consolidadas y mil más en ahorros por licitaciones. Eso ha disminuido la necesidad de transferencias por parte de Hacienda.

¿Para cuánto nos alcanzan las reservas si no hacemos nada? Si no recibimos los 13 mil millones de pesos para aliviar el déficit en salud, si no hacemos en eficiencia, si todo sigue igual, la de salud para ocho años; la de invalidez y vida, 13; en riesgos de trabajo no tenemos problema, y en los servicios sociales y culturales es insuficiente.

Godina Herrera explicó que las pensiones de los trabajadores están garantizadas e informó que en el caso de las medicinas, el abasto es de 98 por ciento.

–¿Esta dirección, el gobierno de este sexenio, no serán los que cierren las puertas del instituto?

–No está en la agenda. Incluso hemos rescatado el área cultural, que estaba abandonada, con conciertos, bailes, torneos, ediciones de libros. Tenemos una coedición con la Universidad Nacional Autónoma de México de Vicente Rojo. Ejercemos esa parte y la de servicios sociales a tope.

–Las tiendas del Issste también requirieron transferencias para el pago de nómina. ¿Son una carga?

–Reportamos un déficit que equivale a la construcción de dos hospitales generales al año. Por eso hicimos una reducción de SuperIssste, respetando los derechos de los trabajadores y manteniendo sólo las tiendas con números negros o porque no existe otro proveedor social. El año pasado cerramos 35.

Tenemos que hacer un ajuste urgente.