Reos se fugan de penal de Tamaulipas
23 marzo, 2017
En encuesta para Presidencia, López Obrador está a la cabeza
23 marzo, 2017

Del Mazo: no caeré en la contienda en pleito de partidos

En entrevista con La Jornada, Alfredo del Mazo Maza descarta subirse al ring con sus contrincantes para centrar su campaña en propuestasFoto Yazmín Ortega Cortés

Fabiola Martínez

No voy a caer en provocaciones. Los ciudadanos están cansados de pleitos entre partidos políticos, advierte Alfredo del Mazo Maza, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la gubernatura del estado de México.

La campaña da inicio el 3 de abril y los comicios serán el 4 de junio, para definir quién encabezará durante el sexenio 2017-2023 el gobierno de la entidad más poblada del país y la más codiciada, tan sólo por el tamaño de su padrón electoral: 11 millones de votos potenciales; de ahí que en el ambiente político la consideran preludio de la disputa presidencial de 2018.

Del Mazo centra su oferta en hallar soluciones para una tercia de temas, los que en su opinión son los principales problemas en territorio mexiquense: seguridad, transporte y empleo, al tiempo de ofrecer un gobierno transparente y de rendición de cuentas.

En entrevista con La Jornada, es enfático en cuanto a no centrar su campaña en dimes y diretes.

–¿Cuáles son los principales problemas del estado de México, con 17 millones de habitantes?

–El primer reto es la seguridad. Hay que reconocer que el estado de México ha tenido grandes logros, pero en particular, es la seguridad en el transporte. También generar más oportunidades de empleo para jóvenes y mujeres, y mejorar el transporte público. Mucha gente, en especial del oriente del estado, como Chalco, Neza y Ecatepec, vienen a la Ciudad de México y tardan más de tres horas trasladarse.

–¿Qué hará ante el problema de la violencia contra las mujeres? Esta entidad tiene desde 2015 una alerta de género, por la gravedad de la situación en 11 municipios.

–La violencia contra la mujer es inadmisible. Es increíble que tengamos esos hechos de afectación, acoso, hostigamiento, ataque, violación y hasta feminicidios. Esa será mi prioridad, cuidar y proteger a las mexiquenses, para que estén seguras ellas y sus familias.

-¿Cómo bajar los índices delictivos?

–Es el reto central a resolver en el estado de México; fui presidente municipal de Hixquilucan y la principal preocupación era la inseguridad. A lo largo de tres años de trabajo logramos disminuir 39 por ciento el índice delictivo general, lo cual significó reducción de robos a casa habitación, de vehículos y a transeúntes. Invertimos en capacitación policial y en nueva tecnología, con videovigilancia para tener respuesta más rápida e inhibir la delincuencia, pero también nos enfocamos en la prevención del delito… Debemos tener mano firme, entrarle con decisión, contundencia, y así lo voy a hacer.

La contienda

Desde la época posrevolucionaria, el estado de México ha sido gobernado por personajes con el mismo origen partidista.

De ese tamaño es el reto para Del Mazo Maza, de 41 años de edad, licenciado en administración de empresas, con maestría en finanzas por la Universidad de Harvard.

Ha ocupado cargos en los tres niveles de gobierno: presidente municipal de Huixquilucan (2009-2012), secretario de Turismo en el estado de México (durante la administración de Enrique Peña Nieto) y en el sexenio actual fue director del Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras).

En su carrera ha tenido también responsabilidades en la banca privada y en Petróleos Mexicanos; actualmente es diputado federal con licencia.

–En su partido han dicho que el objetivo es ganar con un amplio margen para evitar que la elección se decida en tribunales, ¿qué opina al respecto?

–Debemos hacer una campaña propositiva, responsable; escuchar a la gente, y así lo haré. Independientemente de lo que hagan los demás contrincantes, nosotros seremos constructivos. No vamos a caer en provocaciones ni en pleitos entre partidos políticos.

–¿Por qué se centra en ese punto?

–Los ciudadanos están cansados de los políticos, de los gobernantes, de los partidos, y si nos ponemos a discutir entre nosotros mismos, en lugar de proponer y atender los reclamos, vamos a estar más lejos de ellos. Yo quiero estar cerca de la población.

–¿Qué opina de las contendientes que le tocaron? (Delfina Gómez, del partido Morena, y Josefina Vázquez Mota, ex candidata presidencial del PAN, entre otros)

–Más que hablar de las personas que participarán en este proceso, lo que a mí me interesa es alcanzar buenos resultados. El gobernador (Eruviel Ávila) ha trabajado como nadie en la parte de salud y educación, así como en los programas sociales que debemos conservar, al tiempo de abordar los pendientes, empezando por la seguridad.

–La gente relaciona a Morena con su dirigente, Andrés Manuel López Obrador. ¿Usted siente que competirá contra Delfina o contra López Obrador?

–Mi objetivo es convencer a los mexiquenses de que soy la mejor opción, porque conozco mi estado y tengo la capacidad para resolver esos retos.

–Entonces, como se dice popularmente, ¿no se va a subir al ring?

–Debo ser congruente en ser propositivo y escuchar a la gente.

–¿Qué ofrece Del Mazo Maza, a diferencia de la etapa que le tocó vivir a su padre o a su abuelo?

–Conozco desde niño para qué está hecho el servicio público, y lo veo como una vocación para servir a la gente que nos elige. Y así aspiro a gobernar el día de mañana: con vocación de servicio, resolviendo necesidades, para que la gente esté satisfecha y orgullosa del gobierno que tiene. Tanto mi padre como mi abuelo hicieron un trabajo muy importante, reconocido así por los mexiquenses. Ahora me toca a mí construir mi propia historia con trabajo, dedicación y conocimiento de mi estado. Para mí es un gran orgullo venir de una familia que sabe del servicio público. Yo también he construido una trayectoria para servir a la población.

–En el caso del PRI, lo han dicho así el dirigente nacional del partido y el presidente Enrique Peña Nieto, hay un reto grande, porque hay malestar e irritación social. ¿Cómo afronta este punto?

–Los distintos gobiernos, partidos y políticos en general tienen un desgaste grande; en todos los niveles la población ha tenido descontento con sus gobiernos, por lo que la tarea es reivindicar la política, poder recuperar la confianza del pueblo. Es un reto, sin duda, y la vía es trabajar para conseguirlo.

–El PRI también reconoce la afectación del caso Javier Duarte, ex gobernador de Veracruz, recientemente expulsado de este partido y hoy prófugo de la justicia. ¿Qué harán ustedes ante el tema de la corrupción?

–Es inadmisible que haya casos de corrupción; es intolerable que haya casos en el país en los distintos partidos políticos. Tenemos que dar a los ciudadanos un gobierno transparente, de rendición de cuentas.

–Si se comprueban las acusaciones contra Duarte, será un episodio muy grave, de grado extremo de corrupción. ¿Qué opina de ello?

–Son inadmisibles los casos de corrupción; deben resolverse conforme a la ley y (los responsables) enfrentar a la justicia, porque no se puede aceptar que lucren con los recursos de la gente. Tenemos que ser un gobierno en el que estemos rindiendo cuentas a la gente de cada peso que se utiliza o se invierte. Así estaremos gobernando el día de mañana, con transparencia y rendición de cuentas.

–¿Qué ofrece en materia social un especialista en finanzas?

–He trabajado en los tres niveles de gobierno y eso me permite tener la experiencia para afrontar los retos; en la parte económica, debemos tener la capacidad de atraer inversión al estado de México, especialmente con lo que está ocurriendo en Estados Unidos, para generar empleos. En la parte social, debemos atender las necesidades de alimentación, apoyo para las jefas de familia, principalmente.

–¿Por qué quiere ser gobernador de una de las entidades con más problemas del país?

–Quiero que haya justicia; que quienes hoy no tienen qué comer, lo tengan, que quienes no tienen la oportunidad de estudiar, trabajar y vivir seguros, puedan hacerlo. Quiero ayudar a quienes quieren vivir mejor.

–Eso suena a pretender un milagro…

–Suena a un reto mayor, pero se puede hacer, y yo sé cómo podemos lograrlo.