‘Galeano’: la hidra capitalista no permitirá ni Lulas ni Amlos
19 abril, 2018
En el nuevo aeropuerto, destino incierto de $560 millones
19 abril, 2018

Disputan bandas el ‘huachicol’ en Puebla

Organizaciones criminales dedicadas al robo de hidrocarburos en Puebla disputan una nueva ruta para la sustracción de combustibles perforando los ductos de Pemex. Foto: Afp

Dennis A. García

La mina del oro negro en el Triángulo Rojo quedó atrás. Organizaciones criminales dedicadas al robo de hidrocarburos en Puebla disputan una nueva ruta para la sustracción de combustibles perforando los ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

La nueva zona en la que ordeñanabarca 47 kilómetros, que empiezan en el municipio de Cuautlancingo y terminan en Tlahuapan, pasando por San Martín Texmelucan, Coronango y San Matías Tlalancaleca.

De acuerdo con informes de inteligencia a los que tuvo acceso La Jornada, el Triángulo Rojo –que comprende los municipios de Acajete, Tepeaca, Quecholac, Acatzingo, Tecamachalco y Palmar de Bravo– ya no es negocio para las organizaciones de Antonio Martínez, El Toñín(detenido) y Roberto de los Santos de Jesús, El Bukanas, desde que Pemex cerró el ducto que viene de Minatitlán y atraviesa dicha región.

Señalan que quien controla la ruta alterna es identificado como Óscar García Téllez, El Loco Téllez, cuyo centro de operación está en San Martín Texmelucan.

Mencionan que fue Téllez quien movilizó el pasado jueves a un grupo de pobladores para encarar y agredir a militares en la colonia Purísima, desde donde se presume que opera.

Sin embargo, los problemas que se tenían por el control del Triángulo Rojo ahora se trasladaron a los nuevos municipios que corren del centro de Puebla a la colindancia con el estado de México.

Otra de las operadoras que disputa la zona es Arely Pérez, La Negra,quien tiene mayor influencia en San Matías Tlalancaleca. No obstante, las bandas que operaban en el Triángulo Rojo comienzan a entrar a la nueva ruta.

Hasta finales del año pasado, La Negra tenía todo el control en San Martín Texmelucan y San Matías Tlalancaleca, tramo en el que su banda también se dedica a robar a automovilistas en la carretera.

En seguimiento al problema que se vive en la entidad, mencionan que hasta finales de 2017 el litro de huachicol se vendía en 10 pesos en la Central de Abasto y otros puntos, como vulcanizadoras. Sin embargo, ante los operativos para inhibir las perforaciones en los ductos, el precio en el mercado negro aumentó a entre 12 y 14 pesos.

El Toñín fue identificado por las autoridades como el responsable del ataque a militares el 3 de mayo del año pasado en Palmarito, donde los integrantes de las fuerzas armadas respondieron y dispararon, de acuerdo con el video difundido en esa ocasión. Aunque ya fue detenido, su organización sigue operando.

Mientras El Bukanas, que utiliza armas de grueso calibre, como AR-15 y AK-47, equipo táctico militar, tenía su centro de operación en La Encrucijada, municipio de Palmar de Bravo.

La ficha con que cuentan las autoridades refiere que Roberto de los Santos es originario de Veracruz, donde fue policía en cuatro municipios y luego formó parte de Los Zetas. Lo señalan como una persona violenta y con habilidad para el manejo de armas.

Dejó Veracruz y llegó a Puebla para dedicarse al robo de hidrocarburos, para lo que empezó a reclutar a integrantes de bandas locales y llevó a gente de su estado natal, con lo que conformó su grupo, que también se dedica al secuestro, robo a transporte de carga y extorsión.

Pemex ahora transporta el combustible en tráiler o en tren para abastecer la zona, a Ciudad de México lo trae desde San Martín Texmelucan por el ducto. Reportes oficiales detallan que por el robo de combustible las pérdidas ascienden a 30 mil millones de pesos anuales.

JSL
JSL