campaña
Estallan acusaciones de robo de información en campaña demócrata
19 diciembre, 2015
Pemex
Cofece rechaza la concentración entre Ienova y Pemex
19 diciembre, 2015

Editorial / Invasiones violentas: precedente peligroso

No se repetirán agresiones como en la Condesa, asegura Mancera
El miércoles 16 por la noche, un grupo de 30 hombres, algunos de los cuales portaban armas, irrumpió en un edificio residencial en la calle Ámsterdam de la colonia Hipódromo Condesa, con el propósito de desalojar a los habitantes y tomar posesión del inmueble. De acuerdo con los vecinos, en el momento de los hechos una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal (SSPDF) se encontraba afuera del edificio, pero los uniformados se limitaron a observar el operativo violento hasta que llegaron al lugar otras unidades de la policía.

En reacción a estos hechos, la SSPDF informó mediante un boletín de prensa que se trató de un robo a casa-habitación, versión rechazada por varios vecinos, quienes afirman que la intención de los atacantes era sacarlos del lugar con violencia y el mayor daño posible.

Este grave caso de violencia tiene como antecedente inmediato el intento de desalojo de un predio de la avenida Álvaro Obregón en la colonia Roma Norte, contigua a la Hipódromo Condesa. Según los inquilinos, este ataque fue realizado por policías del estado de México, mientras los vecinos señalan que los residentes del predio atacado tienen vínculos con la ex diputada del PRI Alejandra Barrios Richard.

Si no bastara con estos hechos, el diputado de Morena en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal Alfonso Suárez del Real, sostiene que en la calle de Orizaba un grupo violento efectuó la toma de un inmueble que ahora usa como cuartel. De acuerdo con el legislador, la situación plantea el riesgo de una confrontación por el control del narcomenudeo en la zona, e incluso es posible que el grupo que atacó a los inquilinos de Ámsterdam 25 haya salido de ahí.

Estos hechos, que por su cercanía temporal no pueden ser vistos como casos aislados ni atribuidos a móviles que les resten gravedad, se suman al enrarecido clima de inseguridad que progresivamente se ha instalado en la ciudad de México, de manera significativa en el transcurso del presente sexenio. Cabe recordar crímenes como la desaparición ocurrida el 26 de mayo de 2013 de 13 jóvenes en el bar Heaven de la Zona Rosa y su posterior asesinato, así como el homicidio de cinco personas en la colonia Narvarte –entre ellas el fotoperiodista Rubén Espinosa–, que ponen en entredicho el empeño de la administración actual para simular una normalidad en materia de seguridad y pleno estado de derecho en la capital del país.

Es urgente que las autoridades de los tres niveles de gobierno tomen cartas en el asunto para dar cabal cumplimiento a su deber primordial, que es garantizar la seguridad de los ciudadanos de todo el país.