Advirtieron a ‘El Chapo’ sobre el riesgo de ir a Los Mochis
10 enero, 2016
Así cayó 'El Chapo'
En EU confían en la pronta extradición de ‘El Chapo’
10 enero, 2016

‘El Chapo’ está aislado; será cambiado de celda con frecuencia

Presentación de Joaquín 'El Chapo' Guzmán, en el hangar de la PGR, el viernes pasado. Foto Yazmín Ortega Cortés

Por Gustavo Castillo García

En el Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 1, El Altiplano, ubicado en el municipio de Almoloya de Juárez, estado de México, Joaquín El Chapo Guzmán Loera se encuentra confinado en una estancia que forma parte de un área de 20 celdas, todas ellas vacías para que no tenga con quien comunicarse.

El líder del cártel de Sinaloa está en una celda remozada, a la cual se le construyó un piso de 40 centímetros de grosor con concreto reforzado y malla de acero; ahí se adoptaron nuevas medidas de seguridad. El capo sólo podrá disfrutar de una hora de sol al día, y el resto del tiempo permanecerá encerrado.

Para evitar cualquier intento de fuga, en El Altiplano –penal del cual se evadió el capo el 11 de julio del año pasado– se multiplicó el personal de custodia y se creó un nuevo cerco perimetral, en el que participan elementos de la Policía Federal y el Ejército.

Asimismo, para impedir que familiares o abogados se conviertan en sus correos, las autoridades llevarán a cabo labores de inteligencia penitenciaria que no afecten sus derechos, pero al mismo tiempo evitarán que se ponga en riego nuevamente su permanencia en esa prisión, según revelaron funcionarios que participan en el gabinete de seguridad nacional.

Las fuentes consultadas señalaron que el túnel por el que escapó el año pasado ya se encuentra inhabilitado, y aunque no ha sido cerrado completamente, “ya no es posible que alguien ingrese o escape por ese pasadizo. El área donde estaba ha sido modificada.

El Chapo “ya no estará allí; se le irá transfiriendo a diversas zonas del penal; en cada ocasión estará aislado. No podrá conversar con ningún otro interno, como ocurría antes de su evasión. En el área en la que se encuentra ahora no hay nadie. Los custodios que le vigilan de manera permanente no tienen contacto con él.

Cuando salga al patio de su estancia, un pequeño espacio donde podrá ver el cielo y tomar el sol, estará acompañado por dos custodios que tienen la encomienda de no hablar con él, y siempre bajo monitoreo, señalaron.

Asimismo, revelaron que las obras en la zona de celdas donde fue recluido fueron modificadas y reforzadas. Se incluyó la modificación y el reforzamiento desde la parte estructural, es decir, se le instaló un nuevo piso de concreto, se colocaron nuevas cámaras de vigilancia y se dispusieron nuevas medidas de observación.

Desde septiembre de 2015, tras la salida de Monte Alejandro Rubido García de la Comisión Nacional de Seguridad, el nuevo titular, Renato Sales Heredia, ordenó la rehabilitación de los sistemas de vigilancia en los Ceferesos, particularmente en El Altiplano. Ahí se repararon todas las alarmas y sensores de movimiento, y se transformaron más de 60 estancias para reos de alta peligrosidad, una de las cuales es donde está ahora Guzmán Loera, mencionaron los entrevistados.