“Justicia para Ayotzinapa”, claman durante asamblea de AMLO
27 octubre, 2014
Dilma
Dinero: Sexenio de dos años
27 octubre, 2014

El caso Iguala, mancha atroz en la vida política y social del país

Nacional

Enrique Méndez y Alonso Urrutia

A un mes de la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, la asamblea informativa del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) demandó la aparición con vida de los jóvenes y pasó lista llamando a cada uno por su nombre. Después de mencionarlos y recordar las esperanzas de los normalistas, los asistentes exclamaron, en la concentración en el Zócalo de la ciudad de México: “¡regrésenlos!”
La escritora Elena Poniatowska definió: “ El caso Iguala es una mancha atroz en la vida política y oficial del país, ya de por sí hundida en el lodo.
“Hoy domingo, 26 de octubre, a un mes de la ausencia de los 43 muchachos desaparecidos de la normal por la policía municipal de Iguala, reclamamos aquí, en el centro del país, en la capital de México, su presencia. Y pedimos a cielo abierto y en voz alta: regrésenlos”, pidió.
Poniatowska, quien no terminó su discurso y sufrió un desvanecimiento, consideró que el país vive una catástrofe nacional. Jesusa Rodríguez leyó el último tramo del texto preparado por Poniatowska, en el que manifestó: “México se desangra. La comunidad internacional está escandalizada y considera que México es ahora el país sin guerra más peligroso para los jóvenes. Jóvenes mutilados, sin cuerpo, asesinados. En el mundo resuena la indignación.”
Antes leyó cada uno de los nombres de los 43 normalistas desaparecidos e hizo una breve semblanza para recordarlos y pedir que los regresen.
Señaló que su desaparición constituye un crimen de lesa humanidad. “Los estudiantes fueron cazados, sometidos a la tortura hasta la muerte, la desaparición forzada y a ejecuciones forzadas”. Ahora, cuestionó, los culpables quieren librarse de su responsabilidad, acusándolos y criminalizarlos al querer ligarlos a los cárteles de Iguala y Chilpancingo.
“No se vale desviar la investigación de los hechos y deslizar, en conferencias de prensa, que se trata de un enfrentamiento entre cárteles. Tampoco se vale implicar a los muchachos con grupos guerrilleros”, abundó.
Poniatowska describió cómo la normal de Ayotzinapa se encuentra en la pobreza y cómo es la única alternativa de educación superior de jóvenes campesinos que eligieron ser maestros rurales.
Relató cómo uno de ellos tomó leche por primera vez cuando llegó a la escuela, que se encuentra en la miseria y el abandono: “Así como la leche, son muchos los alimentos que desconocen. Sus camisetas, sus mochilas, sus suetercitos recargados en los muros de sus cuartos vacíos, sus utensilios de plástico, todas sus prendas son prendas de pobre.”
Antes de la asamblea, Jesusa Rodríguez hizo un repaso de los crímenes que se han cometido desde la guerra sucia de las décadas de los 60 y 70 del siglo pasado, hasta la desaparición forzada de los normalistas.
También Rosario Ibarra de Pieda recordó la desaparición de su hijo Jesús: “Cada vez que escuchamos lo que sucede con las desapariciones forzadas, uno vive lo mismo desde hace mucho tiempo. Porque el pueblo no olvida. Es mentira que olvida”, expresó.
Dijo que si bien se han documentado desapariciones como las de los normalistas, otras han ocurrido que son anónimas. Señaló que, desde mayo de 2007, 34 petroleros de la refinería de Cadereyta, Nuevo León, fueron secuestrados y ninguno de ellos ha sido encontrado. Consideró que la sociedad debe realizar un amplio listado de todas las desapariciones dolorosas que han ocurrido en el país, y comentó que en el propio Movimiento Regeneración Nacional hay personas desaparecidas.
Ejemplificó que desde agosto 13 desapareció Aldo González Muñoz, en Santa María del Tule, Oaxaca.