Malala
Celebra Malala sus 18 años con apertura de escuela para niñas en Líbano
12 Julio, 2015
peyote
Dos jóvenes fueron detenidos con cabezas de peyote
12 Julio, 2015

‘El Chapo’ vuelve a ser el criminal más buscado a escala mundial

Chapo

Por Alfredo Méndez

México, DF. El legendario narcotraficante Joaquín Archivaldo Guzmán El Chapo nació el 4 de abril de 1957 en el poblado de La Tuna, municipio de Badiraguato, Sinaloa. Durante cuatro años consecutivos ocupó la lista de los hombres más millonarios publicada por la revista Forbes, ya que, según la publicación, su fortuna llegó a los mil millones de dólares.

En los años 80 emigró de Sinaloa a Jalisco, donde operaba bajo el mando de Miguel Angel Félix Gallardo, el último capo que detentó el control de todos los territorios del país para el trasiego de drogas.

Una vez que Félix Gallardo fue capturado en 1989 en Jalisco, Guzmán Loera fue partícipe de la disputa por la herencia de su patrón y desde 1991 se alió con su compadre Héctor El Güero Palma Salazar y enfrentó a los Arellano Félix.

El perfil psicológico que elaboró el gobierno federal sobre Guzmán destaca que criminológicamente es un delincuente profesional, con capacidad criminal alta, adaptabilidad social media-alta, un índice de estado peligroso alto, y una conducta antisocial con “marcados rasgos egocéntricos y narcisistas”.

La rivalidad de El Chapo con los Arellano también legendaria. El propio Guzmán Loera ha declarado que se enemistó con los Arellano porque en 1991 mandaron matar a su compadre Armando López El Rayo, por lo que en la primera mitad de los 90 la dedicó a una guerra abierta contra ellos.

Un año después, cuando caminaba por la avenida Mariano Otero en Guadalajara, El Chapo eludió un atentado de los Arellano, quienes en noviembre de 1992 fueron, a su vez, víctimas de un ataque en la discoteca Christine de Puerto Vallarta, el cual se atribuyó a Guzmán.

Antes de que la Armada de México lo capturara en la madrugada del 22 de febrero de 2014 en Mazatlán, Sinaloa, El ChapoGuzmán ya había sido detenido en dos ocasiones y en ambas había logrado darse a la fuga.

En 1991 fue detenido en la ciudad de México. Su inmediata liberación le costó la cárcel, dos años después, al ex jefe de la policía capitalina, Santiago Tapia Aceves, y al ex comandante Fulvio Jiménez Turegano, quienes lo dejaron ir.

El 23 de mayo de 1993 los Arellano decidieron ejecutar al sinaloense en el Aeropuerto de Guadalajara, pero el comando encabezado por un gatillero apodado El Güero Jaibo, se equivocó de Grand Marquis, y asesinó al cardenal Juan Jesús Posadas. Se inició entonces una era de magnicidios en México y se desató una veloz cacería sobre Guzmán Loera.

El 9 de junio de 1993 finalmente fue detenido en Guatemala y entregado a la PGR, autoridad que lo recluyó en el penal federal del Altiplano, en Almoloya de Juárez, estado de México.

El 22 de noviembre de 1995 fue trasladado al Penal de Puente Grande, Jalisco, tras ganar un amparo para su reubicación en un lugar cerca de su familia.

Lo increible pasó el 19 de enero de 2001. El Chapo logró escapar del penal de Puente Grande después de bloquear el sistema de video y salir oculto en un carro de lavandería.

Aquella ocasión el sinaloense utilizó una amplia red de sobornos e inventó la “leyenda del kilo de oro” para salir por la aduana de vehículos en un carrito de ropa sucia.

Como una escena de una película de Hollywood, El Chapo inventó y difundió una leyenda asegurando que en los talleres del penal había un viejo maestro que quería sacar del penal un kilo de oro.

A un custodio de apellido Leal le contó la “leyenda del kilo de oro” y le dijo que el viejo maestro sólo confiaba en el empleado de mantenimiento del penal Francisco Camberos Rivera, El Chito, para sacar la mercancía por la aduana de vehículos, donde no hay detector de metales.

El 19 de enero de 2001, el reo Jaime Valencia Fontes, asistente de El Chapo, ordenó que el comandante Miguel Angel Godínez, a quien ya tenía comprado, pusiera al custodio Leal en la aduana.

Fue así que a las 20:40 horas de ese 19 de enero, El Chito llegó a la aduana y le dijo a Leal: “Aquí llevo el oro del maestro”, y lo dejaron salir sin revisión, con todo y el carrito de ropa sucia donde iba El Chapo.

Desde entonces, el capo estaba a salto de mata. Estados Unidos ofreció 5 millones de dólares por su captura y  Méxco 30 millones de pesos.

Durante las dos administraciones de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, El Chapo no pudo ser recapturado. Todo lo contrario: el capo extendió sus dominios, aumentó su riqueza  e incluso entró en guerra y acabó con sus antiguos aliados.

Desde 2008, irrumpió en Ciudad Juárez para disputar la plaza con Vicente Carrillo Fuentes El Viceroy, a quien después de cuatro años desplazó en el mando del puerto fronterizo. El mismo año entró en guerra con sus primos políticos los hermanos Beltrán Leyva, con quienes se distanció cuando a principios de ese año el Ejército Mexicano capturó en Culiacán a Alfredo Beltrán Leyva El Mochomo, detención que sus hermanos consideraron como una traición de El Chapo, porque supuestamente éste lo entregó ante las autoridades.

Desde el inicio del sexenio del priísta Enrique Peña Nieto, su gabinete de seguridad lo rastreó día y noche. El gobierno federal sólo esperaba que el capo cometiera un error.

El día tan esperado llegó en el mes de febrero de 2014. La Armada de México ya lo tenía ubicado y fue el 22 de ese mes, una madrugada en Mazatlán, que lo capturó en un departamento en Mazatlán, Sinaloa, cuando dormía en compañía de su actual esposa, dos de sus hijas y un guardaespaldas.

Hoy El Chapo vuelve a encabezar la lista del criminal más buscado a escala mundial.