centro de las artes
Se manifiestan trabajadores del Ceart
19 agosto, 2015
CFE
En octubre, convocatoria para la primera subasta eléctrica, anuncian
19 agosto, 2015

El Senado aprobó reformas que marcan “un antes y un después”

Andrea Becerril y Víctor Ballinas

Al presentar su informe de labores luego de un año al frente del Senado, el perredista Miguel Barbosa señaló que ejerció la presidencia de esa cámara en un periodo complejo, marcado por la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, en el que se dio respuesta a demandas sociales y se aprobaron reformas en materia de transparencia y combate a la corrupción, que marcaron un antes y un después en la vida pública del país.

El senador Barbosa tuvo gran poder de convocatoria; su informe congregó –en la antigua sede de Xicoténcatl, recién remozada– a los secretarios de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y de Hacienda, y Luis Videgaray Caso; al canciller José Antonio Meade; al gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, así como al presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Luis María Aguilar; los titulares de los órganos autónomos, gobernadores, al jefe de Gobierno del Distrito federal, Miguel Ángel Mancera, y a los dirigentes de PRI y PRD, coordinadores y legisladores de la mayoría de las fuerzas políticas.

En el patio de la casona colonial que data de 1626, a la que le quitaron toneladas de cemento y metal que le añadieron en 30 años, Barbosa informó que en los próximos días (el 2l), y después de múltiples aclaraciones, recibirá en su totalidad el edificio de Reforma e Insurgentes y se formalizará el finiquito del fideicomiso que financió la construcción y equipamiento de la cuestionada sede.

Barbosa recalcó que el Senado está comprometido con la rendición de cuentas y por ello se concluyó el acuerdo de reorganización administrativa para cumplir con las obligaciones generales que la nueva Ley de Transparencia le impone.

Hubo aplausos y reconocimientos para Barbosa cuando expuso que para él, hombre de izquierda, fue un honor presidir el Senado, convencido del papel institucional que implica, de la colaboración y coordinación entre poderes públicos, del respeto y la cortesía en las relaciones personales y políticas.

Agregó: hay costos y hay desgaste que se debe asumir en política, pero nunca renuncias a los principios y las convicciones propias del partido al que pertenecemos.

El coordinador de los senadores del PRI, Emilio Gamboa Patrón, sostuvo que Barbosa condujo al Senado con sentido de responsabilidad e imparcialidad. Ha sabido mantener una relación respetuosa con todos los legisladores y con todos los poderes, con el presidente Peña Nieto, a quien acompañó en dos visitas de Estado. Se va con la conciencia tranquila, con el deber cumplido, recalcó.