La Virgen nos ampare
25 noviembre, 2015
Ego gallardista
25 noviembre, 2015

En desigualdad educativa, 25% de niños

violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,

Laura Poy Solano

En México, 25 por ciento de los niños que cursan primaria enfrentan condiciones de desigualdad educativa. Es decir, cerca de dos de los siete millones de alumnos matriculados en este nivel acuden a las escuelas más pobres del país –en su mayoría planteles indígenas, comunitarios y multigrado– en condiciones precarias y de menor bienestar y oportunidad de aprendizaje, revela la Evaluación de Condiciones Básicas para la Enseñanza y el Aprendizaje (ECEA), elaborada por el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).
Al dar a conocer los primeros resultados de la ECEA –que se aplicará cada cuatro años a una muestra nacional representativa–, Sylvia Schmelkes, presidenta del organismo, enfatizó que también se detectó que entre 8 y 17 por ciento de los estudiantes de cuarto, quinto y sexto grados de primaria reportaron haber recibido alguna agresión física o sicológica, mientras 5.1 por ciento de los niños hablantes de lengua indígena han sido regañados o castigados por comunicarse en su idioma, cifra que se eleva a 15.8 por ciento en el caso de las primarias indígenas multigrado.
Destacó que a 8.1 por ciento de los alumnos se les ha sancionado dejándolos sin comer, sin tomar agua, sin ir al baño o encerrados, mientras que 11.6 por ciento de los menores reportó que algún maestro les ha dado un pellizco, coscorrón, jalón de oreja, nalgada u otro golpe.
Ante la situación de desigualdad que impide tener un ‘‘piso mínimo para cumplir con el derecho a la educación’’, señaló que a las escuelas con mayores carencias ‘‘no sólo no se les provee de mayores apoyos para subsanar las desventajas sociales, sino que ni siquiera se les da lo mismo que a otras ubicadas en mejores contextos sociales. Si no hay piso común, mucho menos se compensa por las desigualdades en el entorno’’.
Por ello, afirmó que una de las medidas necesarias es la revisión del gasto educativo y sus esquemas de distribución. ‘‘Tenemos un esquema de distribución de recursos que no es equitativo. No asegura la igualdad’’. Destacó que las carencias en la operación de las escuelas públicas son resultado de una ‘‘desatención sistemática de varios años, producto de políticas educativas que no han atendido con pertinencia las desigualdades sociales y la diversidad sociocultural del país. En esto tienen responsabilidad tanto las autoridades educativas federales como locales’’.
De acuerdo con los primeros resultados de la evaluación, aplicada en 31 estados –a excepción de Oaxaca–, en la que participaron 58 mil 587 estudiantes de cuarto a sexto grados de mil 425 escuelas, se detectó que en 17 por ciento de las primarias se carece de baños para uso exclusivo de los alumnos, cifra que alcanza 54.7 por ciento para las escuelas comunitarias y 43.6 para las indígenas multigrado.
En cuanto a la convivencia escolar, se identificó que 85.1 por ciento de los alumnos de cuarto a sexto de primaria consideran que existe un muy alto clima de respeto, confianza y seguridad entre estudiantes.
En contraste, 17 por ciento dijo que se le ha impedido entrar al plantel por llegar tarde, no traer el uniforme o por su arreglo personal. A otro 10.9 por ciento se le impidió presentar exámenes porque sus padres no pagaron la cuota escolar. A 11.1 lo sacaron del salón por no traer la tarea o el material; 9.9 dijo que lo han suspendido un día o más como castigo, y a 10.1 por ciento no lo dejaron participar en festivales, ceremonias o concursos como medida de sanción.
Raquel Ahuja, directora general de Evaluación de la Oferta Educativa, indicó que el INEE también analiza el número de normas para regular la convivencia que se aplican en la escuela, y que indicó ‘‘suman 9 mil; eso es muestra de cómo la escuela está tratando de enfrentar los nuevos retos de convivencia’’.
Los directores de los planteles detectaron que en 25.9 por ciento de las escuelas los alumnos enfrentan cinco o más riesgos, entre ellos, cristales estrellados, instalaciones eléctricas e hidrosanitarias en mal estado, así como escaleras, barandales, techos, muros y pisos con algún tipo de daño y mobiliario amontonado en el plantel. Por subsistema, se estima que 37.2 por ciento de las escuelas primarias generales, ubicadas en zonas urbanas, enfrentan estas condiciones.
En cuanto a la distribución del material de apoyo educativo, el INEE detectó que sólo 68.1 por ciento de los profesores cuenta al inicio del ciclo escolar con el programa de estudios vigente. El acceso oportuno a los libros de texto gratuito es otro de los retos, reconoció Schmelkes, pues 23.9 por ciento de las escuelas accede a ellos cuando ya se inició el curso escolar, mientras 2 por ciento no habían recibido estos materiales tres meses después del arranque del año lectivo.

JSL
JSL