Un “dios asesino”, en número memorial del ataque a ‘Charlie Hebdo’
3 enero, 2016
Real Madrid apenas pudo empatar 2-2 a Valencia
3 enero, 2016

En la misa dominical de la Catedral, oran por la visita del Papa a México

El papa Francisco, durante las celebraciones de Año Nuevo, en la Basílica de Santa María la Mayor. Foto Reuters

Por César Arellano García

México, DF. Durante la primera misa dominical de 2016 que se realiza en la Catedral Metropolitana oraron por los niños de todo el mundo para que “el señor los preserve de todo el mal, explotación y abusos. También se oró para que los pobres, abandonados, enfermos y por todos los que sienten solos”, sean auxiliados por la sociedad mexicana.

Julián López Amozurrutia, canónigo teólogo encargado de ofrecer la homilía en ausencia del cardenal Norberto Rivera, también pidió orar por el Papa Francisco, quien visitará México el próximo mes, y los clérigos del país para que “la manifestación del señor nos sirva de guía permanente.

Por su parte, la Conferencia del Episcopado Mexicano (Cem) señaló que este año será muy especial para muchos mexicanos, ya que en el mes de febrero tendrán la dicha de recibir al Papa Francisco, como Misionero de misericordia y paz.

Informó que el 13 de febrero próximo el papa Francisco visitara el Santuario del Tepeyac para celebrar su primera misa en México, y poner en manos de la Virgen el Jubileo de la Misericordia, como él mismo lo expresó el pasado 12 de diciembre: “A ella le pedimos que este año jubilar sea una siembra de amor misericordioso en el corazón de las personas, las familias y las naciones. Que nos siga repitiendo: ‘No tengas miedo, ¿Acaso no estoy yo aquí que soy tu Madre? Madre de misericordia’”.

Poco antes de las 17 horas, tras saludar a los fieles en el atrio y en la Plaza Mariana, arribará a la antigua Basílica. Luego se dirigirá en procesión a la nueva Basílica donde presidirá la misa que será concelebrada por varios obispos y sacerdotes, y en la que participarán fieles de toda la República Mexicana.

“Un momento muy significativo tendrá lugar cuando el Papa ofrezca a la Guadalupana una corona. Al término de la celebración, el Santo Padre visitará el “camarín” donde se guarda la venerada imagen de la Virgen de Guadalupe, y permanecerá en oración por un rato.

El trayecto desde su residencia en la Nunciatura Apostólica a la Basílica y el retorno se realizará en Papamóvil, por lo que muchas personas tendrán la oportunidad de ver al papa Francisco y recibir su bendición durante los 32 kilómetros que recorrerá (16 de ida y 16 de vuelta).