SLP, sede del torneo de futbol amateur más grande del mundo
13 noviembre, 2014
Astillero, Pacto por México
Astillero: ¿Hacia dónde?
13 noviembre, 2014

En protesta por Ayotzinapa, estudiantes apagan la antorcha de los JCC

Protesta por Ayotzinapa

Estudiantes de la Universidad Veracruzana protestaron por Ayotzinapa durante el recorrido de la antorcha de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Con gritos de ¡no queremos juegos, queremos justicia!, estudiantes de la Universidad Veracruzana (UV) lanzaron agua a los deportistas hasta alcanzar la flama y apagar la antorcha de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Indignados por el anuncio de la presunta muerte de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, estudiantes de la Universidad Veracruzana (UV), abandonaron los planteles educativos para salir a gritar a los deportistas que cargaban la antorcha, a sólo dos días del inicio de los Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Pese a la solicitud de la rectora de la UV, Sara Ladrón de Guevara de que no se manifestaran por el caso de Ayotzinapa, estudiantes abandonaron los planteles educativos para hacer patente su indignación.

En las afuera de la facultad de Biología los estudiantes exigieron justicia por los desaparecidos de Ayotzinapa y lanzaron consignas contra la celebración de la justa deportiva. ¡No queremos juegos, queremos justicia!, gritaban enardecidos.

¡”No queremos juegos, queremos justicia”!, volvían a gritar una y otra vez  los estudiantes y lanzaron agua con cientos de botellas de agua en sus manos. Los corredores que portaban la antorcha no lograron evitarlo y también fueron mojados.

De la misma forma, quemaron y rayaron playeras oficiales de la justa deportiva, no sin antes decir a los deportistas que “esto no es contra ustedes“.

Previo a la llegada al estadio Heriberto Jara, con agua que rociaron los manifestantes fue apagado el fuego Centroamericano, lo que motivó que metros más adelante sacaran una antorcha de repuesto para continuar el trayecto hasta el estrado donde se colocó un pebetero.

En ese momento también otro grupo de estudiantes subió al templete para prolongar sus manifestaciones, aunque luego de media hora permitieron que el atleta Rafael Ochoa López encendiera nuevamente la llama de los Juegos Centroamericanos.

Pese a los fuertes dispositivos de seguridad que las autoridades dispusieron al paso de los contingentes deportivos, la indignación de los estudiantes logró hacerse pública y se espera que así se mantengan todos los días de las justas deportivas.

La molestia es contra el Estado mexicano y las autoridades estatales que no han logrado atender las demandas de los estudiantes y sí gastaron millonaria suma en la organización de estos juegos.