papa
Papa Francisco: “error trágico” la legalización de bodas gay
27 septiembre, 2015
Presentan la Crónica de un crimen de Estado
27 septiembre, 2015

Enviarán a la Universidad de Innsbruck más restos tomados del basurero de Cocula

Cocula

Habitantes de Atenco se sumaron a la marcha para conmemorar un año de la tragedia en IgualaFoto Jesús Villaseca

Por Gustavo Castillo García

El próximo mes la Procuraduría General de la República (PGR) enviará a la Universidad de Innsbruck, en Austria, nuevas muestras de restos óseos para que sean analizados, con la intención de que se identifique a más normalistas que pudieron haber sido incinerados en el basurero de Cocula.

Los especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) trabajarán de manera coordinada con los peritos de la PGR y seleccionarán las muestras que serán enviadas a la universidad austriaca.

Esta vez los peritos nacionales y argentinos analizarán y determinarán de común acuerdo cuáles restos, de entre más de 63 mil fragmentos recuperados en la zona del basurero y el río de Cocula, serán sometidos a análisis genéticos.

En días pasados la procuradora Arely Gómez González instruyó al personal de Servicios Periciales para que integre un equipo de trabajo conformado por médicos, antropólogos y genetistas, a los que se sumarán miembros del EAAF y del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, para que uno a uno sean revisados y evaluados nuevamente los más de 63 mil fragmentos óseos.

De acuerdo con información proporcionada por funcionarios de la PGR, estas piezas óseas serán sometidas a las mismas pruebas que los fragmentos que permitieron identificar a Alexander Mora Venancio, en diciembre de 2014.

Actualmente los peritos de la Universidad de Innsbruck continúan trabajando en la identificación de la procedencia biológica de otros 16 restos óseos que habían preservado material genético sin degradar.

Posterior a la prueba de ADN nuclear, se realizó un segundo análisis de ADN mitocondrial, del cual no se obtuvo elemento que permitiera la identificación de un perfil genético, por ello fue necesaria la utilización de otras técnicas de investigación que llevaron meses de trabajo en el laboratorio, pero que permitieron identificar a Jhosivani Guerrero de la Cruz.