Bartlett
Necesario, que a ministros de la SCJN los elija el pueblo: Bartlett
4 octubre, 2015
pobreza rezago social
Avanza acción de Oxfam para pedir al Congreso medidas contra la desigualdad
4 octubre, 2015

Error de Aureoles, querer desarmarnos; nos dejará indefensos: Hipólito Mora

Mora

Por la corrupción en el estado estamos como en un pozo profundo, asevera Hipólito MoraFoto Sanjuana Martínez

Mora

Por la corrupción en el estado estamos como en un pozo profundo, asevera Hipólito MoraFoto Sanjuana Martínez

Sanjuana Martínez

Luego de nueve meses del asesinato, aún impune, de su hijo, el líder de autodefensas de La Ruana, Hipólito Mora, señala que Michoacán está peor que antes y advierte al nuevo gobierno de ese estado que no se desarmarán mientras no les brinden seguridad.

Después de la toma de posesión del nuevo gobernador, el perredista Silvano Aureoles, quien sentenció que encarcelará a todos los civiles armados, Hipólito Mora anuncia la permanencia de las autodefensas en Michoacán, a pesar de la amenaza de prisión.

Silvano Aureoles quiere empezar al revés. Ahorita no hay condiciones para el desarme; hay muchísimo peligro. Todos los días hay muertos en Michoacán. Primero que se preocupe por darnos seguridad. Nosotros con gusto los dejamos que hagan su trabajo, y todos felices, dice en entrevista con La Jornada, luego de asistir a la toma de posesión del gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez, El Bronco.

Antes de desarmar a las personas, a los civiles armados como las autodefensas o la Fuerza Rural, primero su deber como gobernador es darnos seguridad. Una vez que cumpla con su trabajo, entonces sí tiene el derecho de desarmarnos. Mientras no tengamos la seguridad que se necesita, sería un error de Silvano Aureoles desarmarnos porque nos va a dejar indefensos ante los delincuentes.

Usa su sombrero de siempre, pantalón y camisa de mezclilla. Mora está sentado y contesta algunas llamadas antes de continuar: “Ahorita estamos, me atrevo a decir, peor que antes. Hay muchos asesinatos, muchos amigos de El Chayo y de La Tuta. Ahora andan haciéndose pasar por autodefensas, algunos hasta por Fuerza Rural, y lo peor de todo es que están vinculados con el gobierno. Eso es lo más triste: platican con el gobierno y no se les ve ninguna intención de detenerlos”.

Hipólito Mora considera que en lugar del desarme, la urgencia de Silvano Aureoles es liberar a los más de 380 autodefensas aún presos, entre ellos los líderes José Manuel Mireles y Cemeí Verdía: Silvano lo que debe hacer para demostrarnos que es un buen gobernante y que va a trabajar honestamente es dejar en libertad a todos los autodefensas presos. Ellos no tienen por qué estar encarcelados; ellos cumplieron con su derecho de defenderse.

Añade: “Hay 380 autodefensas en la cárcel; es injusto. El único responsable de que hayan surgido las autodefensas en Michoacán fue el gobierno, al darle luz verde a la delincuencia; se unieron con ellos, recibían maletas de dinero. Nosotros, lo único que hicimos fue tomar las armas para defendernos. Los responsables son los gobiernos, entonces, ¿por qué no detener a todas esas personas que estuvieron dentro del gobierno?

Se muestra preocupado y a la vez indignado por la situación del doctor Mireles: Él no merece estar en la cárcel. El doctor tiene mucho trabajo afuera. Conozco la falta que le está haciendo a mucha gente que cree en él. Ojalá pronto esté fuera.

–¿Por qué cree que sigue preso?

–Porque el gobierno le tiene miedo. El gobierno sabe que el doctor tiene muchos seguidores y lo ve como amenaza. No lo quiere liberar, a pesar de que no tienen evidencias para tenerlo preso. Es un preso político. He estado preso y sé lo que se siente. Uno extraña a su familia, viene la depresión.

–¿Usted cree que Alfredo Castillo sigue operando en Michoacán?

–Sí, sigue dando órdenes. No entiendo. Tal vez por los intereses.

Asesinato impune

Hipólito Mora ha vivido estos últimos nueve meses con el dolor inmenso de la pérdida de su hijo, asesinado el 16 de diciembre del año pasado en un enfrentamiento con Luis Antonio Torres, El Americano; crimen que, según dice, sigue impune porque no se ha detenido a sus asesinos.

“Es algo que me tiene muy molesto; me motiva para gritarle al gobierno lo que es. Los asesinos de mi hijo y de las otras cuatro personas que perdimos allí están todos libres; se pasean por donde quieren, pasan retenes del Ejército y la Policía Federal en caravanas fuertemente armados sin ningún uniforme de la policía y no hay quien los detenga.

–¿Usted los tiene identificados?

–Claro, no nada más yo, sino todo el pueblo, toda la región. Son El Americano y su gente, los mismos que se entregaron cuando lo hicimos nosotros; la gente de El Americano y otros que no se entregaron por arreglos con el gobierno, que no se presentaron a declarar. Nos atacaron como 300 personas y se presentaron solamente unos cuantos, máximo 20, y nosotros nos entregamos 28.

Añade: Fue muy injusto. El gobierno es asesino, delincuente, insensible, a pesar de que son padres de familia. Los miembros del gobierno sólo piensan en sus hijos, pero no en los hijos del pueblo; no piensan en lo que sufrimos los padres cuando nos quitan un hijo. Eso no los conmueve. Tener un gobierno como el que tenemos es una desgracia para un país.

Hipólito Mora ha estado en contacto con los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa, con quienes se siente identificado por su dolor, y participó como orador en el Zócalo al cumplirse un año de la desaparición forzada de los estudiantes.

“La gente sabe quién soy; siempre me he ido por la misma línea. He sido el más golpeado, el más lastimado por delincuentes como por el mismo gobierno, y creo que por eso tengo el respeto de la gente. Yo nunca tomé las armas por interés de una plaza, como los delincuentes; tampoco por ser famoso o tener poder. Yo solamente lo hice porque me dolía ver que Los caballeros templariosno dejaban trabajar a la gente y que los gobiernos de entonces los protegían: caravanas de 80 o 100 camionetas de gente armada por donde quiera en Michoacán, y los gobernantes ciegos, sordos y mudos. Muertes a cada rato, personas desaparecidas, y nos desesperamos.

Por eso convoqué a esa reunión para levantarnos. La gente me siguió y a pesar de todo lo que he pasado, créanme que sigo adelante y voy a seguir adelante. No voy a decepcionar a la gente que me ha seguido. Hay veces que me ataca mucho la depresión, la tristeza…

Se emociona al recordar a su hijo: Él era mi brazo derecho; un hombre muy serio, muy tranquilo, muy reservado, sin ningún vicio, y trato de mantenerme un poco atrás de la raya para superar un poquito el dolor de mi pérdida. Por eso duro callado.

Pero aclara: “Tengo mucho coraje; deseos de seguir adelante, de seguir alzando la voz por la gente que no se atreve a hacerlo, y mientras tenga vida voy a seguir luchando, pidiéndole al gobierno que detenga a los delincuentes que nos atacaron. Tienen que detenerlos. ¡Exijo justicia! No es posible que haya habido 11 muertos en un enfrentamiento y no haya un solo detenido.

En el nombre de mi hijo estoy dispuesto a dar mi vida. Yo con gusto hubiera dado mi vida, pero que él siguiera vivo; lo juro ante Dios. Y en nombre de mi hijo voy a seguir luchando; quiero que se siga sintiendo orgulloso de mí, como me lo dijo tantas veces. No le voy a fallar a mi hijo, tampoco a las demás personas que han muerto en la lucha; no le voy a fallar a tanta gente que cree en mí en todo México.

Ya no sé cuántos cárteles hay

Según el líder de autodefensas de La Ruana, el escenario generalizado de violencia persiste en Michoacán, donde el cártel Jalisco Nueva generación se ha ido apoderando de territorios: “Siendo sincero, yo ya no sé ni quién cabrones está dentro de Michoacán; creo que es un montón de cárteles. Ya no se sabe quién es quién. Andan todos peleando las plazas. Ya son muchos grupos, no sabemos quiénes son viagras, templarios, Jalisco Nueva generación, Sinaloa… lo que sí sabemos es que está muy peligroso. Hay mucha gente armada y delincuentes, y se están peleando entre ellos. Siguen las extorsiones, los asesinatos, el cobro de piso… todo igual o peor”.

–¿Y cuál es la solución?

–La solución es terminar con la corrupción que hay dentro del gobierno. Mientras haya eso no tenemos salida; estamos como si nos hubieran aventado a un pozo muy profundo, sin una escalera o un cable para salir en Michoacán.

–¿Qué va a pasar con las autodefensas?

–Ojalá el gobierno no estuviera coludido con los delincuentes para no tener nosotros que seguir peleando. Ya hemos sufrido mucho, pero desgraciadamente el gobierno no quiere desvincularse de los delincuentes, por eso muchas personas traemos las armas dispuestos a pelear, a seguir adelante. Es triste que el gobierno nos deje un trabajo que no nos corresponde, y a pesar de todo se molesta porque nos defendemos, y nos mete a la cárcel o nos manda asesinar.

–¿Y no tiene miedo de que lo encarcelen o lo asesinen, sobre todo ahora que volvió el procurador José Martín Godoy?

–Él me ha encarcelado injustamente dos veces, mientras ha liberado a algunos delincuentes, algunos asesinos, como es el caso de El Americano y su gente, pero miedo no tengo; tampoco tengo miedo de que me asesinen. Sé que lo pueden hacer; sé que lo han intentado y que van a seguir haciéndolo. Cualquier día me arman un caso para volver a meterme a la cárcel, porque les estorbo”.