violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
El Cepillo, presunto jefe de sicarios del grupo criminal Guerreros Unidos
29 enero, 2015
violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
‘‘Irresponsable y preocupante’’ el cierre del caso, dicen HRW y AI
29 enero, 2015

Estudios de la UNAM sobre los 43 serán ‘‘confidenciales’’

violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,

Gustavo Castillo y Emir Olivares

Una de las pruebas ‘‘científicas’’ de que el asesinato de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa ocurrió en el basurero de Cocula, Guerrero, y que la Procuraduría General de la República (PGR) asegura haber obtenido por dos estudios del Instituto de Biología (IB) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), no está disponible.
En la máxima casa de estudios se dijo que no se puede dar a conocer debido a un ‘‘acuerdo de confidencialidad’’, mientras que la PGR informó que los nombres de los peritos que participaron en las investigaciones tampoco se revelarán.
Funcionarios de la dependencia encabezada por Jesús Murillo Karam señalaron que los peritajes realizados se han incluido en las consignaciones de los expedientes y la identidad de los especialistas de la UNAM que los elaboraron se encuentra clasificada y sólo podrá ser del conocimiento de los jueces. Los peritajes podrían ser dados a conocer en los próximos días, indicaron colaboradores del procurador.
En la UNAM, en tanto, se informó que no se pueden dar los nombres de los investigadores del Instituto de Biología que participaron en los dos estudios de la zona donde, de acuerdo con la versión oficial, habrían sido asesinados e incinerados los normalistas. Se agregó que todos los detalles de los reportes los dará a conocer la PGR.
Los análisis de los universitarios incluyen un dictamen biológico que, de acuerdo con el procurador, indica que las plantas de la barranca del basurero de Cocula fueron afectadas por la fuente de calor (la hoguera) donde habrían sido incinerados los jóvenes de la normal. El reporte señala que la flora registra un crecimiento posterior al incendio, ‘‘de 30 días de antigüedad al momento de ser realizado, con correspondencia a la fecha’’ de la incineración.
También hay un dictamen entomológico respecto de larvas de dípteras, ‘‘que fueron recolectadas en el lugar, mediante el cual se determinó la fecha del incendio, coincidiendo con la de los acontecimientos’’.

JSL
JSL