reforma energética
México SA: EPN: discurso repetitivo
6 enero, 2015
Seguridad y migración, temas prioritarios para los presidentes de México y EU
6 enero, 2015

Exigen en EU que Peña esclarezca los casos Tlatlaya y Ayotzinapa

David Brooks y Rosa Elvira Vargas

El presidente Enrique Peña Nieto arribó anoche a la base aérea Andrews, en Washington, para iniciar una visita oficial a Estados Unidos, en la que sostendrá una reunión con su homólogo estadunidense, Barack Obama. A su llegada, fue recibido por Eduardo Medina Mora, embajador de México en ese país, y el embajador Peter Selfridge, jefe de protocolo de Estados Unidos ■ Foto Presidencia

Nueva York y Washington. La Casa Blanca califica la visita de trabajo del presidente Enrique Peña Nieto con su homólogo Barack Obama este martes de oportunidad para profundizar la cooperación en diversos rubros en la relación bilateral, pero organizaciones nacionales y activistas en varias partes de este país instan al gobierno estadunidense a enfocar el diálogo sobre lo que llaman “crisis de derechos humanos” en México.
Altos funcionarios del gobierno de Obama comentaron este lunes que el objetivo de la reunión es “revisar las áreas en las que cooperamos” en esta “relación extraordinaria”. Mencionaron los “cambios dramáticos” en el sector energético, la integración económica y el comercio, la migración (señalan que son mexicanos dos tercios de los beneficiarios potenciales de la acción ejecutiva de Obama para diferir la deportación de indocumentados que cumplen ciertos requisitos), la capacitación de la fuerza laboral, la educación, el desarrollo fronterizo y la seguridad.
Los funcionarios se vieron obligados a responder preguntas de periodistas sobre la situación de los derechos humanos y el caso de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, entre otros asuntos citados por organizaciones de derechos humanos.
Uno de los altos funcionarios reiteró que el gobierno de Obama, como ha hecho desde que se conocieron las desapariciones, expresa sus “simpatías” con los familiares de los normalistas y “mantenemos una firme creencia en que los responsables deben ser presentados ante la justicia mediante una investigación a fondo y transparente”.
Subrayó que el gobierno mexicano ha avanzado en este asunto al detener a varios implicados en el ataque. Indicó que el tema de la “seguridad ciudadana” en general y la cooperación en este rubro será abordado en la reunión bilateral.
Otro tema que abordarán los presidentes, afirmó, será el cambio de la relación de Estados Unidos con Cuba y cómo se puede trabajar de manera conjunta “para alentar el cambio positivo” en la isla en los ámbitos políticos, sociales y económicos.
Se plantea promover oportunidades a esa población para alejarse de una “economía centralizada”, así como para que Cuba cumpla con normas internacionales y de la democracia, y que en ese esfuerzo México será socio clave.

Acelerado deterioro de garantías
A su vez, varias agrupaciones preparan otra clase de bienvenida a Peña Nieto, desde solicitudes al gobierno estadunidense para exigir compromisos de sus contrapartes mexicanas de esclarecer los acontecimientos relacionados con los normalistas desaparecidos y el caso Tlatlaya hasta evaluar e incluso suspender la asistencia estadunidense a la llamada guerra contra las drogas.
La central obrera nacional AFL-CIO envío este lunes una carta a Obama en la cual afirma que tanto ella como el movimiento sindical mundial “están profundamente preocupados por el acelerado deterioro de los derechos humanos y laborales en México, crisis que afecta directamente a trabajadores en ambos países”.
La misiva, firmada por el presidente de la central, Richard Trumka, insta a Obama a enfocarse en esos casos. Subraya que el ataque a los normalistas no es un asunto aislado en una crisis marcada por graves problemas de “corrupción, abuso e impunidad oficial”, todo lo cual también se expresa en las relaciones laborales.
Agrupaciones de activistas han convocado a actos de protesta en Washington, frente a la Casa Blanca, y en otras ciudades este martes contra la reunión de los mandatarios. Denuncian que las políticas de cooperación en materia de seguridad han llevado a serios abusos en México, como los casos Ayotzinapa y Tlatlaya.
La demanda común es poner fin a programas de la Iniciativa Mérida y otras hasta que se esclarezca y se haga justicia en lo que consideran una de las “peores crisis de derechos humanos en América”. Entre las agrupaciones están Mexicanos sin Fronteras, Mexicanos Unidos, el Observatorio de la Escuela de las Américas, #USTired2 y el Centro de Paz de Washington.
En Los Ángeles, integrantes de la Coalición Latinoamericana por Aytozinapa y de la Coordinadora Independiente entregaron este lunes cartas a las oficinas de las dos senadoras federales de California, Dianne Feinstein y Barbara Boxer, expresando su preocupación por la “grave ola de violencia” en México y las violaciones a los derechos humanos en el país, incluso contra familiares de los firmantes.
Solicitan que ambas legisladoras programen audiencias públicas sobre el asunto, y que analicen suspender la asistencia estadunidense a “fuerzas extranjeras violadoras de derechos humanos, como consideramos en el caso del gobierno de Enrique Peña Nieto”.
La visita de Peña Nieto se realiza justo el primer día de sesiones del nuevo Congreso y la inauguración del dominio de sus dos cámaras por el Partido Republicano; por tanto, ese será el enfoque principal de los medios y la clase política.

JSL
JSL