FUP
Realizará FUP acciones necesarias para impedir incremento al transporte urbano: Rivera Morales
9 diciembre, 2015
hernández Villafuerte
Administración soledense conforma el Comité de Salud
9 diciembre, 2015

Faltan pruebas para descartar incendio en Cocula: Betanzos

betanzo

Por Dpa

México, DF.  Las fotos satelitales disponibles son insuficientes para descartar, como lo hizo un grupo de expertos, la hipótesis de que hubo una quema de cuerpos hace un año en el basurero de Colula para hacer desaparecer a los 43 estudiantes normalistas, dijo hoy un alto funcionario a cargo de las investigaciones.

“No es este solo elemento el que está puesto a la valoración del Ministerio Público y de ahí planteamos la necesidad de que se haga un análisis integral de todos los aspectos que están relacionados con este hecho”, dijo el subprocurador de Derechos Humanos de la fiscalía general, Eber Betanzos.

El lunes, el llamado Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), designado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para coadyuvar en las investigaciones, afirmó que, según las fotos, no hubo un incendio en el basurero de Cocula la noche del 26 al 27 de septiembre de 2014.

De acuerdo con el testimonios de varios detenidos, los estudiantes fueron asesinados e incinerados en ese sitio por el grupo criminal Guerreros unidos, en alianza con policías municipales, por causas que siguen sin estar claras.

La quema de los cuerpos fue sostenida durante un año por la Procuraduría General de la República como la “verdad histórica” de lo ocurrido, a partir de sus peritajes y los testimonios.

Sin embargo, según los expertos las fotos y registros satelitales que forman parte del expediente permiten establecer que no hubo un incendio en el basurero, además de que esa noche llovió.

Betanzos afirmó que es muy pronto para llegar a conclusiones. La fiscalía ha pedido el apoyo de la NASA para contar con otras imágenes, además de que se hará un nuevo “estudio de fuego” en el basurero.

“Esta investigación está abierta en todas sus líneas, una es la del basurero”, señaló, y es necesario “agotar una serie de elementos de carácter pericial para poder arribar a una conclusión”.

Los 43 jóvenes estudiaban en la escuela normal rural “Raúl Isidro Burgos” de la localidad de Ayotzinapa, Guerrero.

La noche de su desaparición habían estado secuestrando autobuses de transporte público para movilizarse a una manifestación y se enfrentaron con policías en la ciudad de Iguala, una localidad vecina a Cocula y situada 200 kilómetros al sur de la capital.

Hubo seis muertos, entre ellos tres estudiantes, y los policías supuestamente entregaron 43 jóvenes a los Guerreros unidos.

El martes próximo habrá una reunión entre el secretario de Gobernación y padres de los estudiantes, junto con el grupo de expertos, para dar seguimiento a las investigaciones.