Astillero, Pacto por México
Astillero: Rococó en el panteón
15 diciembre, 2014
Ortega: lo ocurrido en Chilpancingo fue provocado por un grupo de manifestantes
15 diciembre, 2014

Federales y la Ceteg y estudiantes se enfrentan en Guerrero; 22 heridos

Sergio Ocampo Arista Corresponsal

El saldo de los tres enfrentamientos ocurridos ayer en Chilpancingo, Guerrero, fue de 19 lesionados ■ Foto Xinhua

Chilpancingo, Gro. Veintidós personas heridas –14 de ellas maestros, padres y alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa y de la Universidad Nacional Autónoma de México, y ocho elementos de la Policía Federal (PF)– dejaron tres enfrentamientos luego que los agentes arremetieron a golpes, pedradas y con gases lacrimógenos contra un grupo de estudiantes que hacían los preparativos para el concierto de rock Festival una luz en la oscuridad, en el punto conocido como El Caballito.
Las refriegas ocurrieron entre las 4 y 7 horas de ayer. Las primeras dos fueron entre federales y alumnos y padres de familia; en la tercera participaron alrededor de 250 miembros de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg), quienes llegaron en apoyo a estos últimos.
Más tarde, en protesta por las agresiones, contingentes de la Ceteg incendiaron tres camionetas y dañaron otros cuatro vehículos, incluida una ambulancia de la PF. Además retuvieron a tres federales, a quienes trasladaron a la Normal Rural de Ayotzinapa y antes del mediodía los entregaron en la cárcel municipal de Tixtla.
Vidulfo Rosales Sierra, abogado del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, ofreció una conferencia de prensa afuera de la sede de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Guerrero para dar su versión de lo que sucedió.
Relató que desde las 2 de la madrugada una comitiva de unos 15 o 20 estudiantes se trasladó a la estatua de Nicolás Bravo (punto conocido como El Caballito), al norte de Chilpancingo, para instalar el escenario donde a las 11 de la mañana tendría lugar un concierto de rock como parte de las actividades culturales para exigir la presentación con vida de los normalistas desaparecidos. Cerca de las 5 de la mañana, agregó, “arribó un grupo de policías en estado de ebriedad, quienes bajo los efectos de alguna droga empezaron a agredir a los compañeros”.
En ese momento, subrayó, se produjo un primer enfrentamiento “y ahí se dieron los primeros heridos”. Indicó que hubo un momento en que los estudiantes intentaron dialogar con los uniformados, pero no fue posible; “al contrario, llegaron más policías y se suscitó una segunda agresión y más tarde hubo una tercera”.
Indicó que hay 14 lesionados, entre profesores, padres, normalistas, estudiantes de la UNAM y dos reporteros.
Precisó que Ernesto Cruz Flores, alumno de la UNAM, sufrió fractura en la mandíbula; el padre de familia Lambertino Cruz Antonio, contusión en el cráneo; otro padre, Mario González Contreras, fractura de tobillo. El estudiante de la UNAM y uno de los padres están en el Hospital General de Chilpancingo, y el resto de alumnos lesionados fueron atendidos en la unidad médica de la Normal de Ayotzinapa.
Otros lesionados son Carlos Alberto Torres, reportero independiente; Alejandrino González, corresponsal de Ap, y el normalista Rubén Bahena. Los tres, junto con dos policías, fueron embestidos por una camioneta conducida, dijeron, por un sujeto armado.
“Es un acto de brutalidad policiaca con el claro propósito de acallar las voces de los padres de familia”, aseveró Rosales Sierra.
Omar García, dirigente de la Normal de Ayotzinapa, relató que a pesar de que les dijeron a los federales que “éramos normalistas, y que estábamos preparando el concierto, nos dijeron: ‘Ni madres, nosotros les vamos a dar en su madre’. Empezaron a lanzar gases lacrimógenos, y no respetaron siquiera a los padres de familia, y eso es indignante”.
Salvador Zúñiga, dirigente de la Ceteg, narró que ellos se encontraban en el plantón que mantienen desde el 8 de octubre, cuando recibieron una llamada de que federales estaban golpeando a los estudiantes, y “unos 250 maestros nos trasladamos al lugar.
“Cuando llegamos se propuso a los uniformados que se replegaran y permitieran a los jóvenes continuar con los preparativos, y en respuesta lanzaron golpes, patadas, y pedradas.
“Nos detuvieron a dos, y nos tiraron al piso, y nos empezaron a golpear, por órdenes del comandante Espartaco, quien tenía aliento alcohólico. Nos amenazaron de muerte, nos robaron las carteras, los celulares”, apuntó.
Horas después, en protesta por las agresiones de la PF, contingentes de estudiantes y de la Ceteg volcaron y prendieron fuego a dos camionetas, frente al Instituto Universitario de Ciencias Policiales.
Cerca de las 14 horas quemaron otra camioneta en El Caballito, donde se tenía programado efectuar el concierto de rock, que finalmente se realizó por la tarde en Tixtla. Quebraron vidrios y poncharon llantas a otras cuatro camionetas. Afuera de la clínica del Issste apedrearon una ambulancia de la PF.
Normalistas y padres de los 42 desaparecidos condenaron los hechos, que calificaron de “acto intimidatorio” del gobierno federal.
En la ciudad de México, Rafael López Catarino, padre del alumno ausente Julio César López, y Omar Pérez, normalista de Ayotzinapa, responsabilizaron a la PF de la “agresión”.
Con información de José A. Román

La corporación presenta denuncia de hechos ante la Procuraduría General de la República

Alfredo Méndez y Gustavo Castillo

La Policía Federal (PF) presentó ayer una denuncia de hechos ante la Procuraduría General de la República (PGR) contra quienes resulten responsables por la tentativa del delito de privación ilegal de la libertad y lesiones de ocho de sus elementos que resultaron heridos por integrantes de la Coordinadora Estatal de los Trabajadores de la Educación de Guerrero (Ceteg) en la ciudad de Chilpancingo, informaron fuentes ministeriales.
Uno de los ocho agentes federales fue trasladado al Distrito Federal vía aérea para que se le practicara una intervención quirúrgica en el cráneo por las heridas recibidas, mientras otros cinco agentes son atendidos en un hospital de aquella localidad.
La PF no reportó el nombre ni el hospital donde recibirá atención médica el elemento con lesiones en el cráneo.
Se prevé que este lunes el gobierno federal dé a conocer el estado de salud de los otros cinco elementos que se reportan graves.
Por la mañana de ayer, maestros y normalistas se enfrentaron con policías federales, luego de que acusaron agresiones cuando ponían vallas para un concierto de rock en Chilpancingo.
Según la Policía Federal, se realizaron tres enfrentamientos en los que se reportaron ocho agentes heridos.
Abogados de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) presentaron la denuncia de hechos, de la que tomó conocimiento la delegación de la PGR en Guerrero, informaron funcionarios federales.

Agentes atropellados

Los funcionarios consultados informaron que durante la madrugada los policías localizaron a uno de sus compañeros que horas antes había sido retenido por integrantes de la Ceteg, pero cuando se les informó que otros dos agentes se encontraban privados de su libertad en las inmediaciones de la avenida Insurgentes, en Chilpancingo, acudieron al lugar para tratar de rescatarlos. Ya en el sitio, los integrantes de la Ceteg atropellaron con un vehículo en marcha a cinco federales, que aún permanecen hospitalizados.
La versión de la PF contradice las declaraciones de varios padres de los estudiantes de la normal de Ayotzinapa, quienes aseguraron que alrededor de las 4 de la mañana policías federales desalojaron a unos 60 normalistas que se habían trasladado al lugar llamado El Caballito, donde a partir de las 11 de la mañana de hoy se llevaría a cabo un concierto de rock, encabezado por la banda de ska Panteón Rococó.
Durante la madrugada, en la preparación del concierto de rock –que terminó siendo pospuesto–, habrían llegado al lugar policías federales en tres ocasiones, en las cuales agredieron a normalistas y a otras personas ahí presentes.
Los afectados aseguraron que el presidente Enrique Peña Nieto “es un traidor, porque en lugar de mandar a los policías federales a buscar a sus hijos, manda granaderos a que los golpeen”, expuso en conferencia de prensa Rafael López Catarino, padre del estudiante desaparecido Julio César López.

JSL
JSL