pobreza
En pobreza, uno de cada cuatro niños mexicanos: OCDE
14 octubre, 2015
Yunes
Investiga la PGR a Yunes y su familia por enriquecimiento ilícito
14 octubre, 2015

Hay desconfianza de la sociedad en la Corte, acepta Sánchez Cordero

Sánchez

En entrevista con La Jornada, la ministra Olga Sánchez Cordero, quien deja la Suprema Corte de Justicia de la Nación el próximo 30 de noviembre, lamenta la falta de confianza de los ciudadanos en los tres poderes de la Unión y en las acciones de gobiernoFoto Carlos Ramos Mamahua

Por Jesús Aranda

La nueva integración de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) debe incluir a dos mujeres, no importa si son de carrera judicial o no: me gustaría que tuvieran perfiles progresistas, protectoras de derechos humanos, que juzgaran con perspectiva de género, sostiene la ministra Olga Sánchez Cordero, quien espera que el Senado elija a los dos nuevos integrantes del máximo tribunal con base en su perfil profesional, con voto libre y mayoritario, y que los legisladores no voten en bloque por aquéllos que sienten empatía con su partido.

Sobre la idea de algunos ministros de que en el pleno debe haber más integrantes con carrera judicial que externos, responde que la Constitución dicepreferentemente, lo que no quiere decir obligatorio, subraya.

En entrevista con La Jornada, Sánchez Cordero, quien junto con Juan N. Silva Meza deja su cargo el próximo 30 de noviembre, después de 21 años, lamenta la falta de confianza de la ciudadanía en los tres poderes de la Unión y en las acciones de gobierno.

Recuerda que cuando la Corte determinó que hubo violaciones graves a los derechos humanos en el caso Aguas Blancas, fue porque el entonces gobernador de Guerrero (Rubén Figueroa Alcocer) no informó con veracidad ni transparencia sobre la matanza. Actualmente –responde a pregunta expresa– está en curso la investigación sobre la desaparición de 43 normalistas, y espero que la autoridad actúe de forma transparente y conforme a los lineamientos que fijó la Corte sobre el derecho a la verdad y acceso a la información.

Sin embargo, reconoce que no hay confianza de la sociedad en la Corte ni en las instituciones de procuración e impartición de justicia, lo cual es un poco frustrante después de 21 años en el máximo tribunal.

Respecto a la elección de los próximos ministros, señala que hay mujeresmuy brillantes, con carrera judicial, en la academia y la investigación jurídica. En lo que pareciera un mensaje para el Presidente de la República –encargado de enviar la terna al Senado para que elija a los ministros con dos terceras partes de la votación–, señala: Si se quiere buscar, se busca.

–¿Pero qué pasa cuando dos partidos en el Senado suman las dos terceras partes?

Foto

En entrevista con La Jornada, la ministra Olga Sánchez Cordero, quien deja la Suprema Corte de Justicia de la Nación el próximo 30 de noviembre, lamenta la falta de confianza de los ciudadanos en los tres poderes de la Unión y en las acciones de gobiernoFoto Carlos Ramos Mamahua

–Ese es el tema: ojalá contaran los méritos y el perfil de la persona, que se votara por el perfil de los candidatos, no por empatía con los partidos o su tendencia conservadora, liberal, progresista, de izquierda o derecha.

Responde a las críticas hechas por algunos sectores a la primera sala por liberar a la francesa Florence Cassez, acusada de secuestro en el contexto de un montaje hecho por la policía federal en contubernio con una televisora.

–¿Quieres mi opinión? Sólo la Corte lo pudo haber hecho, porque la Corte construyó y reconstruyó toda una teoría de debido proceso penal en este caso; porque dio contenido a la reforma constitucional de 2008 en materia de presunción de inocencia e inmediata disposición ante el Ministerio Público, de asistencia consular, de debido proceso. Sólo la Corte pudo haber construido este precedente.

Los jueces lo resolvieron de forma tradicional, porque lo hicieron de la forma en que estaban acostumbrados a construir sus sentencias.

–¿Y habrán aprendido?

–No todo lo que hubiéramos querido; me voy de la Corte después de 21 años y todavía hay jueces que no han evolucionado, que siguen estancados en: es que así se hizo siempre, y así se van a quedar hasta que se retiren.

Sobre las críticas por la conducta de jueces y funcionarios judiciales, señala:tenemos el gran problema de que jueces, de ser una persona humilde en su trato, sencilla, accesible, de repente se convierte en otro ser humano: prepotente, arrogante, inaccesible… qué pena. Somos 45 mil personas en el Poder Judicial Federal. Yo esperaría que la gente fuera diferente, sencilla; que estuviera para servir, no para que le sirvan; que no hubiera acoso laboral y sexual, que no fueran prepotentes…

Sánchez Cordero concluye la entrevista –realizada en su oficina, en la que prácticamente ya no tiene objetos personales– satisfecha de haber contribuido a consolidar a la Corte como un tribunal constitucional y de haber dejado en la primera sala un legado de criterios sobre debido proceso, interés superior del niño, juzgar con perspectiva de género y patria potestad, entre otros, con la esperanza de que en un futuro los jueces y magistrados los lleven a la práctica en la justicia cotidiana.