Tamaulipas y Texas cotejan osamentas de migrantes mexicanos
23 mayo, 2017
Realizará el IMSS jornada de vasectomías en Valles y la capital
23 mayo, 2017

Investigan a alcalde y policías de Bolaños, Jalisco, por asesinato de 2 huicholes

Juan Carlos G. Partida, corresponsal de La Jornada

Guadalajara, Jal. El alcalde de Bolaños, Juan Carlos Rodríguez Mayorga, y varios policías incluido el comisario de ese municipio del norte de Jalisco están bajo investigación de la Fiscalía General de Jalisco (FGJ) tras el asesinato, el sábado pasado, de los hermanos wixaritari (huicholes) Agustín y Miguel Vázquez Torres en la comunidad indígena de Tuxpan de Bolaños.

El fiscal Eduardo Almaguer reveló que aunque el edil y un destacamento de uniformados municipales estaban ese sábado en Tuxpan con motivo de un “coleadero” y que incluso detuvieron a los integrantes del grupo armado que por la noche mató a los líderes indígenas, los funcionarios los dejaron en libertad a los pocos minutos lo que permitió que más tarde regresaran y ejecutaran el doble crimen.

“Tanto el presidente municipal como los policías se encontraban presentes cuando se dieron las agresiones y lejos de proporcionar la seguridad requerida, se retiraron del lugar y casi una hora después informaron de este suceso (a la FGJ)”, explicó.

Según las investigaciones realizadas hasta el momento por la dependencia de seguridad estatal, a las 12 horas del sábado Agustín tuvo un altercado con los presuntos agresores que no pasó a mayores y en la tarde, al filo de las 18 horas su hermano Miguel, al toparse de nuevo a dichos sujetos les reclamó, lo que generó un nuevo altercado e hizo que detuvieran a los cuatro ocupantes de la camioneta y al líder indígena quien hasta marzo pasado fungía como presidente del comisariado de bienes comunales.

”La policía detiene a Miguel Vázquez como a quienes lo agredían, trasladando a Miguel y desconociéndose hasta este momento a donde trasladaron a los otros cuatro, pero se sabe que fueron dejados en libertad. Estos mismos sujetos a las 20.30 horas agreden y asesina a Agustín y a las 21 horas agreden y ultiman a Miguel”.

Reveló que el domicilio o casa de seguridad de los agresores está ubicado en el mismo poblado de Tuxpan de Bolaños, desde donde aparentemente distribuían droga y controlaban la plaza, en cuyo interior encontraron ropa falsa tipo militar, un chaleco táctico, fornituras de armas y droga sintética en envoltorios con el logotipo del grupo criminal.

Calificó de grave omisión que pese a que las autoridades municipales estuvieron durante la doble agresión, la Fuerza Única Rural -dependiente de la FGJ- fuera informada hasta las 22.00 horas, sin tener antecedentes de que había un grupo armado en la zona ni de que había la festividad tradicional en el pueblo conocida como coleadero.

Las dos líneas de investigación que sigue la FGJ luego de dos días de estar realizando pesquisas van en el sentido de la siembra de amapola como base para producir heroína que se exporta a Estados Unidos y la recuperación legal que los wixaritari han ido logrando paulatinamente de 10 mil hectáreas en el vecino municipio nayarita de Huajimic, con cuyos ganaderos han tenido frecuentes roces por la posesión de la tierra.

OMISIONES DE LA FISCALÍA

En marzo pasado el secretario de Bienes Comunales, Ubaldo Valdez, fue detenido por policías de Puente de Camotlán, Nayarit, cuando circulaba en un vehículo con su familia, bajo el pretexto de que el automotor era robado, lo que generó nuevas tensiones ante la evidente presión de las autoridades nayaritas contra la comunidad wixaritari.

Pero fue en enero, cuando los indígenas anunciaron que crearían una policía comunitaria para salvaguardar el territorio y apoyar la recuperación de tierras, que el gobierno estatal se interesó por lo que sucedía con los wixaritari y el propio fiscal Almaguer acudió al lugar para prometer una base policial estatal en la zona, la cual sigue sin ser construida o habilitada.

Almaguer negó que las dos advertencias sobre la inseguridad que priva en la región del norte de Jalisco hubieran sido desoídas y justificó que la base no esté en funciones a que todavía se realizan pláticas con los indígenas para tener el mejor lugar en donde establecerla.

Reiteró que no sólo hubo omisión de parte de las autoridades municipales de Bolaños, sino de otros municipios de la zona norte de Jalisco quienes no reportaron amenazas o la presencia de grupos criminales, pese a que de las investigaciones realizadas por la FGJ se ha establecido que no sólo tienen control de esa parte del territorio jalisciense sino de la parte sur de Zacatecas.

JSL
JSL