migrantes
Migrantes muertos en el mundo en 2015 suma tres mil 840: OIM
16 Septiembre, 2015
desfile
Suspenderán operaciones en AICM por desfile militar
16 Septiembre, 2015

La ceremonia de ‘El Grito’ se cumplió bajo una noche encapotada pero clemente

grito fuegos artificiales

Vista desde la Torre Latinoamericana. Foto Yazmín Ortega

Por Rosa Elvira Vargas

México, DF. En el aniversario 205 del inicio de la guerra de Independencia, el presidente Enrique Peña Nieto cumplió desde el balcón central de Palacio Nacional con la ceremonia del grito. En una noche encapotada pero clemente tañó la campana de Dolores y lanzó los “vivas a los héroes patrios.

El Zócalo se llenó con la concurrencia acostumbrada y masiva de estos tres años: miles de mexiquenses de los municipios conurbados con el Distrito Federal.

Fueron ellos sobre todo quienes ocuparon las primeras filas frente a Palacio Nacional para vitorear con el ánimo todavía en alto, pese a las largas horas de espera y de pie. Tampoco faltaron, claro, familias de esta capital, aunque para todos fue obligatorio someterse al rigor de los tres filtros de revisión instalados en las calles aledañas.

Nada pudo pasar que fuera eventualmente usado para agredir o pasarse de “chistosos”. Líquidos sí, pero en bolsas de plástico. Tampoco hubo vendimias de antojitos y si acaso los niños cargaban algunos globos en forma de lápices y otros, banderas mexicanas.

Pero al igual que la gente también centenares de guardias presidenciales, soldados, marinos, policías no disimulaban el cansancio, aunque a la “hora buena” el fervor se hizo presente.

A las 22:45, puntual concluyó el último grupo de cuantos amenizaron la larga verbena. La Arrolladora Banda Limón fue el plato fuerte en el Zócalo que hizo cantar y bailar a muchos. Antes de ellos habían estado también Belinda, Moderatto, el reguetonero colombiano J.Balvin, entre otros.

Como preámbulo a la salida al balcón central del presidente Peña, una banda de guerra tocó un prolongado toque militar. Al mismo tiempo el mandatario atravesaba con su esposa Angélica Rivera los salones de Palacio Nacional hasta llegar con los cadetes del Colegio del aire de quienes recibió la bandera nacional que segundo después ondearía ante la multitud.

Los invitados especiales privilegiados para ver la ceremonia y la pirotecnia desde los otros balcones del recinto siguieron puntuales el momento y más tarde sólo serían saludados por el mandatario, pues esta vez no hubo cena.

En menos de quince minutos, la ceremonia del grito había concluido. Entre el entusiasmo y los “viva México”. Se mostró una manta que cuestionaba al presidente Peña.