Macri
Justicia argentina pone fin a causa legal contra Macri
29 diciembre, 2015
Muere Lemmy Kilmister, líder de Motörhead
29 diciembre, 2015

La depresión en adultos mayores, anormal

Las pérdidas y duelos acumulados, las enfermedades y, sobre todo, el estar solos, son causa de depresión en los adultos mayores. Foto Yazmín Ortega Cortés

Por Ángeles Cruz Martínez

Las pérdidas y duelos acumulados a lo largo de la vida, las enfermedades, discapacidades y sobre todo, el estar solos, son causa de depresión en los adultos mayores. Es una enfermedad frecuente en este rango y no es normal en esta edad ni en ninguna otra, afirmó la especialista Carmen García Peña.

Refirió una investigación que detectó que sólo 25 por ciento de adultos mayores con depresión buscó ayuda profesional. De éstos, 80 por ciento obtuvieron algún tipo de apoyo, pero sólo 38 por ciento consiguieron la atención clínica apropiada.

García Peña formó parte durante varios años de la Unidad de Investigación Epidemiológica y en Servicios de Salud, en el área de envejecimiento del Instituto Mexicano del Seguro Social. Por su formación y experiencia participó de ponente en el foro Políticas públicas basadas en evidencia para enfrentar los desafíos del envejecimiento en América Latina y el Caribe, organizado por el Instituto Nacional de Geriatría y la Academia Nacional de Medicina.

Ahí la experta comentó que no existe información precisa sobre la prevalencia del padecimiento, pero ser mujer, tener una baja escolaridad y la pérdida de funcionalidad son factores de riesgo para desarrollar depresión. Entre los hombres, cuando ya no tienen un rol social, no son profesionistas, padres o esposos, lo único que les queda es ser pacientes de un médico.

La depresión es un problema grave que tiene un impacto negativo, incluso, para el control de otros padecimientos, porque a causa de la tristeza profunda los afectados dejan de tomar sus medicamentos, lo cual provoca complicaciones y un aumento en las internaciones.

Detalló que entre los adultos mayores con depresión, la utilización de servicios médicos es superior entre 15 y 35 por ciento respecto a las personas sin esta alteración emocional.

García Peña señaló que por falta de información existen barreras para la atención médica. Desde los facultativos, que desconocen el uso de medicamentos hasta, a veces, los que califican de normal la depresión en la vejez.

Lo anterior es mentira, señaló Ana Luisa Sosa, jefa del Laboratorio de Demencias del Instituto Nacional de Neurología y Neurocirugía Manuel Velasco Suárez. La depresión también es una enfermedad y se debe controlar porque representa además un factor de riesgo para otros males, como los infartos al miocardio y eventos cerebro-vasculares.

Factores bioquímicos, la causa

En entrevista por separado, la especialista comentó que con la depresión ocurren una serie de cambios bioquímicos que se conectan y favorecen otros males. Además, los adultos mayores tienen muchas causas para estar tristes, como los aspectos ya mencionados o la decisión, en la etapa de la juventud, de preocuparse más por el aspecto económico y dejar de lado a la familia y los amigos. A largo plazo esas decisiones tienen consecuencias.

Cuando envejecemos estamos solos y eso favorece la depresión. Tener amigos es un factor de protección. Las personas tenemos que reinventarnos: si estoy contento con lo que tengo y he hecho en mi existencia, voy a ser una persona optimista y con buena calidad de vida, apuntó.

García Peña también advirtió sobre la necesidad de mejorar la atención médica en casos de depresión. Más que atención especializada se necesita acercar esos servicios en las clínicas de primer contacto, apuntó.

 Las pérdidas y duelos acumulados, las enfermedades y, sobre todo, el estar solos, son causa de depresión en los adultos mayores. Foto Yazmín Ortega Cortés


Las pérdidas y duelos acumulados, las enfermedades y, sobre todo, el estar solos, son causa de depresión en los adultos mayores. Foto Yazmín Ortega Cortés