Canónigo teólogo lectoral pide orar por México por comicios
4 marzo, 2018
Tiempo funesto
5 marzo, 2018

La mujer enfrenta “ambientes adversos” que la violentan: Centro Católico Multimedial

Según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016 del INEGI, de las “46.5 millones de mujeres de 15 años y más que residen en el país, se estima que 30.7 millones de ellas (66.1 por ciento) han padecido al menos un incidente de violencia emocional, económica, física, sexual. Foto: José Carlo González

Carolina Gómez Mena 

Ciudad de México. En vísperas del Día Internacional de la Mujer, que se conmemora el próximo 8 de marzo, el Centro Católico Multimedial (CCM), lamentó que desde el hogar y hasta en la iglesia la mujer enfrente “ambientes adversos” que la violentan. Hizo referencia a la publicación del diario vaticano L’ Osservatore Romano, el cual en su suplemento mensual dedicado a las mujeres, hizo una “radiografía incómoda de la posible violencia laboral contra quienes son la fuerza principal de la Iglesia católica a nivel mundial”: las religiosas.

El CCM precisó que dicho medio develó que monjas con altos niveles de especialización teológica sirven al clero en condiciones de “falta a la justicia”, principalmente en labores domésticas con “bajísimos o nulos salarios”.

El CCM indicó en su editorial dominical que de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares 2016 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) de las “46.5 millones de mujeres de 15 años y más que residen en el país, se estima que 30.7 millones de ellas (66.1 por ciento) han padecido al menos un incidente de violencia emocional, económica, física, sexual o discriminación en los espacios escolar, laboral, comunitario, familiar o en su relación de pareja”.

Indica que “examinar la situación de las mujeres ayuda a tener en cuenta que aún falta mucho por hacer en elemental sentido de justicia”.

Añadió que aunque en México, “se han logrado avances importantes en cuanto al respeto de los derechos humanos de las mujeres, existen urgencias y condiciones muy lamentables que llaman la atención. “La violencia en nuestro país impacta de forma particular a sectores vulnerables entre los que se encuentran niñas y mujeres. Cifras alarmantes se han dado en torno a este problema cuando se percibe que, en una década, la violencia contra ellas asciende y tiene matices más inhumanos que reflejan la descomposición social”.

Señaló que “la violencia laboral impide las sanas condiciones para el desarrollo personal y económico” de este sector de la población, y es que la misma encuesta afirma que “de las mujeres que han trabajado, 27 de cada 100 ha experimentado algún acto violento, principalmente de tipo sexual y de discriminación por razones de género o por embarazo”.

El CCM critica la exigencia de “pruebas de embarazo” para lograr un empleo, pues “cerca del dos por ciento, en etapa económicamente activa, fueron despedidas o les fue negado un contrato por el hecho de estar esperando un hijo”.

En cuanto a la situación de las religiosas, precisó que según estadísticas eclesiales, en 2016 habían más de 682 mil, repartidas en los cinco continentes dedicadas a todo tipo de labores.

“El diario del Papa afirmaba la explotación generalizada de las monjas en la Iglesia católica con trabajos sin paga o sueldos muy bajos”.

El CCM aseveró que “la exigencia estriba en acabar estas conductas contra las mujeres en cualquier ambiente. La historia de la humanidad es, evidentemente, moldeada por el talante femenino al cual mucho debemos”.

Remarcó que “en el Día Internacional de la Mujer, no bastan palabras de agradecimiento hacia ellas.

Cualquier elogio podría palidecer ante la realidad de una sola mujer sometida y explotada especialmente en la Iglesia donde, pretendidamente, se mantiene este orgullo por su genio como evangelizadoras y, en la otra cara de la moneda, ‘están abrumadas por el peso de la vida y por el drama de la violencia, mujeres esclavas de la prepotencia de los poderosos’”, señaló el papa Francisco en el Ángelus del 15 de agosto de 2016.

JSL
JSL