obama
EU golpea al EI “más fuerte que nunca”: Obama
14 diciembre, 2015
desaparición robo calificado dos vehículos aliento alcohólico menores desaparecidos
Inicia ayuntamiento el operativo metropolitano “Va por tu seguridad”
14 diciembre, 2015

La prioridad es hacer de la UNAM un referente mundial: Ken Oyama

UNAM

Ken Oyama Nakagawa, nuevo titular de desarrollo institucional de la UNAM. Foto tomada de la página www.dgcs.unam.mx

Por Emir Olivares Alonso

En los próximos años, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) deberá ser un referente internacional. Para lograrlo, la presencia a escala global de la casa de estudios debe crecer, continuar mejorando la calidad educativa, seguir desarrollando investigación de alto nivel y fortalecer sus relaciones internacionales, consideró el nuevo secretario de desarrollo institucional de la universidad, Ken Oyama Nakagawa, cuya oficina se encargará de muchas de las estrategias para definir los lineamientos durante el rectorado de Enrique Graue Wiechers (2015-2019).

En entrevista con La Jornada, el funcionario refiere que el plan de desarrollo institucional para los próximos cuatro años en la UNAM se basará en el proyecto de trabajo que Graue Wiechers entregó a la Junta de Gobierno durante el proceso de designación en la rectoría. Aunque, a fin de escuchar a la comunidad, se realizará una consulta para incluir sus propuestas, temas y proyectos.

La idea fundamental será reforzar y mejorar las tres labores sustantivas de la universidad: docencia, investigación y difusión. Para ello, dice Oyama, un punto fundamental será la internacionalización, la consolidación del trabajo de la UNAM en el ámbito nacional y la autoevaluación, a fin de no ser autocomplacientes.

El plan de desarrollo institucional, en cuatro meses

–¿Cuándo se tendrá el plan de desarrollo institucional?

–El primer gran proyecto que tiene esta secretaría es, en colaboración con el grupo de trabajo del rector Graue, elaborar el plan de desarrollo institucional para el periodo 2015-2019. Los ejes rectores serán las propuestas del rector. Pero tengo el encargo de conjuntar las propuestas de los otros candidatos y las que hizo la comunidad durante el proceso de designación. Calculamos tenerlo listo en los próximos cuatro meses.

–¿Cuáles serán las prioridades?

–El gran reto es, por supuesto, la consolidación de los proyectos ya en marcha, pero a la vez la creación de nuevos. Consolidar significa revisar lo que ya está en operación, fortalecerlo y hacerlo crecer. Ser autocríticos y detener lo que no funciona bien, analizarlo y redirigirlo. Esa es una de las principales virtudes de la UNAM: tener la posibilidad de dar continuidad a proyectos. Hay pocas instituciones en el país que lo hacen; regularmente, cuando hay un cambio en las dirigencias, también se dan en los proyectos. En la UNAM no, eso la fortalece.

–¿Qué necesita hoy la UNAM?

–Algo fundamental es el mejoramiento de todos los procesos de enseñanza aprendizaje. Debemos tener mejor educación, jóvenes mejor preparados, que estemos a la vanguardia de todos los temas que hay en el mundo; necesitamos fortalecer todas estas cosas. De tal manera que los jóvenes que pasen por esta universidad puedan enfrentarse a un mundo muy dinámico, cambiante, cada vez más complicado y con muchos problemas. Que realmente tengan todas las herramientas para contribuir a resolver los problemas actuales.

–El rector reconfiguró la secretaría de desarrollo institucional. ¿En qué consiste esto?

–Las funciones se ampliaron. Nos tocará coordinar cuatro áreas (relaciones y asuntos internacionales, universidad abierta y educación a distancia, vinculación institucional y colecciones universitarias digitales) y tres direcciones generales (planeación, cómputo y tecnologías de información y comunicación y evaluación institucional). La intención es coordinar, organizar y concentrar mejor la información en diferentes aspectos de la UNAM. Por ejemplo, se creó la coordinación de relaciones y asuntos internacionales porque la casa de estudios está cada vez más vinculada con el extranjero, no sólo en investigación o cultura, sino también en la formación de jóvenes. Necesitamos más programas en licenciatura, porque en posgrado casi siempre se da, para que los muchachos puedan ir a formarse a otros países y a la vez que los extranjeros vengan a nuestros diferentes campus.

Otra cosa importante es la vinculación nacional. Tenemos presencia en todo el país, desde pequeñas unidades hasta campus completos. La intención es que la secretaría concentre en un sólo punto la información para generar políticas de desarrollo en los distintos estados. No se trata de crecer indiscriminadamente por todo el país, sino de consolidar y fortalecer lo que tenemos, pero además donde sea necesario y exista una oportunidad de desarrollo, lo vamos a hacer.

Oyama Nakagawa también hace énfasis en la oportunidad que el sistema de universidad abierta y a distancia tiene para ampliar la matrícula de universitarios; en que los procesos de actualización de los planes y programas de estudio en los bachilleratos deben darse con la participación de las comunidades, particularmente de los profesores, y en la necesidad de que la UNAM mejore su conectividad tecnológica.

–¿Dónde ve a la universidad en 10 años?

–La universidad se va a ubicar mejor. A escala nacional no hay ninguna duda, pero en el contexto internacional será un referente, no sólo por su tamaño, sino por sus proyectos. Todos los problemas globales de hoy se estudian y se enseñan en la UNAM, y los universitarios están proponiendo posibles soluciones.