SSPE emite recomendaciones para evitar el robo de vehículo
10 agosto, 2015
alemania
Alemania ganó 100 mil millones de euros por crisis griega
10 agosto, 2015

La Relatoría Especial condena un nuevo asesinato de un periodista en Brasil

relatoría especial

Washington, D.C. – La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condena el asesinato del periodista Gleydson Carvalho, ocurrido el 6 de agosto en la localidad de Camocim, estado de Ceará, al noreste de Brasil. La Relatoría Especial expresa su preocupación e insta a las autoridades brasileñas a actuar de manera pronta y oportuna para esclarecer los motivos del asesinato e identificar y sancionar a los responsables.

Este es el cuarto asesinato de un periodista en Brasil en lo que va del año, luego de los crímenes de Djalma Santos da Conceição en Bahía, Evany José Metzker en Minas Gerais y Gerardo Servián en Mato Grosso do Sul. Esta situación es de gran preocupación para la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión.

De acuerdo con la información disponible, Carvalho era el director general de Rádio Liberdade FM 90.3, tenía un programa en el que denunciaba corrupción política local y había recibido amenazas de muerte previamente. El jueves después del mediodía, mientras Carvalho estaba al aire, dos personas entraron al estudio, le dispararon en la cabeza y huyeron. Según reportes de prensa, la Policía Militar detuvo a dos presuntos cómplices del homicidio.

Para la Relatoría Especial es fundamental que el Estado esclarezca la causa de este crimen, identifique, procese y sancione a los responsables materiales e intelectuales, y adopte medidas de reparación justas para los familiares de la víctima. La Relatoría Especial insiste una vez más en la necesidad de crear cuerpos y protocolos especiales de investigación, así como asegurar la efectiva inclusión de quienes se encuentran amenazados por su actividad periodística en mecanismos de protección destinados a garantizar su integridad.

El principio 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la CIDH señala: “[e]l asesinato, secuestro, intimidación, amenaza a los comunicadores sociales, así como la destrucción material de los medios de comunicación, viola los derechos fundamentales de las personas y coarta severamente la libertad de expresión. Es deber de los Estados prevenir e investigar estos hechos, sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada”.

La Relatoría Especial para la Libertad de Expresión es una oficina creada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a fin de estimular la defensa hemisférica del derecho a la libertad de pensamiento y expresión, considerando su papel fundamental en la consolidación y el desarrollo del sistema democrático.