Ivanovic se retiró del tenis por cansancio físico y mental
31 diciembre, 2016
Cuba rompe récord con 4 millones de turistas extranjeros
31 diciembre, 2016

Las muertes de Prince y Bowie, inicio del fin de una era del rock

El último disco de Bowie, según los especialistas, es un "trabajo enigmático y difícil de digerir". Foto Fernando Aceves

Tania Sánchez Hernández

Aunque los lanzamientos de discos internacionales tuvieron más peso este año, algunos de los cuales fueron los últimos de sus creadores; en México hay una escena muy interesante de músicos de todos los géneros, coincidieron especialistas entrevistados por La Jornada, quienes distinguieron diversos álbumes, en inglés y en español, como los trabajos musicales relevantes publicados en estos 12 meses.

No obstante, “ya es muy difícil hablar de discos, porque ya mucha gente no lanza álbumes, sino sencillos, tracks, que es la nueva manera de comercializar la música”, enfatizó el periodista Arturo Flores, editor de la revista Playboy México y quien ha colaborado en publicaciones musicales. Con él coincidió Andrés Díaz, director del sitio digital sobre música Me Hace Ruido, quien subrayó que este año las listas de canciones son más importantes. Ahora ya no tienes que comprar todo el paquete (disco) para escuchar la canción que quieres, sino que ya escuchas lo que deseas.

Un dominante hip hop

Por otro lado, en cuanto a géneros, Díaz comentó que el hip hop está dominando muchísimo los materiales en inglés, hubo muchos lanzamientos internacionales que están moviendo esa vena para que a la gente le guste más y lo entienda mejor, entre ellos Blonde, de Frank Ocean; We Got It From Here, de A Tribe Called Quest; Untitled/Unmastered, de Kendrick Lamar, y Life Of Pablo, de Kanye West; aunque para Eduardo Chávez, encargado de prensa en eventos internacionales de la empresa promotora de espectáculos Ocesa, cada vez se va desdibujando la línea y hay diversidad en propuestas.

Por otro lado, la muerte de íconos como el estadunidense Prince y el inglés David Bowie precisan el principio del fin de una era del rock, porque marcaron generaciones, no sólo de artistas, sino de melómanos, y tendencias, explicó la periodista musical Natalia Cano, colaboradora de la revista Rolling Stone y de la estación de radio Reactor 105.7, para quien Blackstar, el último álbum del intérprete de Heroes, fue una gran despedida.

Uili Damage, editor de la revista Marvin y músico del grupo Los Ezquisitos, coincidió: Bowie se despide con una obra dramática, elocuente; aunque consideró que la placa es decepcionante para los que buscan la melodía fácil y soleada. Es un trabajo enigmático y difícil de digerir, el cual, una vez pasados los filtros de resistencia, cierra impecablemente su trayectoria.

Para Díaz este material exige que le pongas atención, pues tiene canciones muy complejas, es más introspectivo, con muchos recovecos; mientras para Chávez este trabajo, como su disco anterior, lo acercó al mercado de las nuevas generaciones. (Además), dejó sorpresas, detallitos en la funda del vinil que le dan un extra al fan y que hacen que éste valga más como objeto.

Lanzamiento en streaming

Otro álbum hecho por ingleses, distinguido por Díaz y Cano, fue A Moon Shaped Pool, noveno del grupo Radiohead. Aunque el primero consideró que en “este disco se frenaron mucho y sentí que recurrieron a varias épocas de ellos mismos, (pues) hay ciertas canciones que pueden sonar a Kid A, otras a The King Of Limbs; y sólo la pieza Burn The Witch es muy diferente a todo lo que han hecho (pues mantiene ese vibra electrónica, pero las cuerdas le dan un sabor y dirección diferentes)”. Cabe recordar que la banda se presentó en octubre en el Palacio de los Deportes.

Por su parte, Cano consideró que este material “se volvió todo un acontecimiento desde el lanzamiento vía streaming con la BBC, comentando cada tema y presentándolo en vivo”; además de que muestra una cara más positiva del vocalista Thom Yorke; y aunque habrá a quienes les disgusta porque ahora no sea tan melancólico, creo que también hay etapas para todo. En contraste, Damage opinó que si no eres seguidor de la banda, aquí no hay nada especial para ti.

El álbum Hardwired… To Self Destruct, primer disco de Metallica en ocho años, fue distinguido por el periodista Arturo Flores como un regreso muy digno del grupo estadunidense, el cual se presentará en marzo en el Foro Sol; mientras Cano consideró que es un material muy poderoso que recuerda a la banda de antaño, quizá no en un sentido tan estricto. Esta era una prueba de fuego, porque ya llevaban varios años estancados. Creo que el haber apostado por otros productores les imprimió nueva vida y están regresando a sus orígenes del trash; además, el bajista Robert Trujillo “tuvo más participación, trabajó muy de cerca con Lars (Ulrich) –baterista– y James (Hetfield) –vocales y guitarra– y cuenta que incluso a él le tocaba proponer y equilibrar un poco” entre ambos músicos.

The Getaway, undécimo de Red Hot Chili Peppers, fue destacado por Flores y Chávez, para quienes los californianos, aunque tienen un estilo muy marcado, siempre te dan algo que resulta fresco, diferente, y ambos coincidieron en que es notoria la participación del guitarrista Josh Klinghoffer, quien se integró a la banda tras la salida de John Frusciante. “Sí le ha metido un punch distinto al sonido (del grupo y) me parece que los está llevando en una dirección distinta”, agregó el primero.

También destacó My Woman, propuesta de la cantante estadunidense de folk e indie rock Angel Olsen, descrita por Uili Damage de “música brillante entregada por mujeres a una ‘arena’ tradicionalmente dominada por hombres; música campirana retocada con rock y experimentación. Más voces apasionadas, elocuentes y arrolladoras”; y también distinguido por Díaz: Es como rock, está bonito y bastante padre.

A estas propuestas se sumaron Skeleton Tree, de Nick Cave & The Bad Seeds, una catarsis fuerte para el músico australiano a partir de lo que pasó con su hijo –fallecido en 2015–, explicó Natalia Cano; y considerado muy emotivo, muy bueno por Flores.

You Want It Darker, último del poeta y cantautor canadiense Leonard Cohen, disco muy elegante. Es demasiado él. Está brutal y la canción que le da nombre, líricamente, es una cosa hermosa, detalló Andrés Díaz, quien también destacó Hopelessness, de Anohni –vocalista de Antony and The Johnsons–, en el que muestra una voz muy potente y brillante; por eso es sorprendente este material, porque es muy optimista y bailable; y A Seat At The Table, de Solange, hermana de Beyoncé, una especie de rhythm & blues, propuesta totalmente diferente, fresca y única

Iggy Pop, “nitroglicerina total

Everything You’ve Come To Expect, de The Last Shadow Puppets –proyecto alterno de Alex Turner, vocalista de Arctic Monkeys, y Miles Kane–, discazo, cargado todavía más a la nostalgia sesentera, setentera; como que están regresando a esas raíces del rock glamoroso, y es diferente a lo que hacen en sus proyectos individuales, explicó Eduardo Chávez, para quien también destacó Lemonade, de Beyoncé: es interesante, porque lo acompañó con material audiovisual lanzado al mismo tiempo, (pues) el pop muchas veces ya da todo masificado, sin un extra. Además, para ser una artista de pop, r&b y hip hop, incluso colaboró con artistas como Jack White, quien está del otro lado del espectro musical.

Por su parte, Uili Damage enlistó Post Pop Depression, de Iggy Pop, en el que “encon- tramos a un músico que no le cuesta el mínimo esfuerzo erigirse crooner y cantautor soul-bluesero, de una estatura tal, que de ser posible, calzaría inmejorablemente a dueto con Edith Piaf o Nina Simone. Si agregamos que la banda de apoyo es la espina de Queens of the Stone Age, la suma se vuelve nitroglicerina total”.