Maestros deben pedir permiso para participar en el proceso electoral: SEER
27 enero, 2015
Ayotzinapa “no puede dejarnos atrapados”: Peña Nieto
27 enero, 2015

Los 43 normalistas fueron incinerados en Cocula, ratifica Murillo Karam

Jesús Murillo Karam

Jesús Murillo Karam.

Gustavo Castillo

México, DF. El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, ratificó hoy la versión de que los 43 estudiantes normalistas fueron asesinados y sus cadáveres se incineraron en el basurero municipal de Cocula.

En una conferencia de prensa este martes, Murillo Karam dijo que esa conclusión se desprende de las confesiones de policías y los responsables materiales, 386 declaraciones en total, además de otros elementos.

“Esa es la verdad histórica de los hechos”, concluyó.

Murillo dijo que “no hay ni una sola evidencia” de la participación del Ejército en los hechos.

El procurador dijo que el Instituto de Biología de la UNAM participó en las investigaciones y certificó que el incendio de los cadáveres afectó la biología de la zona y que el crecimiento de la flora en el lugar ocurrió durante 30 días, antes de la fecha del hallazgo.

El área total de fuego, abundó, fue de 140 metros cuadrados, en una superficie de 15 por 9 metros cuadrados.

La detención de Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo, es clave para la investigación, consideró a su vez Tomás Zerón, titular de la Agencia de Investigación Criminal.

Rodríguez Salgado, miembro de Guerreros Unidos, detenido el pasado 15 de enero, “participó en el secuestro, homicidio y desaparición ” de los jóvenes, señaló Zerón.

Agregó que Rodríguez Salgado era jefe de sicarios para Guerrero Unidos en Iguala, y realizaba con César Nava, subdirector de policía de Cocula, el trasiego de droga y acciones para evitar que grupos antagónicos entraran a esa zona.

Su detención, precisó, es importante, ya que los testimonios lo identifican como el líder y confiesan que fue él quien ordenó el homicidio y desaparición de los estudiantes.

Felipe Rodríguez, dijo Zerón de Lucio, recibió una llamada en la que le dijeron que un grupo antagónico estaba atacando Iguala y que se trasladara a Loma del Coyote.

Zerón citó un extracto de la declaración ministerial de Rodríguez Salgado, en la cual el detenido dice: “El Choky me llamó por teléfono y me dijo que iba a entregar paquetes (como les decían a rivales en el negocio de drogas) que eran de Los Rojos y me los entregó en Loma del Coyote. Allí dice que a los estudiantes se les interrogó, se les asesinó y se les incineró.

“Llegando al basurero de Cocula bajamos a los estudiantes de la camioneta percatándome que unos ya estaban muertos creo que por asfixia, siendo que iban hasta abajo y quedaban vivos aproximadamente entre 15 y 18 estudiantes.

“Al llegar al basurero me percaté que todavía estaba prendido el fuego y muchas cenizas… me dan la orden de Gil que fuera a recoger las cenizas para tirarlas al río por lo que ordené al Pato que fuera a comprar bolsas de plástico y nos regresamos al basurero para recoger las cenizas con una pala que llevaba en la camioneta estaquitas y recogimos”.

Tomás Zerón señaló que por ello se solicitará una pena de 140 años de prisión, ya que está acusado por secuestro agravado.

Añadió que lo ocurrido en el basurero de Cocula se trató de un “crime atípico” porque el nivel de participación que jugo cada uno de los involucrados era diferenciado. Los que detuvieron a los erstudiantes no supieron lo que posteriormente ocurrió.

Durante la conferencia fueron presentadas imágenes áreas y satelitales de la zona que fue quemada. Los estudios “corroboran los daños causados por el fuego radiante”, dijo Zerón, el cual pudo haber alcanzado en el centro hasta mil 600 grados centígrados.

Murillo Karam también expuso que los resultados que dieron positivo para Alexander Mora Venancio demuestran que en el basurero de Cocula se asesinó a los normalistas y los restos localizados en el río San Juan.

En su turno, el procurador Jesús Murillo Karam dijo que la confesión de ‘El Cepillo’, es sólo una más de las pruebas y evidencias que hay en las averiguaciones. “Los normalistas fueron muertos en las circunstancias descritas, afirmó al tiempo de precisar que el Instituto de Biología de la UNAM participó en las investigaciones y certificó que el incendio afectó la biología de la zona y también que el crecimiento de la flora en la zona del fuego se presentó un crecimiento de 30 días hasta la fecha del hallazgo.

El área total de fuego, abundó, fue de 140 metros cuadrados, en una superficie de 15 por 9 metros cuadrados.

La PGR presentó en video parte de las declaraciones de Felipe Rodríguez Salgado, El Cepillo, en las cuales señala que policías de Iguala y Cocula le entregaron a los normalistas: “los iban acomodando como costales”, revela el material.

A pregunta expresa, los funcionarios declararon que a María de los Ángeles Villa Pineda, esposa del ex alcalde de Iguala, la acusaron por lavado para segurarse que estuviera en prision mientras concluían con el resto de las investigaciones en curso.

Asimismo, se cuenta con un retrato hablado de El Chuky y ya se encuentran trabajando en la zona para lograr sus detención. También refirieron que un hombre identificado como El Fercho, habría actuado como secretario de El Gil, y fue el enlace entre él y El Cepillo.

Hasta el momento, señaló Tomás Zerón, quedan cinco órdenes de aprehensión pendientes de cumplimentar en el caso de los normalistas. Para el caso de Pineda Villa, respondió Murillo, no puede ser acusada por desaparición forzada porque no era funcionaria; sin embargo para Abarca sí se está integrando la averiguación y con mucho cuidado.

Por otro lado, Murillo aseguró que los peritos argentinos sí estuvieron durante la elección de restos que se enviaron a Innsbruck, y se cuenta con videograbaciones de tales sesiones. Agregó que aunque aún hay responsables por detener, la investigación se tiene que cerrar porque hay que castigar a los culpables.

Este reporte se da a conocer un día después de que miles de personas marcharan en la ciudad de México y diversas entidades federativas, en demanda de la presentación con vida de los 43 estudiantes, los cuales –según las investigaciones del Ministerio Público Federal– fueron privados ilegalmente de su libertad por policías de los municipios de Iguala y Cocula, y posteriormente entregados a miembros de la organización criminal Guerreros Unidos.

Como parte de la indagatoria ya han sido detenidas 99 personas, entre las cuales se encuentran más de 50 policías municipales, el alcalde de Iguala, José Luis Abarca Velázquez y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa, considerados autores intelectuales de la desaparición de los normalistas, y también cuatro autores materiales de lo sucedido a los estudiantes.

Los familiares de los estudiantes han señalado en las últimas semanas que los jóvenes pudieron estar detenidos en instalaciones militares y han rechazado los avances que ha dado a conocer la PGR de esta investigación, en los cuales se menciona que los normalistas habrían sido asesinados, incinerados y posteriormente sus cenizas y fragmentos óseos tirados al río San Juan con la intención de que nadie localizara su rastro.