violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,
Ganarán jornaleros de San Quintín $200 diarios
15 mayo, 2015
Dilma
Dinero: El imperio que perdió la profesora
15 mayo, 2015

Luego de un acuerdo con el Ejército salen de Chilapa casi 500 agentes comunitarios

violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,

Sergio Ocampo Arista

Chilpancingo, Gro.
Los casi 500 autodenominados policías comunitarios que ocuparon la cabecera municipal de Chilapa desde el sábado pasado, para exigir a los gobiernos federal y estatal que otorguen seguridad a cuando menos 55 comunidades de ese municipio ubicado en la Montaña baja de Guerrero, abandonaron la demarcación este jueves alrededor de las 13:40 horas.
Los policías comunitarios dieron un plazo de una semana al Ejército Mexicano para que detenga a los dirigentes de la organización criminal Los Rojos, enemiga de Los Ardillos, y advirtieron que de lo contrario regresarán para tomar una vez más el control de la cabecera municipal.
Los 500 policías comunitarios se retiraron en caravana –a bordo de camionetas de redilas– a sus respectivas comunidades ubicadas en este municipio nahua. El coronel del Ejército Mexicano Ulises Flores, quien encabeza a las fuerzas federales en la región, indicó que unos 50 elementos se quedarán para resguardar el municipio.
El militar añadió que al menos tres personas desaparecieron en la Montaña baja durante los pasados cinco días, mientras los presuntos policías comunitarios operaban en la cabecera municipal de Chilapa.
Además, el oficial del Ejército Mexicano adelantó que se llevarán a cabo diversos operativos para detener a los dirigentes de las bandas delictivas denominadas Los Ardillos y Los Rojos, quienes tienen presencia en las regiones Montaña baja y Centro de Guerrero.
De acuerdo con Flores, los elementos de la Gendarmería Nacional destacamentados en la región ‘‘no han hecho nada’’, mientras efectivos del Ejército resolvieron el conflicto en la cabecera municipal de Chilapa, que se inició el sábado anterior con la llegada de los comunitarios armados a la localidad.
En este contexto, desde temprano arribaron ayer siete transportes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), diez de la policía estatal y 12 de la Gendarmería Nacional para vigilar el municipio de Chilapa.
También, desde muy temprano, efectivos castrenses, así como elementos de las policías Federal y del estado de Guerrero, rodearon a los policías comunitarios de Chilapa y los replegaron hasta el salón California, en la carretera que lleva a Zitlala (lugar de estrellas), donde –se informó– procedieron a desarmarlos. Según fuentes del gobierno estatal, fueron decomisadas 19 camionetas en las que se transportaban los agentes comunitarios, así como 18 armas largas y 20 pistolas de diferentes calibres.
Agregaron que ayer, alrededor de las 15 horas, personal de la Gendarmería Nacional detuvo a unos 50 comunitarios en la glorieta denominada Eucaria Apreza, a quienes ‘‘desarmaron’’ y llevaron al citado salón California. Al filo de las 16:40 horas llegaron elementos integrados a la Base de Operaciones Mixtas para tomar control de la situación en esta cabecera municipal.

Confusión sobre el desarme, indica mando militar
El coronel Flores afirmó, por su parte, que hubo una confusión en cuanto a la retención de las armas. Aseguró que la interacción con los autollamados agentes comunitarios ‘‘no fue desarme y se les regresaron sus armas’’, de tal manera que se retiraron a sus comunidades poco después de las 17:30 horas.

JSL
JSL