Dilma
Dinero: También va el maquillista a China
10 noviembre, 2014
Actos de apoyo en cuatro entidades en demanda de justicia para estudiantes
10 noviembre, 2014

Manifestantes toman casetas de cobro en carreteras de Guerrero

violencia desaparición propuesta de reparación enfrentamientos Cuajinicuilapa , pensiones ,

Sergio Ocampo y Rubicela Morelos

Chilpancingo, Guerrero. Integrantes de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (Fecsm) interceptaron decenas de autobuses y camiones de carga que circulaban por la carretera Chilpancingo-México y les sustrajeron diesel; además, se apoderaron de al menos 10 autobuses para continuar su lucha de exigir la presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos desde el 26 de septiembre.
Otro contingente de normalistas tomó la caseta de Palo Blanco, en la carretera Chilpancingo-Acapulco, donde permitieron a los automovilistas pasar sin pagar el peaje, a cambio de una cooperación voluntaria para sostener su movimiento.
Esta nueva jornada de protestas se inició alrededor de las 15 horas. Unos 200 estudiantes llegaron al punto conocido como Tierras Prietas, sobre la carretera Chilpancingo-México (en la salida de la capital del estado), donde permanecieron por espacio de tres horas.
Con el rostro cubierto, comenzaron a marcar el alto a autobuses y camiones de carga. Después de un breve intercambio de palabras con los choferes, éstos estacionaban las unidades en el acotamiento y los manifestantes procedían a “ordeñar” una parte del diesel. Después, los vehículos continuaban su recorrido.
A los choferes de camiones de carga pequeños solicitaban una cooperación económica; algunos dieron apoyo en especie, como cajas de jugo y de agua embotellada.
Mientras tanto, otro contingente de la Fecsm se apoderó de la caseta de Palo Blanco, en la carretera Chilpancingo-México, donde permitieron pasar a los automovilistas sin pagar la tarifa y sólo pedían una cooperación voluntaria.
También ahí, los inconformes “ordeñaron” diesel y gasolina de camiones de carga y automóviles, como parte de su lucha para exigir al presidente Enrique Peña Nieto y al gobernador interino Rogelio Ortega que encuentren a los 43 normalistas.
Rechazaron la versión del titular de la Procuraduría General de la República, Jesús Murillo Karam, de que sus compañeros desaparecidos habrían sido asesinados, calcinados y sus cenizas arrojadas al río San Juan de Cocula.
Alrededor de las 18 horas los ambos contingentes se retiraron de los dos puntos donde se manifestaron este domingo; en las dos protestas se apoderaron de al menos 10 autobuses, mismos que utilizarán este lunes para trasladarse al puerto de Acapulco, donde realizarán una marcha.